El operativo reconstrucción del peronismo está en marcha

Si bien no hay una convocatoria formal de reunión, cada uno de los sectores que quedó en pie luego de estrepitoso final de Pérez como gobernador ya está haciendo su propia autocrítica. El 2016 los encontrará en la tarea de reinventarse como oposición.

El operativo reconstrucción del peronismo está en marcha

Foto: Gentileza Sitio Andino

Provincial

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 10 DE DICIEMBRE DE 2015

Aún no hay una fecha determinada para que comience el “operativo reconstrucción”, pero el PJ ya piensa en rearmarse, no sólo para ejercer su nuevo rol de oposición, sino porque hacia adentro están –y ellos lo saben– mutilados. Es entendible que la reconstrucción del partido que hasta el miércoles 9 de diciembre gobernó la Provincia se inicie por el único flanco que les ha quedado en pie: el poder territorial de los seis intendentes, repartido entre los azules –huérfanos de padre luego del fallecimiento de su líder, Carlos "Chueco" Mazzón– e Integración Peronista –el equipo que componen los hermanos Félix de San Rafael–, más una cuota de representación un tanto deslegitimada que aporta Sergio Salgado, el cuestionadísimo intendente de Santa Rosa.

Consultados acerca de la situación por la que pasa el FpV, tanto el expresidente de la Cámara de Diputados –hoy de nuevo en el llano legislativo– Jorge Tanús (perteneciente al sector azul) como el intendente de San Rafael que renovará su cargo el 16 de diciembre, Emir Félix, fueron claros: el peronismo necesita un intenso proceso de autocrítica después de la debacle final del gobierno de Pérez. Sin embargo, no es el momento aún de convocatorias masivas, aunque sí de reflexiones. Ambos dirigentes coincidieron en que no habrá un llamado partidario formal hasta el próximo año, porque antes se abocarán a aprobar las leyes fiscales y el Presupuesto 2016.

Es más. Tanús, encargado de hacer una devolución del durísimo discurso de Alfredo Cornejo para con los peronistas y el estado en el que el frente Cambia Mendoza se hace cargo del Gobierno, fue muy benévolo para responder. Sólo hizo hincapié en la negativa del radicalismo de Cornejo de otorgarles endeudamiento en los últimos dos presupuestos, pero más allá de este aspecto, fueron más las coincidencias que las diferencias que destacó.
 

Culpas y cargos a puertas cerradas

A pesar del encandilamiento público en el que están sumidos los peronistas por la crisis de representación gubernamental que debió atravesar la Provincia los últimos meses de Pérez como gobernador, las críticas, pases de factura y las acaloradas discusiones ya se vienen produciendo a puertas cerradas. Todas apuntan a los que hasta hoy siguen siendo los líderes partidarios: Francisco Humberto Pérez, el presidente del PJ, y su vice, Carlos Germán Ciurca.

A Pérez le facturan el haber dado el visto bueno a una paritaria que aprobó aumentos salariales del orden del 36 % cuando la Provincia no estaba en condiciones de otorgar ese incremento. Por este motivo, su gestión quedará en los anales provinciales como la única que no pagó salarios en tiempo y forma.

A Ciurca lo señalan como el padre de la derrota electoral, ya que lideraba el dinamitado sector de la Corriente Peronista, que tenía el mayor poder territorial provincial, con tres intendencias claves: Las Heras, Luján y Guaymallén. Dos de ellas –Luján y Guaymallén– terminaron sumidas en uno de los mayores escándalos institucionales por los que ha pasado la provincia, con los exintendentes Carlos López Puelles y Luis Lobos desacreditados políticamente por la misma gente que los votó y, en el caso de Lobos, procesado por la Justicia.

Los que más pegan hacia adentro son los sectores internos que aún tienen poder, a los que se les agrega La Cámpora, una porción del peronismo muy maltratada a nivel provincial, pero que pretende reposicionarse, sobre todo teniendo en cuenta el hueco que dejará el ciurquismo.

Así las cosas, el peronismo lavará primero los trapos sucios en casa, y cuando despunte el 2016, saldrá con una fuerte autocrítica hacia la sociedad, pensando ya en las legislativas del 2017. Aunque hoy parezca un argumento de ficción, la propiedad de reinventarse está en el ADN de los descendientes de Juan Perón: cuando parece que se están peleando, en realidad se están reproduciendo.

peronismo reconstruccion justicialismo operativo