Pescarmona, de la crisis de Impsa a las confesiones de Valenti

El reconocido empresario mendocino quedó en una situación muy delicada luego de que su segundo, Francisco Valenti, pidiera ser incluido como arrepentido en la causa por el pago de coimas por USD 2,8 millones.

Pescarmona, de la crisis de Impsa a las confesiones de Valenti

Foto publicada por Diario UNO.

Nacional

Diario de coimas

Unidiversidad

Publicado el 29 DE AGOSTO DE 2018

Francisco Valenti, director de la empresa Industrias Pescarmona, amplió su declaración indagatoria en la causa de los cuadernos de las coimas y pidió ser incluido como arrepentido. El directivo mendocino está acusado de realizar pagos por Impsa habiéndose reunido con Roberto Baratta en varias oportunidades. Estos supuestos pagos ilegales rondan los USD 2,8 millones. El reconocido dueño de la empresa aún no fue citado por la Justicia, pero su nombre figura en los diarios y su compañía podría volver a atravesar una crisis.

Con la representación de su abogado Marcelo Nardi, el empresario que se encuentra detenido desde los primeros días de agosto en el Penal de Marcos Paz volvió a los Tribunales de Comodoro Py y estuvo alrededor de ocho horas declarando ante el fiscal de la causa, Carlos Stornelli. Valenti pidió ser incluido en la lista de arrepentidos, lo que podría complicar la situación de Enrique Pescarmona.

 

El resugimiento de Impsa vuelve a tambalear

Luego de años de crecimiento y liderazgo en los años 70 y 80, llegaron los 90 con la monumental obra del Dique Potrerillos en Mendoza. Entonces se profundizó la expansión global hasta entrado el gobierno de los Kirchner y nuevos mercados se abrieron, como la Venezuela de Hugo Chávez. Pero, llegado el 2010, con decisiones apresuradas, riesgosas inversiones e importante deudas, principalmente de los "amigos" venezolanos, la firma ingresó en un terreno pantanoso y comenzó a reclamar auxilio a las autoridades nacionales y locales hasta caer en cesación de pagos, explica La Nación.

En 2014, tras caer en default, tuvo que hacer un plan para restablecer operaciones, con un pasivo superior a los USD 1000 millones. La compañía recibió los planes de Recuperación Productiva (Repro) para completar los salarios de los empleados. La complicada negociación derivó en un cambio sutil y la empresa pasó de llamarse Industrias Metalúrgicas Pescarmona SAICF a simplemente Impsa. 

En abril pasado, fue el propio CEO de la compañía durante 53 años, quien se vio obligado a dar un paso al costado a sus 76 años, presionado por el proceso de reestructuración del holding creado por su abuelo en 1907. Hace un par de meses, Valenti logró permanecer como cabeza del nuevo directorio, pero ahora se encuentra detenido y el resurgimiento de la empresa parece volver a tambalear.

 

Los supuestos pagos ilegales que figuran en los cuadernos

Francisco Valenti, según la acusación de Stornelli, "realizó pagos por Impsa SA habiéndose reunido con Baratta en el hotel Feir's Park en varias oportunidades: ocho encuentros en 2008. En 2009 le atribuyen cuatro entregas, una de ellas por USD 150 000 y una caja de vinos que Muñoz se lleva a Uruguay con una recaudación". En la imputación además se advierte: "En 2009, Baratta recibe USD 200 000". Hubo otro retiro de fondos de similares características, también otro por USD 135 000. En una habitación del hotel se realizó, según el fiscal, "un pago de USD 700 000 que Baratta recibió de Valenti". En mayo de 2015, "Lazarte retira 1,5 millones de dólares en el mismo lugar".

política nacional enrique pescarmona impsa diario de coimas