El boom comercial del universo del cannabis

El florecimiento de tiendas de cultivos o "growshops" da cuenta del paulatino retroceso de los prejuicios sociales sobre el cannabis. Unidiversidad dialogó con referentes de dos propuestas mendocinas de este tipo: Mendogrow y Ganjah Pride. Además, para indagar en las propiedades curativas y conocer el marco legal de la marihuana, se sumaron al intercambio “Médicas cannábicas”.

El boom comercial del universo del cannabis

Beneficios del cannabis y tiendas de cultivos. Foto: Unidiversidad

Sociedad

Cannabis medicinal

Unidiversidad

Soledad Maturano

Publicado el 31 DE AGOSTO DE 2022

El vínculo entre el cannabis y la humanidad data de al menos 10 mil años, cuenta el periodista  Fernando Soriano en su podcast Señales de humo. Incluso, agrega, es una de las formas de cultivo más antigua, ya que está presente desde que el Homo sapiens descubrió la agricultura.  

Si hacemos un repaso rápido de nuestra historia reciente, encontramos muchos eventos que acentuaron la persecución al consumo de esta planta. Por ejemplo, en 1971, Richard Nixon –presidente de Estados Unidos en aquel momento– dijo: “La adicción a las drogas es el enemigo público número uno”. Se profundizó así un escenario de criminalización y estigmatización que contagió a distintos países del mundo.

En el caso de nuestro país, el cáñamo –tallo de la marihuana– tuvo un gran florecimiento en la industria argentina a partir de 1960, pero en 1977, durante la última dictadura cívico-militar, quedó prohibido, al ser sumado a la lista de drogas. De esta manera, la potente industria del cáñamo –útil para la elaboración de muebles o ropa, por ejemplo– quedó trunca.

La combinación de luchas sociales, investigaciones científicas y derribamiento de prejuicios permitieron que el panorama actual sea distinto. Hoy, Argentina cuenta con una regulación importante: la Ley 27350 de Cannabis medicinal y cáñamo para uso industrial. De la mano con ella, vino un crecimiento de locales que distribuyen o asesoran sobre el universo cannábico.

Foto: Gracias a luchas sociales y estudios científicos, hoy el cannabis tiene un marco legal para uso medicinal. Fuente: Unidiversidad

Para conocer más sobre el tema y las distintas propuestas que existen en Mendoza, Unidiversidad dialogó con responsables de dos growshops o tiendas de cultivo: Ganjah Pride y Mendogrow. Además, se sumaron al intercambio las “Médicas Cannábicas”.

Foto: Ganjah Pride es un growshop ubicado en Guaymallén. Allí se consiguen productos para cultivo y asesoramiento. Fuente: Unidiversidad

¿Existe una única planta de cannabis?

La respuesta es no. El cannabis, marihuana o hachís se encuentra en tres formas: sativa, índica y ruderalis. Fernando Cassino, de Ganjah Pride, explicó que la ruderalis no tiene los efectos del THC. Sin embargo, es utilizada para modificar la sativa o la índica. “Las cruzan con la ruderalis y crean las famosas plantas automáticas que no dependen del fotoperíodo y se crean artificialmente”.

Las sativas tienen un ciclo de vida más largo y son más psicoactivas, indicó Cassino. Las índicas tienen mayor carga narcótica y cuentan con un ciclo de vida más breve. De todos modos, señaló que “puede variar un montón por un montón de cosas”.  

¿Y el cáñamo? Como ya adelantamos, es el tallo de la planta. Para obtenerlo, no es necesario que la planta tenga muchas ramas, sino que ofrezca un tallo alto: “Lo que se busca es la fibra de los tallos”, señaló el dueño de Ganjah Pride. “Se hace crecer a la planta –continuó– muy rápido en suelos livianos. Además, no llega nunca al período reproductivo”, momento fundamental para el cannabis medicinal. 

 

Regulación del consumo de cannabis en Mendoza

Fernando Cassino sostuvo que el THC, aunque sea psicoactivo, es medicinal. Foto: Unidiversidad

Ganjah Pride es una tienda de cultivo que se ubica en San José, Guaymallén. El proyecto empezó hace un año y medio: abrieron en 2021, cuando algunas medidas sanitarias comenzaron a flexibilizarse. “Acá vendemos productos para cultivo: fertilizantes, sustratos, macetas y, por supuesto, asesoramiento para poder llevarlo a cabo”, explicó Cassino.

El impulsor de Ganjah Pride comentó que las personas inscriptas en el Reprocann pueden cultivar plantas con THC; pero en Mendoza el cultivo medicinal “solo permite el CBD”.  

Aseguró que esto es uno de los grises en la regulación mendocina: “El THC, si bien es un componente psicoactivo, también es medicinal. Que la marihuana sea recreativa no quiere decir que no sea medicinal. Siempre es medicinal”.

 

El cannabis desde un punto de vista cultural

Mendogrow es una propuesta cultural integral. Foto: Unidiversidad

Mendogrow, ubicado en Ciudad, en la calle 9 de Julio esquina Pellegrini, es mucho más que una tienda de cultivo. Su dueño, Luis Pelegrina, nos contó que es un coffegrow, growshop y bar”. En principio fueron un growshop digital, pero el crecimiento propio de la propuesta los impulsó a ubicarse en ese espacio.

