Lesa Humanidad: nuevo testimonio incrimina a Miret y a sus socios

En la jornada de ayer del juicio contra los represores declaró el actor David Blanco. Relató las múltiples torturas a las que fue sometido en el centro clandestino D2 y señaló a Gabriel Guzzo,  Luis Miret, Otilio Romano, todos funcionarios de la justicia mendocina, como cómplices de los genocidas.

Lesa Humanidad: nuevo testimonio incrimina a Miret y a sus socios

Gentileza Tribunales Federales

Sociedad Unidiversidad por Penélope Moro / Publicado el 17 DE DICIEMBRE 2010


David Agustín Blanco era actor de un elenco de teatro independiente en la década de los 70 y trabajaba en el ex Banco de Mendoza donde era delegado gremial. Acusado de "subversivo" fue detenido en junio de 1976 y liberado en 1983.



Como otro de los testigos sobrevivientes a los delitos de lesa humanidad que en esta capital cometieron ex-militares y ex-policías con la connivencia de algunos jueces y fiscales de la justicia federal, Blanco reiteró denuncias que anteriores ex presos en el D2 formularon al mismo tribunal.

En la décimo primera sesión de juicios orales iniciados en noviembre pasado contra ocho ex-militares y policías, Blanco reconoció en fotos a once de sus captores y detalló las torturas que sufrió durante su detención en Mendoza antes de ser trasladado a penales de Sierra Chica y La Plata hasta 1983.

El testigo indicó que mientras era torturado para que revelara nombres de otros "subversivos", sus captores también le decían que su mujer, embarazada por aquel entonces, también estaba siendo sometida a vejámenes similares y que había perdido el embarazo.

Blanco también reveló que "no sólo las mujeres presas en el mismo lugar fueron violadas sexualmente por los represores, sino que también a varios hombres les introducían elementos metálicos en sus partes íntimas".

Por otro lado Blanco relató que a través de su padre presentó pruebas de los tormentos en cautiverio y que el juez Daniel Guzzo libró un oficio para su libertad, pero el fiscal Otilio Romano (actual juez imputado) desestimó el oficio y la cámara que integraban los jueces Luis Miret, Roberto Urritigoitia y Julio Soler Miralles lo condenaron a seguir preso.

Trasladado a un penal de La Plata "el médico que me revisa al ingresar determina que las cicatrices en el cuerpo por las torturas tienen meses de antigüedad", sostuvo Blanco.

El martes próximo continuarán los juicios orales con las declaraciones de los “testigos generales”, los debates se extenderán hasta el 23 de diciembre y retomarán el 10 de enero según informó Juan Antonio González Macías, presidente del Tribunal.