Detalles históricos y poco conocidos para entender la Asamblea Legislativa del 1.º de mayo

Es el momento político institucional más importante del año. Qué significa la apertura de sesiones, por qué habla el gobernador, quiénes asisten a este evento y la respuesta a muchas otras preguntas.

Detalles históricos y poco conocidos para entender la Asamblea Legislativa del 1.º de mayo

Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Provincial Unidiversidad Especial 1 de Mayo / por Unidiversidad / Fuentes: Prensa Senado - Prensa Diputados / Publicado el 30 DE ABRIL 2021

Este 1.º de mayo, la Legislatura de Mendoza dará inicio a un nuevo Período Ordinario de sesiones, el segundo en contexto de pandemia. Para entender mejor qué significa esta jornada para la vida política e institucional de Mendoza, la secretaria legislativa de Diputados, Carolina Lettry, explicó detalles históricos y características de la Asamblea, en la que el gobernador provincial brinda su discurso ante ambas cámaras.

Lettry habló con En Cámara sobre el significado que tiene la Asamblea Legislativa del 1.º de mayo, por qué se realiza en esa fecha, cómo estructuraban su trabajo los legisladores en el inicio del siglo pasado y la importancia del discurso que dará el gobernador frente a diputados y senadores.

 

“En el artículo 84 de nuestra Constitución, se determina que ambas cámaras iniciarán sus periodos ordinarios de trabajo el 1.º de mayo en Asamblea. Asamblea significa que van a estar reunidos tanto los miembros de la Cámara de Senadores como los de la Cámara de Diputados en conjunto; es decir, el Poder Legislativo en pleno”, dijo Lettry.

Pero ¿por qué es el 1.º de mayo la fecha de inicio? Según explicó la funcionaria, “esto tiene un origen histórico: el 1.º de mayo de 1851, Justo José de Urquiza se levantó contra Juan Manuel de Rosas y le sacó las prerrogativas que tenía como gobernador de Buenos Aires; dos años después, en Santa Fe, se sancionó la primera Constitución, la Constitución Argentina de 1853, que fue a la vez tomada por nuestra Constitución de Mendoza, de 1916”.

El inicio del Período Ordinario incluye la presencia de quien ocupe la titularidad del Poder Ejecutivo, en este caso el gobernador Rodolfo Suarez. En Cámara le consultó a la secretaria legislativa sobre el significado y la razón de este hecho. “Es una presentación de las metas de gobierno”, a la vez que “una rendición de cuentas” del período anterior, que el gobernador realiza ante el Poder Legislativo como parte de la vida republicana, explicó la abogada.

Luego del discurso del Gobernador, quedará inaugurado el Período Ordinario, que durará hasta el 30 de septiembre y podrá prorrogarse por 30 días más. Después, tendrá inicio el Período Extraordinario.

Según indicó Carolina Lettry, esta división del calendario de actividades de Diputados y Senado tiene su raíz en las grandes distancias y dificultades de transporte que tenían los representantes ciudadanos a inicio del siglo pasado, por lo que se afincaban en la Ciudad de Mendoza durante el Ordinario y retornaban a sus lugares de origen durante el Extraordinario para realizar trabajo de territorio.

En contraste, Lettry se refirió al uso de las nuevas tecnologías, que permitieron que Diputados y Senadores continuaran ininterrumpidamente con las actividades legislativas durante este tiempo de pandemia de COVID-19.

“Con el primer decreto de aislamiento (al inicio de la pandemia), las autoridades de las cámaras se pusieron a trabajar para buscar una alternativa, porque lo primero que se pensó es que el Poder Legislativo, por su rol fundamental e institucional, no podía frenar”, explicó. En este sentido, la funcionaria volvió a hacer referencia a la Carta Magna mendocina: “Encontramos la solución en un artículo de la Constitución que establece que, en caso fortuito, la Legislatura puede sesionar en otro ámbito que no sea el recinto”, lo que dio pie a que en ambas cámaras se aprobara una resolución que permitiera el uso de plataformas TIC para que todos los legisladores pudieran participar de la sesión de manera virtual.

Precisamente estas nuevas tecnologías son las que permitirán, una vez más, el desarrollo de la Asamblea Legislativa que tendrá lugar este sábado 1.º de mayo, ya que, si bien el gobernador de la provincia, las autoridades legislativas y los presidentes de bloque estarán de manera presencial en el recinto, el resto de los diputados y senadores estarán conectados por Zoom.

Asambleas Legislativas de 1983 y de 2020: dos momentos bisagra en nuestra historia reciente

La Asamblea de 1983 fue una bisagra por el regreso de la democracia, y la de 2020, por una pandemia impensada y dolorosa. Breve repaso de los discursos de Llaver y Suarez.

En 2020, el gobernador Rodolfo Suarez se convertía en el primero de la historia institucional de la provincia en dar su discurso anual de manera virtual, acompañado solamente por el vicegobernador Mario Abed y el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi. Se trató de un hecho histórico en medio de una situación inédita para el mundo entero que, de repente, se vio azotado por el coronavirus.

