Inesperado y valioso avistaje de un gato andino en Mendoza

Estado y organizaciones ambientalistas activaron una investigación para proteger a este felino en peligro de extinción.

Inesperado y valioso avistaje de un gato andino en Mendoza

Foto: Alianza Gato Andino

Sociedad

Medio ambiente

Unidiversidad

Unidiversidad / Ernesto Gutiérrez

Publicado el 03 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Un ejemplar de gato andino (Leopardus jacobita) reapareció en los últimos meses en el sur de Mendoza, donde no se había localizado antes. Esto generó que se abriera una investigación para actualizar los conocimientos sobre la distribución geográfica del animal, que está en peligro de extinción.

Si bien hay un antecedente de 2005, cuando un guardaparques visualizó al felino cerca de la Caverna de las Brujas, en julio pasado llegó la sorpresa para ambientalistas y proteccionistas del felino cuando, cerca del embalse de Los Reyunos, en San Rafael, un joven que practicaba senderismo, Axel Yair Ruzo, tomó una fotografía del ejemplar. Lo primero que hizo Axel fue enviar la imagen a la Dirección de Recursos Naturales Renovables. De inmediato, la Secretaría de Ambiente provincial firmó una resolución para avanzar en una investigación.

Por el descubrimiento, la organizacion Alianza Gato Andino puso en marcha un nuevo relevamiento para la proteccion del felino. Foto: Alianza Gato Andino

Así, el departamento de Fauna de la Dirección de Recursos Naturales Renovables convocó a la organización Alianza Gato Andino para poner en marcha un nuevo relevamiento. Además, se implementaron protocolos técnicos de relevamiento de la especie y se acordó el trabajo en diversas áreas de Malargüe, en colaboración con Wildlife Conservation Society (WCS).

 

En busca del gato

Esta investigación se realizó durante julio bajo la modalidad de captura de imágenes por cámaras trampa, a cargo de la investigadora Rocío Palacios, coordinadora general de la Alianza Gato Andino, que dispuso 20 cámaras trampa para constatar la aparición del felino. Además, se aplicaron otras técnicas, como la colecta de heces frescas de felino pequeño para análisis genético y registro de signos de la comunidad de depredadores en cada sitio.

Cámaras trampa para constatar la aparición del felino. Foto: Alianza Gato Andino

“El método de cámara trampa cosiste en colocar cámaras por las zonas que el animal habita, por los senderos que suele recorrer, donde se encuentra material biológico. Se colocan cámaras con sensores de movimiento y así se captan los lugares que ronda”, comentó a Unidiversidad Rocío Palacios. “Más allá de la técnica, lo importante es que estamos hablando un rehallazgo, ya que no tiene precedentes por el lugar fitoambiental de su descubrimiento. No tiene precedentes, ya que es el registro más al sureste del centro de Argentina. Cañón del Atuel, Los Reyunos, son ambientes que no son andinos ni cordilleranos, es muy atípico encontrarlo en esas latitudes. Desconcierta a la comunidad científica en fauna”, remarcó Palacios. 

Por su parte, Jennifer Ibarra, de la fundación Cullunche, apuntó: “Descubrir una nueva población de gatos andinos es un hallazgo importante, dado lo elusiva y singular que es esta especie".

 

Amenazas

“Las principales amenazas para la conservación de este elusivo felino en la región son la cacería por parte de los pobladores, ya sea por represalia o provocada por perros sin control, y el desarrollo de actividades de industrias extractivas que no incluyen a la especie en sus estudios de impacto ambiental”, resaltó Rocío Palacios.

“Desde la Organización, lo que se busca es concientizar sobre el hallazgo, dialogar con los puesteros informales, (que sepan) que este animal no es un peligro para su ganado. Además de investigar en profundidad el inusual descubrimiento, buscamos concientizar a los pobladores”,  concluyó la investigadora.

Una de las principales amenazas para la conservación de este elusivo felino en la región es la cacería por parte de los pobladores

En tanto, el jefe del departamento de Fauna, Adrián Gorrindo, manifestó a este medio: “Esta dependencia de los roquedales (rocas), al estar naturalmente aislados en el paisaje y al carácter huidizo natural que tienen los pequeños felinos, han hecho que sea una especie muy poco conocida a nivel mundial y sea considerada en extinción”.

En particular, Gorrindo afirmó que la población de gatos andinos de Mendoza y del norte de Neuquén aparece como “genéticamente única y es fundamental conservarla, ya que puede proveer herramientas para la permanencia a largo plazo de la especie”.

 

Un felino particular

El gato andino es un felino solitario de tamaño pequeño, apenas un poco más grande que un gato doméstico, que habita en ambientes áridos, desde el centro de Perú hasta Mendoza y Neuquén en Argentina. Según indicaron desde la Secretaría de Ambiente, prefiere sitios aislados, caracterizados por la presencia de afloramientos rocosos donde habita su presa principal, el chinchillón (roedor de gran tamaño).

Presa principal del Gato Andino, el chinchillón. Foto: Alianza Gato Andino

Hasta ahora se creía que únicamente habitaba la cordillera andina, pero al verse amenazado su hábitat, también frecuenta la estepa patagónica en las elevaciones más bajas, según un nuevo estudio publicado por la Wildlife Conservation Society y Alianza Gato Andino.

mendoza gato andino hallazgo sur provincia investigacion