El ELM defiende la laicidad en la Ley Provincial de Educación

El Encuentro Laicista de Mendoza está en alerta ante el pedido del gobernador de Mendoza de eliminar la palabra "laica" del proyecto de ley.

El ELM defiende la laicidad en la Ley Provincial de Educación

Escribe el Lector Unidiversidad por Encuentro Laicista de Mendoza / Publicado el 16 DE DICIEMBRE 2014

Ante la petición del gobernador de la provincia de Mendoza, Francisco Pérez, para que se elimine la palabra “laica” del texto del proyecto de Ley Provincial de Educación, el Encuentro Laicista Mendoza y sus organizaciones fundadoras manifiestan:

1) La propuesta crearía las condiciones para profundizar la actual vulneración de derechos de las minorías no católicas en el ámbito educativo de gestión estatal.

2) La eventual eliminación de la cualidad de laica incumple el mandato constitucional provincial establecido en su artículo 212: “La educación será laica, gratuita y obligatoria”.

3) Es falso que con la eliminación propuesta por el Gobernador, el texto de la ley provincial se adecuaría a la Ley de Educación Nacional. El laicismo educativo es una expresión concreta de valores explícitamente protegidos por la normativa nacional, en particular la no discriminación y el respeto por la diversidad de creencias y convicciones.

4) Es falso que con el atributo de “laica” las escuelas privadas religiosas se vean impedidas de instruir libremente a sus alumnos en sus doctrinas. La laicidad se aplica a la educación pública de gestión estatal.

Exhortamos por lo tanto a los legisladores provinciales a sancionar una ley provincial de educación que expresamente proclame la laicidad, a modo de resguardo de las obligaciones constitucionales y los derechos humanos a los que el Estado provincial está obligado por imperio del artículo 75, inciso 22 de la Constitución Nacional.

A las fuerzas políticas democráticas, sin distingo de banderas partidarias: pedimos su compromiso para garantizar que todos los educandos y sus familias reciban un trato igualitario y estén libres de coacciones simbólicas para poder ejercer verdaderamente el derecho la libertad de conciencia.