“No somos una empresa que está apuntada netamente al comercio, sino que tenemos una devolución social con lo que hacemos”, señaló, haciendo referencia a la articulación que tienen con el arte juvenil y callejero de Mendoza. “Auspiciamos eventos de 'freestyle' callejero”, ilustró. De hecho, en el mismo lugar confluyeron distintas competencias callejeras importantes de la provincia y continúan trabajando en esa misma dirección.

Foto: Luis Pelegrina sostuvo que Mendogrow se propone hacer una devolución social, articulando con el arte juvenil callejero. Fuente: Unidiversidad

Además, Pelegrina, que es procurador y técnico en seguridad pública, viene acompañando a los y las jóvenes artistas por problemas con la Municipalidad de Ciudad a raíz de un evento grande que se realizó en el Parque Central. Defendiendo el arte callejero y el consumo de cannabis, acentuó: “El cannabis también es cultura”. “Vive –continuó– en la música desde hace muchos años, vive en la sociedad desde hace muchos años”.

“Nosotros hacemos un espacio cultural para el cultivador por donde pasa el mismo crecimiento cannábico que ya es no es un uso y costumbre: es fuente de derecho”, aseguró el impulsor de Mendogrow. En esa misma línea, Pelegrina indicó que nada en el lugar es ilegal: todos y todas tiene Reprocann. “Nosotros fumamos nuestra medicina”, indicó.

"El cannabis también es cultura", afirmó Pelegrina. Foto: Unidiversidad

Por el mundo que es Mendogrow, circulan y habitan distintas personas que hacen posible el proyecto. Músicos, productores y socios de Luis Pelegrina están en el lugar. Uno de los socios contó que allí mismo tienen todos los elementos a disposición para aquellas personas que quieran "ir a consumir su medicina”. Los elementos están puestos en una bandejita: picamarihuana, papelillos, filtros y demás.

También en el lugar está el gestor musical del proyecto: toca la guitarra, el piano, el bajo, el teclado. Con su trayectoria y formación da cuenta de la coordinación que tiene Mendogrow con el arte. Destacó que no improvisaron la articulación con la cultura mendocina; “Fuimos a diez mil lugares antes” para que hoy sea posible la confluencia musical que se da allí, aclaró.

El joven, que también tiene Reprocann, comentó sobre el consumo que hace del cannabis: “Es mi terapia para sentirme bien y tener buena onda. Soy legal y puedo fumar donde se me crucen las ganas”.   

A través del Reprocann, es posible consumir y trasladar por el espacio público de manera legal. Foto: Unidiversidad

¿Qué beneficios traen el Reprocann y el consumo de cannabis?

Médicas cannábicas es un grupo que se formó este año. Lo integran médicas egresadas de la UNCUYO. Su método de trabajo es holístico e integral. Además, brindan turnos para dialogar con los y las pacientes, indagar en sus historias clínicas y, a partir de ahí, realizar las recomendaciones según cada caso.

Asimismo, aseguraron a este medio que están en constante formación, ya que, en su trayectoria académica, el cannabis se abordó “desde una mirada sumamente prohibicionista”. Julieta Sabatini, que dialogó con Unidiversidad, profundizó sobre los beneficios del cannabis y comentó el marco regulatorio.  

Foto: Médicas Cannábicas trabaja con un enfoque integral y holístico. Fuente: Unidiversidad

A través de las Médicas Cannábicas, es posible gestionar “de principio a fin el certificado Reprocann”. ¿Quiénes pueden conseguir este certificado? Sabatini explicó que son las personas con “síntomas o enfermedades en las cuales se haya probado científicamente algún beneficio”, aunque no existe una “lista específica de síntomas o enfermedades”. Por lo tanto, “siempre y cuando la médica considere que el cannabis puede ayudar a la clínica del o la usuaria, se puede prescribir”, completó.

Agregó que nunca el consumo de cannabis estuvo penado, sino que lo penado “es la tenencia y transporte”. De esa manera, quienes están registrados en el Reprocann quedan por fuera de ese castigo legal.

Foto: El Reprocann permite el traslado de flores y frascos de aceites. Fuente: Unidiversidad

Estar inscripto en el programa habilita transportar “hasta 40 gramos de flores secas y 6 frascos de 30 ml de aceite o extracciones”, y “el cultivo de hasta 9 plantas en estado de floración, o 6 metros cuadrados en el interior del hogar, y hasta 15 en el exterior del hogar”, completó.

Sabatini, señaló algunos de los beneficios que permite el cannabis. “Disminuye el estrés, ansiedad, te permite relacionarte interpersonalmente de una forma diferente, aumenta la creatividad, ayuda a resolver problemas desde otro punto de vista, etcétera”. Según la médica, la salud “no es solo ausencia de la enfermedad, sino un bienestar en múltiples aspectos: social, psíquico, económico”; por lo tanto, acentuó que es importante “entender que el cannabis mejora la calidad de vida”.

growshop tiendas de cultivo cannabis