De dónde viene el Partido Intransigente, la sorpresa de las elecciones

El espacio político retomado por José Luis Ramón y Mario Vadillo, de la ONG Protectora, resucitó de las cenizas, superó las expectativas y sacó a la Izquierda del Congreso. Incluso, desplazó al peronismo al tercer lugar en el Gran Mendoza. Pasado, presente y futuro de la revelación mendocina.

De dónde viene el Partido Intransigente, la sorpresa de las elecciones

Ramón se va en la "ramoneta" al Congreso (Foto: MDZ Online)

Provincial

Legislativas 2017

Unidiversidad

Unidiversidad / Nicolás Nicolli

Publicado el 14 DE AGOSTO DE 2017

¿Cómo logró un partido casi extinto quitarle el título de "tercera fuerza provincial" a la Izquierda? Es que, prácticamente, el PI está ausente de la escena pública hace más de 25 años. Desde 1987 no exhibe su nombre en las boletas y sólo sobrevive mediante coaliciones y alianzas con el peronismo, desde el menemismo hasta el kirchnerismo -entre 2007 y 2015, acompañaron a Cristina Fernández de Kirchner y a Daniel Scioli). Pero este año, Mendoza fue tierra fértil para resucitar de sus cenizas, a bordo de la "ramoneta".

Más allá del triunfo holgado del oficialismo por 20 puntos, el Partido Intransigente copó los titulares de la prensa por su "batacazo" en las generales del 22 de octubre. Con el 99,71 % de las mesas escrutadas, la lista encabezada por el referente de la ONG Protectora, José Luis Ramón, consiguió el 17,21 %, 90 mil votos abajo del peronismo (25,39 %) y arriba de la Izquierda por otros 50 mil sufragios (11,72 %). El abogado defensor de los consumidores le quitó la única banca que tenía el Frente de Izquierda y dejó a Noelia Barbeito sin chances de irse a Buenos Aires. Ahora, las caras del PI se animan a decir que llegaron para quedarse. "Vamos a gobernar Mendoza", vaticinó Ramón una y otra vez, con su inseparable megáfono.

Para las raíces del Partido Intransigente hay que remontarse al radicalismo de los años 1950. Con el gobierno de facto de la llamada Revolución Libertadora, la Unión Cívica Radical (UCR) se fracturó en dos para volver al poder de manera democrática. Por un lado, la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP), de Ricardo Balbín, y por el otro, la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI), de Arturo Frondizi.

Con el triunfo de Frondizi en las elecciones de 1958 se acentuó el liderazgo de esa cara del radicalismo. Sin embargo, luego de ser derrocado en 1962, Frondizi decidió dar un paso al costado y la UCRI acentuó un perfil nacionalista económico. Sería hasta las elecciones de 1973, con la prohibición del uso del nombre de la UCRI, cuando adoptaría la denominación que 60 años después aún mantiene: Partido Intransigente.

Oscar Alende, quien ya comandaba la UCRI desde sus inicios, se largó a la carrera electoral por el ahora PI como candidato al sillón de Rivadavia. Pero no estuvo solo. Junto a sectores de la izquierda formó la Alianza Popular Revolucionaria, que consiguió un nada despreciable cuarto lugar y 12 diputados nacionales.

El regreso del PI se dio después de la dictadura cívico-militar (1976-1983), cuando Alende repitió candidatura presidencial y consolidó a su partido como la tercera fuerza de los comicios (2,33 %). Sin embargo, el bloque político perdió fuerza y en 1987 no obtuvo bancas en el Congreso.

Desde 1989, el Partido Intransigente se relegó a integrar coaliciones de colores bastante diversos. El espacio político fundado por Alende pasó de apoyar a Carlos Menem a formalizar alianza con el Frepaso, que llevó a Fernando de la Rúa a la presidencia en 1999. Hasta Elisa Carrió recibió apoyo del PI en 2003, cuando se postuló a la presidencia por el ARI. Sin embargo, a partir de 2007, el Partido Intransigente cambió otra vez de bando y pasó a acompañar a Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli, dentro del Frente para la Victoria (FpV).

En los debates televisivos, pudo verse a Omar Félix, candidato de Somos Mendoza, "chicanearle" a Ramón acerca del pasado del PI, algo a lo que el abogado respondió que no tiene nada que ver y que el partido sólo representa a Protectora. Sí, la misma ONG que defiende a los consumidores, la del "frazadazo" frente a la Legislatura, cuyo nombre fue prohibido por el propio Cornejo para usar en la lista. No es un dato menor que en el festejo de anoche, Ramón, consciente que en el Gran Mendoza desplazó al peronismo al tercer lugar y fue más votado que Omar Félix, se le haya plantado al gobernador y lanzó que "las trabas [contra el PI] eran de un señor [Cornejo] que tenía mucho egoísmo".

Ramón se va al Congreso: \La Izquierda vivía en otro planeta\

El diputado nacional electo por el Partido Intransigente se impuso en la pelea por el tercer lugar y sacó a Noelia Barbeito de carrera. También apuntó contra el oficialismo: \Se olvidaron del bolsillo de las familias\.

 

Queda preguntarse cuánto le debe el Partido Intransigente al oficialismo. Desde que Cornejo lo mencionó y le dio existencia, Ramón rompió su molde previo de "candidato del noticiero" para ponerse mano a mano en el ring de las generales. El frente del peronismo, Somos Mendoza, sumido en contradicciones internas y sin capacidad de liderazgo, fue el más afectado.

Tampoco es ningún secreto que dentro del PI hay simpatizantes ligados al kirchnerismo, pero ¿le devolverá algún favor Ramón al oficialismo por haber empujado cierto voto opositor hacia su fuerza y humillar al peronismo en el núcleo de la provincia? Falta poco menos de dos meses para saberlo, cuando el Batman de Mario Vadillo asuma su banca en el Congreso de la Nación. La campaña del gas retomó con más frazadas que nunca.

provincial legislativas 2017 elecciones partido intransigente josé luis ramón mario vadillo