Juicio por Gisela Gutiérrez: el jurado no consensuó un veredicto unánime y el acusado fue absuelto

El jurado popular se estancó en la deliberación y, en consecuencia, el juez absolvió al imputado. Para el jurado, la prueba no fue suficiente para condenar a Héctor Díaz Tejera como responsable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Juicio por Gisela Gutiérrez: el jurado no consensuó un veredicto unánime y el acusado fue absuelto

Luego de que el jurado popular se considerara estancado en la deliberación, el juez absolvió a Héctor Díaz Tejera en el juicio por la desaparición de Gisela Gutiérrez. Imagen: captura SIJUMTV

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 04 DE NOVIEMBRE DE 2022

El debate comenzó el lunes, con los alegatos iniciales del fiscal Carlos Torres; la querellante Natalia Lorenzo, en nombre de Ramona Bazán, madre de la víctima, y el defensor Diego Pablo Enrique Guevara, representante del imputado, Héctor Díaz Tejera. Martes y miércoles fueron destinados a escuchar testimonios. Este jueves, luego de los alegatos de cierre, el jurado deliberó y no llegó a un veredicto unánime. El juicio terminó sin responsables. Afuera, familiares y organizaciones mendocinas aguardaron el resultado con las consignas #JusticiaPorGisela y #FueFemicidio.

Hubo múltiples testigos. Declararon familiares y amistades de Gisela; personas que prefirieron proteger su identidad; personal del Cuerpo de Canes de la Policía, una antropóloga forense y funcionarias judiciales. Las pruebas objetivas, aseguró Torres, apoyan la tesis de la acusación. El desafío para la parte acusadora era hacer el jurado adoptara la postura de que puede haber homicidio aún sin haber encontrado el cuerpo.

Sin embargo, el jurado consideró que la prueba era insuficiente para ponerse de acuerdo y la unanimidad es un criterio imprescindible en un juicio de este tipo. “¿Hay probabilidad razonable de que el jurado alcance unanimidad?”, preguntó el juez. "La realidad es que estamos estancados, señor juez, así que considero que no", respondió el representante. El jefe de fiscales de Homicidios, Fernando Guzzo, dijo que no iban a continuar la acusación y el querellante, Fernando Peñaloza, aseguró que luego de charlar con la familia de Gutiérrez también acordaron respetar esa decisión.

Gisela Gutiérrez fue vista por última vez el 19 de julio de 2015, en el Barrio La Favorita, luego de que denunciara que era explotada sexualmente. Gisela estaba embarazada, producto de una violación que también había informado a la justicia. Tenía dos niños y una niña que ahora están a cargo de Ramona Bazán, su madre. La mujer radicó la denuncia ante la fiscalía recién 48 horas después de la desaparición de su hija porque en la comisaría le habían dicho que tenía que esperar ese tiempo.

 “Somos conscientes de las dificultades que ha tenido la justicia en investigar este hecho”, sostuvo el abogado Fernando Peñaloza, también querellante, en el alegato de cierre. Pero “las personas no desaparecen, las mujeres no desaparecen. Paola Gisela Gutiérrez no desapareció. Decir que está desaparecida es quitarle entidad como persona, como sujeto. Es quizás pensar que se perdió, que no está, que se fugó o que es algo etéreo”.

Entonces, propuso el letrado, si se descarta la hipótesis de asesinato en manos de Héctor Díaz Tejera tiene que haber otra hipótesis. Porque no es producto de la casualidad que Gisela Gutiérrez no esté, sino de la causalidad que la acusación propuso con la reconstrucción del hecho y la acusación del procesado.

gisela gutiérrez desaparecida mendoza homicidio