Villa Las Cuevas

Dónde lo buscan.

Villa Las Cuevas

Villa Las Cuevas. Foto: Axel Lloret.

Ciencia Unidiversidad Especial El niño de Las Cuevas / por Milagros Martín Varela / Publicado el 02 DE FEBRERO 2017

La Villa Las Cuevas es un valle cordillerano ubicado a 200 kilómetros de la Ciudad de Mendoza y sobre los 3500 metros de altura sobre el nivel del mar. Pertenece al departamento de Las Heras y está sobre la Ruta Nacional N.º 7, cerca del Paso Internacional Cristo Redentor.

La localidad se fundó a fines de la década de 1950, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, y fue bautizado en un principio como la “Villa Eva Perón”.

El paisaje actual, dicen los arqueólogos, es muy distinto del que fue siglos atrás. Sin embargo, cada época histórica parece haber dejado un vestigio, un pedacito de sí misma en Las Cuevas.

 

 

Para empezar, hace 12 mil años hubo un derrumbe –posiblemente por un terremoto– que dejó al Norte del paisaje una ola de inmensas rocas que sirvieron de refugio para los habitantes en los inviernos. Cuando uno llega a la villa, pareciera que ese montón de rocas caerán encima de los autos que pasan por la ruta y los despistados mascullarán por lo bajo “¡Cómo no me di cuenta!”, al enterarse de que son producto de un derrumbe milenario. Esas guaridas son las que finalmente le dieron a la villa el nombre de “Las Cuevas”. También están a la vista las remanencias de un banco y del ferrocarril trasandino y, a mayor altura, un refugio de correos que se usó en el camino real durante el siglo XVIII.

El arquitecto Juan Carlos Marinsalda, jefe del Distrito Cuyo de la Dirección Nacional de Arquitectura del Ministerio del Interior de la Nación, explicó que esa ruta unía el puente Valparaíso, Santiago de Chile y el Río de La Plata. Los que andaban ese camino utilizaban el refugio para amortiguar las contingencias climáticas. Estos resguardos se pensaron estratégicamente, por un lado, para que el frío no matara a los transeúntes y, por otro, para obtener algún tipo de alimentación, ya que se construían en lugares con vegetación abundante.

 

Ahora los viajantes llegan a Las Cuevas como un lugar de paso, el tipo de sitio que se elige cuando la travesía se hace larga y se necesita pasar la noche. Hay un hostel, algunos kioscos y un restaurante. No obstante, la villa merece más atención turística y de los mismos mendocinos, una reanimación para que no permanezca escondida.

Como si todo lo mencionado fuese poco, además, Las Cuevas albergaba a un niño cuyos restos, de 5750 años de antigüedad, fueron descubiertos recientemente.

Artículos de Especial El niño de Las Cuevas

ciencia | especial el niño de las cuevas | hallazgo arqueologico | villa las cuevas