De la Serna: "Fue amor a primera vista"

Esas fueron las palabras de Rodrigo de la Serna sobre el mendocino Ernesto Suárez tras la llegada del magnífico film "Camino a la paz", la ópera prima de Francisco Varone.

De la Serna: "Fue amor a primera vista"

Cultura

Unidiversidad

Unidiversidad / Camila Balter

Publicado el 22 DE DICIEMBRE DE 2015

Emoción: eso es lo que despertó el trío alucinante de Camino a la paz, conformado por los reconocidos actores Rodrigo de la Serna y Ernesto Suárez, y el director Francisco Varone. Tras su avant premiere en Buenos Aires, el lunes pasado, llegó el turno de Mendoza, provincia elegida por ser de aquí uno de los actores protagonistas: el “Flaco” Ernesto Suárez.

Luego de la conferencia de prensa que brindaron en el Hotel Intercontinental, De la Serna, Suárez y Varone presentaron la película en Cinemacenter a sala llena. Periodistas y amigos, entre otros, ovacionaron esta peculiar propuesta que une a dos grandes de la actuación. Se trata de la ópera prima de Varone, quien luego de estudiar cine de Buenos Aires se dedicó al cine publicitario.

El film es una road movie que en una hora y 34 minutos nos lleva en un viaje de más de tres mil kilómetros, desde Buenos Aires hasta La Paz, Bolivia. Sebastián (De la Serna) es un joven amante de la banda Vox Dei y de su viejo Peugeot 505 SR. Por problemas económicos, comienza a trabajar de remisero. Entre los pasajeros está Jalil (Ernesto Suárez), un anciano musulmán que una mañana le hace una curiosa propuesta: le pagará una importante suma de dinero para que lo lleve en auto desde Buenos Aires hasta La Paz, en Bolivia. Sin muchas ganas y plagado de dudas, Sebastián acepta el viaje, planeado al detalle por el anciano.

El drama se filmó, en Argentina, en Buenos Aires, Pergamino, La Falda, Rosario de la Frontera y La Quiaca; y en Bolivia, en Villazón, Potosí y La Paz.

Como en toda película, el financiamiento siempre es un problema. En 2010 Varone ganó el concurso Ópera Prima del Incaa. Luego consiguió un fondo de ayuda en Suiza y, teniendo el sí de Rodrigo (de la Serna), el realizador pudo comenzar a ofrecer la película. Para ese entonces, Juan Taratuto quería ser coproductor, y junto a la productora Gema Juárez Allen, quien ha producido documentales y tiene experiencia en financiamiento y festivales, lograron apoyo de Holanda y Alemania.
 

Las voces de los protagonistas

Suárez, de la Serna, Varone y Juárez Allen dieron una amistosa y relajada rueda de periodistas donde compartieron intimidades y reflexiones sobre Camino a la paz, film que los mendocinos podrán disfrutar en salas comerciales a partir del 7 de enero. “Perdón la demora… Vinimos en el auto de Ernesto y no pudimos evitar pasear”, se excusó el director, Francisco Varone, al ingresar a la sala. Y bromeó con el tema del auto: “¡Ahora hacemos la 2!”.

Varone contó que “hace dos años vine a Mendoza para conocer a Ernesto, después vine con Rodrigo y ahora de vuelta estoy acá. Siento que se cierra un ciclo que no podía cerrarse de otra manera”. Agradeció inmensamente a Suárez y De la Serna, y expresó: “Siento que son mis amigos”.

El director logró concretar su proyecto "con mucho esfuerzo y amor” luego de 15 años, lo que sin duda manifiesta el valor de la película. “Es una buena oportunidad para ver a dos genios de la actuación”, señaló.

Cuando preguntaron por qué había elegido al flaco Suárez, respondió que fue por su sentido del humor y su talento. Tras verlo en  Lágrimas y risas en Los Angelitos y compartir tiempo con él, se dio cuenta de que era el indicado.

El director  se inspiró en un amigo que durante la crisis de 2001 tuvo que “ser amo de casa” porque no tenía empleo y su esposa sí. Luego de realizar un curso de guion logró completar la historia, donde el paisaje ocupa un lugar central, además de la música, elemento inherente a los viajes.

En cuanto a la presencia del islam en la película, Varone explicó que se debe a que una vez compartió un ritual con un amigo convertido al islam y esa experiencia caló muy hondo en el director. De hecho, la película cuenta con una escena de tipo “documental”, donde puede verse un ritual sufí.

En tanto, de la Serna contó que, cuando viajó con Varone a Mendoza, Suárez los recibió en un Renault 12 y que el director, apenas los vio, dijo: “¡Ya está la película!”. El objetivo del realizador era ver cómo se relacionaban los actores, a partir de lo cual De la Serna declaró entre risas: “Fue amor a primera vista”. Sin embargo, el "Flaco" Suárez ya había rechazado la propuesta de Bielinsky de participar en El aura, por lo que se preguntó: “Y ahora, ¿cómo lo convencemos?”. Aparentemente, fue el grupo humano lo que acabó definiendo la decisión del actor mendocino.

El Flaco Suárez, un apasionado del teatro y la docencia, “casi al final de su película”, tal como dijo él, quien debutó en el cine con el film de Varone, comentó: “No es de pedante… pero yo elegí quedarme en Mendoza. Amo mi lugar”. Pero esta experiencia le brindó una enorme satisfacción, principalmente cuando sus alumnos le dijeron que el hecho de haber sido convocado para la película les hizo darse cuenta de que no hace falta irse de Mendoza, ante el centralismo de Buenos Aires como lugar de crecimiento profesional.

Comentó que gozó la filmación, a pesar de que le resultó difícil actuar para cine, sobre todo el “volver a la emoción”. Y declaró: “Fue una experiencia hermosísima”. Celebró la genialidad de la música y del guion y agregó: “Camino a la paz cuenta una historia sencilla, y las historias sencillas son también las más profundas”.

Asimismo, aclaró que le gustó que ambos personajes buscaran la paz y cómo esto cierra con el título, donde la ciudad destino y el objetivo “espiritual” se conjugan. Además, pidió que la gente apoye el cine argentino. Esta producción, ambiciosa y de bajo presupuesto, apenas supera las 20 copias en todo el país, mientras que películas extranjeras llegan con centeneras de copias.

Los 36 días de rodaje y las 20 horas de material dejaron un saldo de una película imperdible, la cual fue estrenada en Corea del Sur y fue muy bien recibida, según contó el director. En tanto, en Grecia la consideraron una comedia desopilante, a pesar de ser un drama. Tal como bromearon en la conferencia, “si en ocho lugares del mundo funcionó, ¿por qué en Mendoza no?”.

varone suárez film camino a la paz mendoza road movie serna ópera