La Asamblea Legislativa de este 1.º de mayo estará enmarcada, nuevamente, en un contexto de pandemia.

Desde el regreso de la democracia, diez gobernadores han brindado sus discursos de apertura de sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa: Santiago Felipe Llaver, José Octavio Bordón, Rodolfo Gabrielli, Arturo Lafalla, Roberto Iglesias, Julio Cobos, Celso Jaque, Francisco Pérez, Alfredo Cornejo y Rodolfo Suarez. En total, son 38 los discursos pronunciados por los mandatarios provinciales desde 1983 a la actualidad, y de ellos, solo dos –contando el que brindará Suarez este sábado–, a través de plataformas electrónicas. Esta vez, los presidentes de bloque también estarán presencialmente en el recinto.

Podría decirse que, en los últimos 38 años, han sido dos los momentos bisagra de nuestra historia, aunque las circunstancias no sean ni siquiera parecidas: el regreso de la democracia y la pandemia. Ambos momentos, 1983 y la actualidad, quedarán grabados por siempre en nuestra memoria: uno, por el fin de la dictadura; el otro, inmerso en una pandemia impensada y dolorosa. 

En mayo de 1983, la Legislatura de Mendoza era protagonista del hecho histórico de recuperación de la democracia. Con ella, abría la puerta al primer gobernador de esta nueva etapa en la Argentina, Santiago Felipe Llaver.

En aquella oportunidad, Llaver señalaba en su primera alocución la necesidad de “levantar la provincia” sobre la base “de la vigencia plena de las instituciones republicanas”, en referencia explícita a la recuperación del Estado de derecho. En el año 2020, otro era el panorama. Los derechos y libertades ciudadanas, así como el fortalecimiento de las instituciones democráticas, no estaban en discusión. Estábamos ante otra de las crisis más profundas de nuestra historia, una pandemia.

“A nadie escapa la situación excepcional que estamos viviendo, que nos confronta con la fragilidad de la condición humana, donde la salud y la economía de las personas se entrelazan en una espiral de problemas de difícil pronóstico y solución para los Estados que, a la par, también son impactados de manera dramática”, comenzaba aquel discurso de Rodolfo Suarez ante la Asamblea. Y agregaba: “La singularidad de esta exposición que manda nuestra Constitución provincial, realizada a través del entorno virtual y no en el ámbito del encuentro físico en el palacio legislativo como es habitual, es una muestra no menos elocuente de lo que está produciendo en la vida de nuestra sociedad la pandemia comúnmente conocida como coronavirus”.

Hace exactamente un año, el mandatario provincial avizoraba que “queda mucho trabajo por delante” y así lo anunciaba en su discurso: “Quedan muchos días de combate contra la enfermedad conocida como COVID-19. Es necesario que sigamos trabajando en equipo y haciendo bien las cosas, cada uno desde su lugar”.

Salvando las distancias, se trata de dos hitos en nuestra historia. En el 83, el objetivo era mantener las instituciones democráticas y levantar la provincia después de años de oscuridad. Hoy, las prioridades, como señaló Suarez, son “cuidar a los mendocinos, trabajar para que los dolores sociales inmediatos que genera la pandemia sanen lo antes posible y repensar a Mendoza para que los tiempos que vienen sean mejores tiempos (…). Ahora es cuando cada uno tiene que sumar lo mejor que tiene humanamente”.

Este sábado, Mendoza volverá a vivir una jornada histórica en la que la apertura del Período Ordinario de Sesiones estará enmarcada por el contexto sanitario, sin invitados especiales ni salones repletos, y sin el típico color festivo de otras jornadas de 1.º de mayo.

Legislatura: cuando el recinto de sesiones se convirtió en lugar de recepción a miembros de la realeza

El edificio histórico de la Legislatura de Mendoza fue, por mucho tiempo, el lugar elegido para las recepciones oficiales. Es que, ante la carencia de una casa de gobierno, que no se resolvería hasta 1951, la provincia no contaba con salones apropiados para recibir a visitantes ilustres y utilizó los de la Legislatura provincial para tales fines.

Así, en este edificio se realizaron banquetes de agasajo e incluso bailes de gala en ocasión de visitas de dignatarios extranjeros o miembros de la realeza europea. Además, el recinto de deliberaciones, por la disposición de hemiciclo y el palco superior, fue utilizado también como lugar propicio para la realización de numerosos congresos.

El Salón de Pasos Perdidos fue utilizado en 1924 para el agasajo de recepción al príncipe Humberto de Saboya, que estuvo acompañado por el entonces gobernador Carlos W. Lencinas y el vicegobernador Bautista Gargantini. Se trataba de la primera visita que hacía a Mendoza un príncipe de la nobleza europea.

El banquete se sirvió en el Salón de los Pasos Perdidos y todos los salones del edificio habían sido vestidos de gala. El gobernador Lencinas le obsequió una reproducción de la Bandera del Ejército de los Andes bordada en seda por las alumnas de la Escuela Industrial Fray Luis Beltrán.