El cuarto de la pelea

Por qué se produjo el desbande en Casa de Gobierno

El cuarto de la pelea

Imagen de los destrozos en el cuarto piso de la Casa de Gobierno.

Provincial

Furia en Casa de Gobierno

Unidiversidad

Jorge Fernández Rojas - Fotos: Axel Lloret

Publicado el 06 DE AGOSTO DE 2015

Como un símbolo de estos tiempos, la protesta de policías y penitenciarios que causó destrozos a metros del despacho gubernamental demostró el nivel de tensión en el que está inmerso el mismo Poder Ejecutivo y la poca capacidad de respuesta que tiene Paco Pérez a las demandas sociales.

El enfrentamiento entre los manifestantes y el cuerpo de Infantería terminó con un centenar de afectados por el gas pimienta lanzado por los efectivos hacia sus colegas retirados. Entre los heridos hubo periodistas y fotógrafos que estaban registrando los hechos.

El motivo del reclamo es la deuda que el Estado mantiene con estos policías por un monto de 530 millones de pesos, según datos ofrecidos por Federico García, de la Oficina Técnica Previsional. El funcionario provincial, a cargo de las gestiones ante la Anses, deslindó responsabilidades y las descargó en la Nación.

Los policías, a través de su representante Omar Alcalde, presidente de la mutual policial, expresaron que fueron agredidos por el grupo de Infantería y que el reclamo se fue de carriles por el ninguneo que sintieron por parte de Gobierno. La deuda salarial, según Alcalde, es de 1200 millones con un atraso de cuatro años.

Los policías y los penitenciarios retirados tienen un régimen especial para que sus haberes se actualicen en la misma proporción que los efectivos en ejercicio. Los fondos provienen de la Anses y de la Provincia. El atraso en el pago es de la Nación, pero esta vinculación es responsabilidad del Gobierno provincial.

Lo coyuntural superó a Paco Pérez, que es evidente que se encuentra encorsetado por la campaña política a parlamentario del Mercosur, en la cual es candidato “invisible”, y su actual función de gobernador en estado deficitario (literal y gráficamente expresado).

Había logrado zafar de la crítica pública por el exasperante aumento salarial del 35 % con el que se beneficiaron él y los funcionarios políticos, por estar enganchado por ley a los incrementos a los empleados públicos por las paritarias. La furia pública expresada a través de los medios se concentró en la Legislatura, el más desprestigiado de los poderes del Estado.

En esta ocasión fue distinto. No pudo eludir el escándalo por el nivel de calentura y la conocida desproporción de la llamada “familia policial” que lidera, históricamente, Alcalde, el comisario pasado a retiro en 1999 cuando se concretó la reforma de Seguridad.

Los diarios de hoy, jueves 6, le dan espacio al conflicto aunque el tópico queda parcialmente desplazado por la novedad deportiva de la victoria de River ante Tigres de México. Los portales, en cambio, desplegaron toda la cobertura desde el inicio del escándalo hasta la tarde, lo cual repercutió en los medios electrónicos, primero en las radios y en las ediciones centrales de los noticieros de los canales abiertos.

En medio del fragor, una actitud de Pérez irritó los ánimos de los reporteros que estaban en el lugar esperando para hablar con un representante gubernamental más que el gas pimienta.

Pasadas las 13 de ayer miércoles 5, el mismo mandatario se encerró en el baño de su despacho y se comunicó con un directivo de Canal 9 y pidió “aire”. De ese modo dio su versión del conflicto y calificó a los protestantes como una “patota sindical”.

Hoy a las 8:00 se conoció que Paco hablaría con los medios a las 11:00 en el aeropuerto antes de viajar a Buenos Aires para acompañar a Daniel Scioli en el cierre de la campaña. Antes de esa cita hizo una gira de entrevistas telefónicas por las radios como Nihuil y Mitre Mendoza. A la par, los periodistas comenzaron a señalar que ayer por la tarde el Gobierno pagó parcialmente pauta publicitaria atrasada a los medios. Un escenario previsible para quien está en campaña y obligado a no declamarlo por el lastre de la derrota electoral que padeció hace 53 días. 

caos destrozos gobierno policías heridos penitenciarios represión infantería