La igualdad real es igualdad de derechos, "lo demás es purplewashing”

Adidas dio a conocer la nueva camiseta suplente de la selección argentina de fútbol: será en tonos violeta, color que históricamente identificó al feminismo, para transmitir un mensaje a favor de la igualdad de género. Llovieron las críticas por usar una lucha como estrategia de marketing.

La igualdad real es igualdad de derechos, "lo demás es purplewashing"

El mensaje de inclusión se debilita cuando esconde una estrategia de marketing. Foto: Télam

Sociedad

Sexo, género y diversidad

Unidiversidad

Julia López

Publicado el 30 DE AGOSTO DE 2022

A pocos meses del inicio de la Copa Mundial de Fútbol, Adidas presentó la nueva camiseta alternativa de la Selección Argentina y aseguró que eligió el violeta a modo de mensaje por la igualdad de género. Sucede que, a nivel mundial, es el color que referencia a los feminismos y, desde ese sector también, las críticas no tardaron en aparecer. Fundamentalmente, aseguran, porque no es un apoyo real a las luchas contra las desigualdades, sino solo purplewashing, es decir, una estrategia de marketing.

La expresión “purplewashing” proviene de la contracción de dos palabras en inglés: purple (morado o púrpura, similar al violeta) y whitewash (lavar o encubrir), y hace referencia a las campañas, comerciales o políticas, que, para promocionar algo, apelan al compromiso con la igualdad de género. El término se usa, también, cuando se recurre al feminismo para justificar la xenofobia y, particularmente, la islamofobia.

“La nueva remera alternativa de la Selección transmite un poderoso mensaje de igualdad de género, alineado a los valores de diversidad e inclusión que nuestra marca promueve. A través del deporte, tenemos la oportunidad de cambiar la vida de las personas, y el fútbol es uno de los instrumentos ideales para transformar la realidad”, dijo Pablo Lamo, gerente general de Adidas Argentina.

La desigualdad real que existe entre los géneros, especialmente en espacios históricamente masculinizados, como es el caso del fútbol, hace que esta estrategia no solo sea insuficiente, sino que, además, opaque las luchas reales. Las reacciones en contra no se hicieron esperar: “Igualdad es igualdad de derechos, lo demás es purplewashing”, escribió la socióloga Eleonor Faur en Instagram.

 

“Me encanta la camiseta alternativa, pero la igualdad de género pasa por sancionar a jugadores violentos, por igualdad de condiciones en las contrataciones, por incluir a todes en el fútbol. Creo que hay que hacer más que una camiseta. O quizás AFA se contagia y empieza a ponerse las pilas”, comentó Florencia Policastro, periodista, en la publicación de Emergentes.

También hubo en redes quienes se manifestaron a favor del mensaje que la marca dice transmitir, apelando a la desigualdad de derechos que existe “particularmente en Catar”. Sin embargo, forma parte del mismo fenómeno del purplewashing: la islamofobia pone el foco en las deudas sociales y políticas de los países musulmanes y, en realidad, en los países occidentales tampoco hay igualdad de derechos entre varones, mujeres y personas LGBTIQ+.

 

Las preguntas que quedan, no menos importantes, pasan por saber si dentro de la empresa Adidas hay políticas por igualdad de género, es decir, quiénes ocupan los cargos de poder, si las plantas laborales tienen una composición justa, si hay diferencias salariales, si incluyen a personas trans, etc. De Argentina, no hay datos precisos, pero al menos en Adidas de Inglaterra, las mujeres cobran el 11,4 % menos que los varones, según un bot inglés que procesa brechas salariales en el ámbito privado.

purplewashing camiseta alternativa selección argentina