Desafío educativo: el 2020 dejó dificultades de aprendizaje y menos contenidos

Según Unicef Argentina, más de la mitad del alumnado tuvo complicaciones para mantener la atención en las clases remotas durante la pandemia.

Sociedad Señal U Unidiversidad Noticias / Educación / por Unidiversidad / Fuentes: El País - Infobae / Publicado el 07 DE ENERO 2021

Los alumnos argentinos tuvieron un 2020 plagado de dificultades. Más de la mitad tuvo complicaciones para mantener la atención en las clases impartidas a través de plataformas digitales; uno de cada tres no logró sostener una rutina de aprendizaje. Estas son algunas de las conclusiones de la Tercera encuesta sobre el impacto de COVID-19 realizada por Unicef Argentina en hogares con menores de edad.

Solo el 19 % de los adolescentes respondió haber obtenido muchos aprendizajes, el 48 % dijo que tuvo algunos, y el 26 %, muy pocos. “Las diferencias de acceso a los recursos de conectividad, así como las posibilidades reales de tener espacios de aprendizaje y acompañamiento escolar en los hogares, derivó en que solamente un grupo de niños, niñas y adolescentes haya podido educarse efectivamente durante la suspensión de las actividades presenciales”, advierte el colectivo Infancia en deuda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ocho de cada diez estudiantes prefieren clases presenciales y algunas virtuales

Casi todos los menores encuestados por Unicef recibieron tareas escolares para hacer en casa, pero pocos las hubiesen podido hacer solos. En el 85 % de los hogares, las madres ayudaron a sus hijos con los deberes y en el 24 % lo hicieron los padres. Otras encuestas muestran que esta diferencia por géneros se mantiene en otros ámbitos, como la realización de tareas domésticas o de cuidados. El hecho de que estas demandas recaigan de forma mayoritaria sobre las mujeres se refleja en que el 57 % respondió que sentía una mayor sobrecarga laboral desde el inicio de la pandemia.

 

Depresión adolescente

Además de dejarlos sin el espacio de aprendizaje y socialización que supone la escuela, la pandemia de COVID-19 ha tenido consecuencias negativas para muchos niños y adolescentes argentinos que se han agravado con el paso de los meses.

El 43 % de los niños de hasta 6 años presentó alteraciones en los hábitos de alimentación y el 42 % las tuvo en los hábitos del sueño. Entre los adolescentes, el 24 % terminó el año angustiado, y el 12 %, deprimido, cifras superiores a las de abril, cuando el 16 % se manifestaba angustiado y el 6 % deprimido. Debido a la caída generalizada de ingresos familiares, a lo largo del año ha aumentado el número de adolescentes que ha comenzado a trabajar y preocupa la tasa de abandono en educación secundaria que pueda registrarse en 2021.

VER TAMBIÉN: Calendario escolar 2021: cuándo comienzan y terminan las clases en Mendoza

La mayoría de los docentes dio menos contenidos durante 2020

Con el ciclo lectivo ya cerrado, empiezan a surgir preguntas en torno a los alcances de la educación a distancia. Principalmente, ¿cuánto pudieron enseñar los maestros y cuánto pudieron aprender los alumnos? Según una nueva encuesta, la gran mayoría de los docentes debió reducir el programa que tenían previsto en marzo, antes de que se suspendieran las clases presenciales. De cara al futuro, dudan sobre si sus estudiantes podrán recuperar los contenidos postergados.

Ante la interrupción del vínculo presencial, los docentes tuvieron que adaptar los programas. Según declaran no solo bajaron los temas abordados (el 86 %) sino que también optaron por reducir la profundidad en su tratamiento (74 %). Los trabajos grupales y las instancias de evaluación también cayeron a raíz de la cuarentena.

La paradoja es que, a pesar de esos recortes, el 78 % considera haber trabajado más que en el ciclo lectivo 2019. Entre ellos, el 59 % reconoció un esfuerzo “mucho mayor”.

El gran interrogante que se abre de cara a 2021 es cuántos chicos abandonarán la escuela. Con el correr de los meses, el contacto entre los docentes y alumnos cayó. En la encuesta, el 34 % manifiesta incluso haber trabajado con menos de la mitad de su curso, mientras que solo el 5 % asegura haber tenido comunicación fluida con todos los estudiantes.

Mirá la nota completa.