Argentina y Chile consolidan su hermandad

Adolfo Zaldívar Larraín, Embajador de Chile en Argentina, visitó nuestra provincia para disertar sobre los desafíos de la integración bilateral. Habló sobre la importancia de este proceso que además de permitir el crecimiento económico de los dos países, los hermana como naciones. También destacó el rol de Mendoza en tanto ciudad de frontera.

Argentina y Chile consolidan su hermandad

Foto: Axel Lloret.

Sociedad Unidiversidad por Penélope Moro / Publicado el 06 DE JULIO 2011

El pasado martes 5 de julio el Embajador de Chile en Argentina, Adolfo Zaldívar Larraín,  disertó en la UNCUYO sobre el proceso de integración entre ambos países, al que considera “el desafío geopolítico del siglo XXI”. A través del micrófono describió los puntos más trascendentales de la relación bilateral y destacó los avances plasmados en las últimas dos décadas.

Al referirse a la historia de la vinculación entre Argentina y Chile, el diplomático hizo principal hincapié en el conflicto centenario de delimitación de la zona austral que fue superado en 1984, gracias a la intervención del Papa Juan Pablo II.

Según precisó, a partir de ese momento “los gobiernos y la sociedad civil aportaron para crear un nuevo escenario en las relaciones entre ambas naciones”. La predisposición  política para el encuentro, permitió que en la actualidad la vinculación bilateral  se encuentre en “plena instancia de profundización y consolidación”.

Zaldívar Larraín ilustró con datos los avances económicos, militares y sociales concretados durante estos 26 años en la materia. Tres ejes “fundamentales en asuntos que tienen que ver con la trascendencia de fronteras”, aseguró.

Respecto al primer punto rescató la gran fluidez que se vive en el intercambio comercial de más de 5 mil millones de dólares anuales entre ambos países. El diplomático aseguró que las inversiones chilenas en Argentina son “muy significativas” y rondan los 16 mil millones de dólares por año. Detalló que se trata de empresas en las que se encuentran empleados más de cien mil argentinos.

En torno al tema militar, Zaldívar Larraín resaltó la formalización, llevada a cabo este año, de la puesta en marcha del convenio de Fuerza de Paz Conjunta Combinada “Cruz del Sur”. Explicó que el mismo operará bajo el Sistema de Fuerzas de Reserva de las Naciones Unidas.También dijo que se trata de una iniciativa destinada a promover la integración bilateral al servicio de la paz y la seguridad internacional.

En referencia a lo social, el Embajador dio cuenta del incremento de visitas de ciudadanos de un país hacia el otro, y viceversa. Según los datos que expuso, durante 2010 cruzaron la frontera para venir a Argentina más de 850 mil chilenos. Mientras que  un millón doscientos mil argentinos visitaron Chile.

Subrayó el hecho de que esta vinculación no se haya hecho fundamentalmente por medios de transportes aéreos, ya que el grado de integración binacional se ve reforzado a través del uso de los pasos terrestres. Las estadísticas que presentó, señalan que durante 2010 solamente 200 mil chilenos y argentinos cruzaron la frontera en avión. El resto lo hizo por tierra;  es decir, a través de los más de 50 pasos fronterizos existentes a lo largo de los casi 5 mil kilómetros que mide a lo largo la frontera que separa a Argentina de Chile.

Luego de exponer estos ejemplos, el diplomático celebró el entendimiento alcanzado por ambas naciones: “No hay otro país en América del Sur que tenga esta relación tan fluida  a nivel comercial y cultural como la que se da entre Argentina y Chile, países profundamente hermanados”.

Finalmente sintetizó la importancia de la integración de los dos estados como una forma de “ayudar a Argentina a llegar al Pacífico, y a Chile al centro de Sudamérica”.

Mendoza, corazón de la integración

Una vez  finalizada la disertación del embajador, NU Digital lo consultó acerca del papel que juega Mendoza, en tanto provincia fronteriza, dentro del proceso de integración binacional.

“Yo creo que Mendoza debe ser la capital del Mercosur, es claramente el poniente, la ciudad argentina que está llamada a esta vinculación”, respondió el diplomático. Explicó que nuestra provincia constituye un punto neurálgico en la articulación bilateral que constituye a Chile en una plataforma comercial de enormes proyecciones,  cuya “llave puede encontrarse en Mendoza”, aseguró.

 También hizo referencia a las obras de conectividad física que se están desarrollando en la actualidad y que contribuirán al “cambio cualitativo de enorme trascendencia que se provocará en la región”.

En concreto se refirió al llamado Corredor Bioceánico Aconcagua, que se encuentra en plena construcción. El mismo tendrá un recorrido que irá desde el océano Pacífico hasta el Atlántico, y que incluye un tren ferroviario de baja altura. El objetivo es descomprimir el paso Cristo Redentor. Esto dará respuesta a la demanda de transporte insatisfecha, optimizando así todos los tipos de integración bilateral.

Chilenos radicados en Mendoza exigieron su derecho a voto

Apenas iniciada la conferencia del embajador Adolfo Zaldívar Larraín, un grupo de personas de nacionalidad chilena irrumpió en el cilindro central del CICUNC reclamando más “democracia para Chile”.

Con banderas que portaban leyendas en repudio a la represión que el pueblo mapuche sufre en tierras chilenas y en oposición al gobierno del presidente Sebastián Piñera, los manifestantes pudieron expresarse con total libertad frente al diplomático y a las autoridades presentes, entre ellas el rector Arturo Somoza; el ministro de gobierno, Félix González,  y cónsules de diferentes países.

El momento de mayor tensión se vivió cuando los hombres cuestionaron de manera directa al embajador por “la falta de derecho a voto” que sufren los chilenos residentes en Argentina. Uno de ellos aseguró que lleva cinco años viviendo en nuestro país y que estuvo imposibilitado de ejercer su derecho ciudadano en la elección general de marzo de 2010 en la que Piñera resultó electo Presidente de Chile.

Una vez expresados sus reclamos, los manifestantes se retiraron pacíficamente del recinto y Zaldívar continuó con la disertación.