Día Mundial de la Masturbación: más personas se animaron a autoexplorarse en pandemia

El tiempo de aislamiento y, en muchos casos, soledad permitió que más mendocinos y mendocinas dejaran atrás rancios tabúes. Hablamos con especialistas sobre autoplacer y sexualidad.

Día Mundial de la Masturbación: más personas se animaron a autoexplorarse en pandemia

Imagen ilustrativa publicada en greatist.com

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 06 DE MAYO 2021

El terreno del autoplacer convive con varios mitos, entre los cuales la disminución del goce durante las relaciones sexuales y la infertilidad aún están presentes. Sin embargo, la pandemia y el aislamiento permitieron que más mendocinos y mendocinas exploraran su genitalidad. En el Día Mundial de la Masturbación, dialogamos con especialistas en sexualidad para conocer más detalles sobre esta beneficiosa práctica.

“La pandemia ha generado muchos cambios en la conducta sexual, dado que las parejas han estado de manera solitaria o separadas y han tenido que recurrir al sexo virtual, en el que la masturbación tiene un gran protagonismo”, indicó la sexóloga Alejandrina Román a Unidiversidad.

“Por otro lado, las personas que están solas también se han dado permiso durante el aislamiento para realizar esas prácticas que durante tantos años fueron prohibidas y que, sin embargo, sabemos que existen desde el inicio de la humanidad”, agregó Román.

De la misma manera, el sexólogo Pablo Garrido remarcó que durante el aislamiento hubo una tendencia que hace pensar que creció la masturbación. “Podemos interpretar que está pasando algo similar en todo el mundo por los datos ligados a la economía, las páginas pornográficas, las industrias de juguetes sexuales o plataformas que ofrecen determinados servicios. A partir de eso, sí podemos decir que la masturbación ha crecido”.

“En Argentina o Mendoza no hay mucha investigación sobre salud sexual. Al inicio de la pandemia, hubo una pequeña muestra del Gobierno para incluirlo como parte de las recomendaciones, pero mucho más que eso, no. Lamentablemente, la masturbación es una práctica mal vista, que se inicia en las primeras etapas de la infancia y se reprime, pero por suerte ahora está cambiando su reputación. La recomendación es no juzgar al niño, niña, niñe, sino explicarle que debe hacerlo en un espacio tranquilo y solitario, con las manos limpias para cuidar su salud”, dijo Garrido.

En este sentido, la autosatisfacción ha sido un tema tabú, considerado por muchos grupos como algo deshonroso por no poseer un fin reproductivo. La censura sobre su práctica recayó especialmente sobre las mujeres, a quienes se las alejó de ella desde el miedo y la culpa.

Tanto es así que las películas comerciales muestran escasos momentos de autoplacer femenino, en comparación con el masculino. Un ejemplo claro se puede ver en la escena de El Cisne Negro en la que Nina (Natalie Portman) comienza a masturbarse, pero se detiene porque su madre estaba en la misma habitación, representando la vergüenza y el miedo que sintió.

“En las consultas, pasaba que teníamos que cambiar la palabra masturbación por autoestimulación porque era como decir una mala palabra, la gente inmediatamente la negaba cuando le consultaba sobre ese tema. Aún hoy muchas mujeres lo ven como algo que no se debe hacer porque es una zona sucia, cochina. Sin embargo, muchas disfunciones sexuales tienen que ver con el poco conocimiento que tiene la mujer de sí misma, por no haberse explorado y darse permiso de sentir placer solitariamente. Es un paso para poder disfrutar después con la pareja”, indicó Román.

Sin embargo, los tiempos están cambiando porque otras producciones audiovisuales, como la serie Sex Education, comenzaron a desmitificar los tabúes del sexo, los gustos, el autoplacer, el vínculo y los abusos. En esa producción se puede ver a Aimee Gibbs (Aimee Lou Wood) con su novio en busca de un orgasmo que no llegó, al menos en ese momento. Con el crecimiento del personaje y los consejos brindados, la joven experimentó el autoplacer y comenzó a disfrutar de su sexualidad.

 

“La masturbación permite tener orgasmos y mucha gente todavía no ha tenido ninguno, ni sabe de qué se trata. Además, tener uno al menos por semana prolonga la vida diez años. Al masturbarnos, tenemos la zona genital activa. Las películas o series que empiezan a tratar estos temas son muy buenas porque nosotros tenemos ausencia total de educación sexual. Con la pandemia, si antes se hablaba poco, ahora no se habla nada y realmente es supernecesario para el conocimiento de los jóvenes y la prevención de abusos”, remarcó Román.

 

Masturbación por miedo al virus

Para Pablo Garrido, la pandemia dejó otra cara relacionada con el miedo al encuentro sexual por posible contagio de coronavirus. En este contexto, la masturbación también aumentó.

“Hay personas que viven solas, que no tienen pareja estable y, al momento de encerrarnos, eso impactó en su intimidad y en la posibilidad de transmitir afecto o deseo sexual. La pandemia también trajo mucha ansiedad, mucha angustia. Frente a eso, la masturbación siempre va a ser positiva porque contribuye a la disminución de la ansiedad y genera sensaciones agradables que pueden hasta cambiar el día a alguien”, comentó el sexólogo.

Para mejorar la realización de esta práctica, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Realizarlo en un espacio de tranquilidad;
  • No tener un tiempo establecido, cronometrado;
  • Si bien la masturbación facilita el sueño, no utilizarla como pastilla para dormir;
  • En edades adultas, la incorporación de lubricantes al agua en cualquiera de sus versiones (efecto frío, calor, con sabores);
  • Usar preservativos, tanto para vulvas como penes: “Si vamos a introducir algo, siempre colocarle preservativo para mantener la higiene”;
  • Si se utilizan sustancias o elementos que producen vacío, revisar previamente qué efectos adversos podrían generar en el cuerpo: “Algunos pueden producir irritación de las mucosas, por ejemplo, y ahora debemos evitar llegar a las guardias hospitalarias porque están llenas de otras dificultades. En este momento, hay que ser lo más conservadores posible”;
  • Juguetes sexuales con materiales seguros, higienizados y con preservativo;
  • Comprender que la masturbación puede vivirse en pareja: “El coito no debe ser siempre el objetivo final, también se puede disfrutar de la masturbación, siempre y cuando haya mutuo acuerdo. Permite comunicarnos, mantener viva la relación, potenciar el deseo sexual”.