Derecho a la educación en contextos de encierro

Sólo el 30% de la población total de personas privadas de su libertad tiene acceso a la educación, hay una escasa infraestructura para poder brindar el derecho a la educación, títulos de especialización a docentes de nivel nacional que apuntan a la capacitación de docentes para educar en contextos de encierro que en Mendoza no se dictan; son algunos de los temas que Jorge Galleguillo –director de Educación de Jóvenes y Adultos- habló con NU Digital.

Derecho a la educación en contextos de encierro

Foto: Web

Sociedad Unidiversidad por Analía Martín / Publicado el 05 DE JULIO 2011

En el marco de la I Jornada sobre Trayectorias Educativas en Contextos de Encierro que se llevo adelante en la UNCUYO, emprendido por la Secretaria Académica y la Secretaria de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional de Cuyo, NU Digital habló con Jorge Galleguillo respecto al derecho de la educación a las personas que se encuentran privadas de su libertad.

Cuando una persona es detenida y tiene que cumplir una condena, el único derecho que se le suprime es de transitar libremente por el país, el resto de los derechos como la alimentación, vestimenta, trato digno y educación, entre otros, deben garantizarse. Aprovechando la vista del Director de Educación de Jóvenes y Adultos, Jorge Galleguillo, NU Digital le consultó respecto a la educación en contexto de encierro.

La educación es un derecho fundamental de todas las personas, al respecto y haciendo referencia a la educación en contexto de encierro Galleguillo expresó que “la ley Nacional de Educación la establece como una de las ocho modalidades del sistema educativo nacional y eso nos da un marco para priorizar la educación en estos contextos de fuerte adversidad. Para el gobierno de la provincia es muy importante trabajar priorizando estos contextos porque los sujetos que hoy ahí están deben tener solamente prohibido su derecho al tránsito no a la educación”. Pero resulta que muchas veces se prefiere estudiar alguna carrera terciaria por una cuestión de interés y accesibilidad, a la cual las personas en contexto de encierro no pueden acceder, ante esta falta el Director de Educación de Jóvenes y Adultos comentó que “afortunadamente en la provincia tenemos el convenio en la universidad desde el año 2008 y tenemos las carreras universitarias habilitadas para que aquellos que tengan el nivel secundario puedan continuar; pero eso no quita que se incorporen carreras de nivel superior provenientes de los institutos de formación docente o tecnicaturas que tiene la dirección general de escuela. Alentamos a que toda las unidades académicas de nivel superior que sean factible se incorporen al contexto de encierro.” Para que esto se haga efectivo Galleguillo dijo que “hace falta mucho trabajo de coordinación. Afortunadamente la Universidad lo ha podido hacer con el sistema de tutores y con todo una predisposición para lograrlo y bueno también estamos en tratativas con la Dirección de Educación Superior de la DGE para que se vea que, habiendo otras unidades académicas que lo han logrado, también lo puedan lograr los institutos”.




En Ministerio de Educación de la Nación está implementando un pos título a docentes donde se los prepara para la tarea de educar en situación de cárcel. En la provincia esta iniciativa esta frenada, al consultar a Jorge Galleguillo al respecto comentó que “es una de las incorporaciones por las cuales estamos trabajando para poder adherir junto con un lote de provincias que estamos en ese proceso. Creemos que es una cuestión estructural que hay que abordar pero en estos lugares de gobierno en los que uno está entiende que tiene que tener paciencia en algunos ítems y no perder de vista el objetivo de lograrlo. Somos optimistas y creemos que lo podemos lograr, en lo posible, en el segundo semestre de este año”.

Actualmente sólo el 30% de la población de la cárcel tiene acceso a la educación aunque según Jorge Galleguillo la situación era peor a comienzos de la actual gestión de gobierno. “Hacia el comienzo del comienzo de la gestión del gobierno provincial sólo un 10% de la población estaba escolarizada, hoy casi 4 años después hoy un 30%. Eso es estimativamente el número actual pero, mirándolo como un proceso, se ha avanzado aunque no estamos en el ideal que buscamos que es que todas las personas que quieran estudiar lo puedan hacer”. Para alcanzar el ideal hace falta mejorar muchas de las condiciones en las que se encuentra la cárcel como edificio y como institución; entre las que Galleguillo destacó la infraestructura edilicia. “Tiene que haber mejor infraestructura edilicia, escolar, que básicamente hoy eso es una gran limitante. Hay poco espacio escuela en los contextos de encierro. Nosotros hemos puesto también varios turnos de clases para que existan profesores turno mañana, intermedio y tarde pero también la dotación docente es otro de los elementos que influyen y luego también el sistema penitenciario no permite que todas las personas privadas de la liberta puedan estudiar. Hay un sistema de conceptos que sólo los detenidos que tienen “concepto” son habilitados a tomar clases, hay un sistema que funciona en el sistema penitenciario y que también entre todos deberíamos ver de modificar para poder resguardar el derecho a la educación”.

Una vez que la persona que se encuentra en situación de cárcel concluye sus estudios y su pena, se enfrenta a la difícil tarea de poder ejercer su título, Galleguillo al respecto dice que existe un “organismo, que es la dirección de “Promoción del Liberado”, que justamente tiene ese objetivo de acompañar a las personas los primeros tiempos a penas recupera su libertad. Pero, de todas maneras, hay además una tarea de reflexión como sociedad que tenemos que darnos todos para posibilitar que empresarios, y demás tipo de empleadores, puedan tomar a las personas que buscan trabajo cuando se salen de estos contextos. Hay en ese sentido una tarea cultural que hacer”.