Día Mundial Sin Tabaco: el consumo en el país y su costo económico

Es la primera causa de muerte prevenible a nivel mundial y sus efectos negativos también se trasladan a la economía, según un estudio. Los números que arrojó una encuesta.

Día Mundial Sin Tabaco: el consumo en el país y su costo económico

Foto: Pixabay

Sociedad Unidiversidad Día Mundial Sin Tabaco / por Unidiversidad / Fuente: Télam / Publicado el 31 DE MAYO 2021

El Día Mundial Sin Tabaco se celebra en todo el mundo cada 31 de mayo desde 1987, cuando la Asamblea Mundial de la Salud así lo instituyó. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) el consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad. Además de matar a 123 personas por día y ser la primera causa de muerte prevenible a nivel mundial, sus efectos negativos también se trasladan a la economía.

Según un estudio del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), el consumo le cuesta al sistema de salud $ 196 987 millones por año para la atención médica de las patologías que provoca. El informe también indicó que, si se aumentaran los impuestos a los productos del tabaco, incrementando su precio el 50 %, la Argentina obtendría un beneficio económico de $ 590 674 millones, proveniente principalmente del ahorro de costos en el sistema de salud y la mayor recaudación fiscal.

"El tabaquismo es un problema mayor de salud pública y nuestro objetivo es proveer de evidencia para que los gobiernos y sistemas de salud adopten políticas públicas más efectivas y eficientes que permitan combatirlo", explicó el director ejecutivo del IECS, doctor Andrés Pichon-Riviere. El magíster en Epidemiología Clínica de la Universidad de Harvard indicó, a su vez: "En la Argentina, la recaudación por impuestos al tabaco solo cubre el 26 % de lo que el país gasta por los daños y costos directos e indirectos que produce".

Por su parte, el economista Alfredo Palacios, coordinador de Economía de la Salud del IECS y autor principal del estudio, sostuvo: "A pesar de los progresos alcanzados en materia de impuestos en los últimos años, la carga de enfermedad por tabaquismo sigue siendo muy alta en Argentina, así como los costos directos e indirectos que implica".

Se estima que en el país fuman el 29,6 % de los hombres y el 20,4 % de las mujeres. Los investigadores del IECS estimaron que el cigarrillo produce cada año en el país 101 736 casos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), 61 470 de enfermedades cardíacas, 32 650 de neumonías, 11 374 de accidente cerebrovascular (ACV) y 19 178 de cánceres, incluyendo 9513 de pulmón.

Asimismo, es responsable de 9972 muertes anuales por enfermedades cardíacas, 9153 por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), 8593 por cáncer de pulmón, 5757 por otros cánceres, 5144 por tabaquismo pasivo y otras causas, 3915 por neumonía y 2182 por accidente cerebrovascular (ACV). En conjunto, estas cifras representan el 14 % de las muertes anuales en el país.

Palacios explicó que en el estudio consideraron un argumento habitual de la industria tabacalera, que busca disuadir las políticas de aumento de impuesto al tabaco señalando el potencial incentivo del comercio ilícito de cigarrillos. "No vale la pena que los legisladores pierdan tiempo en eso. Aun en un escenario pesimista de potencial comercio ilícito, el país va a obtener enormes beneficios si se aumenta el impuesto al tabaco", aseguró.

De acuerdo con lo reportado por el estudio, aun considerando un escenario pesimista de potencial comercio ilícito, incrementar el 50 % el precio de los cigarrillos a través de impuestos, podrían salvarse 17 440 vidas en 10 años, evitar 74 040 enfermedades y producir beneficios económicos totales de $ 547 659 millones.

Los resultados forman parte de un trabajo en la que colaboraron más de 40 investigadores y centros de investigación e instituciones públicas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México y Perú.

Humo de tercera mano

Según un sondeo de la Asociación Argentina de Tabacología (ASAT), solo el 14 % de la población tiene conocimiento sobre el "humo de tercera mano", concepto que se refiere a las partículas que deja el humo una vez que se apaga el cigarrillo y que, al interactuar con gases del ambiente, genera nuevos elementos tanto o más tóxicos.

Las partículas se impregnan en superficies, viajan a través de la ropa de las personas fumadoras y pueden durar hasta meses en el ambiente, donde se absorben a través de la respiración o la piel, señaló desde la ASAT al conmemorarse hoy el Día Mundial Sin Tabaco.

Este día lo instituyó la Asamblea Mundial de la Salud en 1987 para llamar la atención mundial hacia la epidemia de tabaquismo y sus efectos letales. La celebración de este día es una oportunidad para destacar mensajes concretos relacionados con el control del tabaco y fomentar la observancia del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. El consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

La encuesta, que se realizó por medio de un cuestionario "online" entre el 7 y el 16 de mayo, obtuvo 1526 respuestas y el 74 % de los participantes fueron mujeres, con un promedio de edad de 46 años. El 73 % de la muestra se encuentra en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, seguido de Mendoza con el 6 %.

El 12 % declaró ser fumador en la actualidad, el 43 % dijo que no fue nunca fumador, mientras que el 67 % de las personas fumadoras encuestadas dijo consumir hasta 10 cigarrillos diarios.

Según el informe, "si bien el 97 %" aseguró conocer el concepto "fumador pasivo", solo el 32 % reconoció saber de qué se trataba el "humo de segunda mano", y apenas el 14 %, el "humo de tercera mano".

La vicepresidenta de la ASAT y médica pediatra neumonóloga, Ana Balanzat, explicó a Télam: "El humo de tercera mano es la suma del humo de segunda mano –el exhalado por el fumado– con el que se va depositando en las distintas partes del ambiente". Es como una familia que se sigue ampliando porque entra en reacción con sustancias químicas que se encuentran en ese ambiente;de esta manera, se producen partículas más tóxicas que sus precursores. Ese humo tiene más partículas que el humo de primera y segunda mano". Balanzat agregó: "El humo de tercera mano se deposita en las cortinas, sillones y permanecerá allí más o menos tiempo en función del tipo de tejido. También se va a depositar en las paredes, yeso y en la pintura, por ejemplo".

La muestra indicó que más del 80 % de las personas cree que los problemas derivados del humo se producen en "situaciones de simultaneidad", mientras que menos del 40 % dijo que ocurren "cuando no se está frente al humo al momento de su generación, desconociendo en su mayoría el riesgo vinculado al humo de tercera mano", indicó la especialista. Balanzat señaló: "Una toalla de un lugar donde se fumó, las partículas pueden permanecer hasta 19 meses si no la lavamos".