Desórdenes alimentarios: ¿La imposición de la imagen?

Se trata de enfermedades crónicas y progresivas que, a pesar de que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, presentan varios síntomas entre los que prevalece una alteración o distorsión del cuerpo y de lo que se proyecta.

Desórdenes alimentarios: ¿La imposición de la imagen?

Foto: ilustrativa/ Wikipedia

Sociedad

Este Lejano Planeta

Radio U

Unidiversidad/ Radio U

Publicado el 02 DE OCTUBRE DE 2021

Las personas que padecen desórdenes alimentarios poseen baja autoestima y son excesivamente críticas con sus cuerpos. Se ven en exceso obesas, aunque estén al límite de la inanición o desnutrición con graves repercusiones para su salud.

Se trata de enfermedades crónicas y progresivas que, a pesar de que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, presentan varios síntomas, entre los que prevalece una alteración o distorsión de la imagen corporal.

Afectan principalmente a personas jóvenes, en su mayoría mujeres. También afectan a quienes padecieron anorexia o bulimia y realizaron dietas sin control.

En Este Lejano Planeta hablamos con Natalia Reichert, psicóloga e integrante de Alda Mendoza, que explicó cómo debe actuar el entorno cercano ante un caso de esta enfermedad: “Los desórdenes alimentarios son situaciones que aparecen por múltiples causas, que van fomentando y creando las alteraciones en la conducta alimentaria. Lo importante es dar el mensaje de que se puede tratar y creer que la persona puede salir adelante y recuperarse de este trastorno”. Los tratamiento para la recuperación son bastantes largos –aproximadamente de 3 años–, aunque es fundamental en ese lapso cambiar hábitos y pensamientos no saludables por otros que sí lo sean.

“En cuanto al entorno cercano (los primeros en detectar esta problemática), deben actuar de manera empática con el sufrimiento del otro, no asustarse y acompañar el proceso. No se debe juzgar, sino entender que no es un capricho que está padeciendo una enfermedad. La realidad es que esta persona está atravesando un sufrimiento y es por ello que resulta fundamental el acompañamiento de familiares y amigos”, resaltó la psicóloga.

“En estas problemáticas y trastornos, es recomendable un tratamiento interdisciplinario, en el que, además del psicólogo o psicóloga, exista un/a nutricionista que presente un plan alimentario adecuado. Hay que generar el contacto grupal para ese acompañamiento necesario para la recuperación y el no aislamiento de la persona”, finalizó Reichert.

Una de cada tres mujeres jóvenes padece trastornos alimenticios

Una de cada tres mujeres jóvenes padece patologías vinculadas a trastornos de la conducta alimentaria –como anorexia nerviosa o bulimia nerviosa–, según precisó la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), cifra que muestran un "recrudecimiento" de esta patología como consecuencia de la pérdida de contacto con los grupos de pares y la falta de una red social de contención provocada por el aislamiento. Desde la organización advirtieron que, si bien no hay estadísticas oficiales "que puedan documentarlo pormenorizadamente", las consultas a especialistas y encuestas "autoadministradas en las escuelas arrojan una prevalencia de patologías como bulimia nerviosa (BN) y/o anorexia nerviosa (AN) en casi una de cada tres mujeres jóvenes, las que presentan algún grado de disconfort previo en su imagen corporal que impacta en sus conductas referidas a la alimentación".

El aislamiento social dispuesto para mitigar los contagios de COVID-19 tuvo distintas instancias y niveles de restricción para la circulación. Esto disparó una "serie de factores en jóvenes y adolescentes que hoy vemos reflejadas en las consultas a especialistas", señaló a Télam Rut Vanesa Mariñas, pediatra especialista en adolescencia.

Fuentes: Este Lejano Planeta, Télam

Audio

  • Entrevista con Natalia Reichert.

    Psicóloga

qué son los desórdenes alimentarios qué es la bulimia qué es la anorexia qué son los trastornos alimenticios salud