Pakapaka inaugura el primer Consejo de Niños y Niñas

Será federal y lo integrarán 16 infantes de 7 a 10 años, quienes analizarán y propondrán contenidos a la señal pública. Tendrá el apoyo de Unicef y de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, entre otros organismos. Los detalles.

Pakapaka inaugura el primer Consejo de Niños y Niñas

Foto: Télam

Cultura Unidiversidad Televisión / por Télam / Publicado el 24 DE ABRIL 2021

Con una reunión virtual en la que aparecieron inquietudes en torno al medioambiente, la violencia entre pares y de género y la pobreza, la señal infantil pública Pakapaka inauguró esta semana y de modo formal el primer Consejo de Niños y Niñas, cuyo fin es la generación de espacios de participación como un ejercicio de construcción de ciudadanía desde las infancias.

"Esta es una propuesta que hay que leerla como parte de una política pública que apunta a generar mecanismos articulados y sostenidos de participación de las infancias. En este caso vinculado con los medios y concretamente con los medios públicos", manifestó Cielo Salviolo, directora de la señal, en una charla con Télam.

El proyecto reúne a chicos de 7 a 10 años de distintas partes del país en encuentros mensuales virtuales, desde abril hasta diciembre, en un espacio de participación con el propósito de imaginar, analizar y crear propuestas culturales.

El Consejo estará en permanente vinculación con el canal y contará con el apoyo de Unicef Argentina, la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), la defensora de los derechos de niñas, niños y adolescentes y la Defensoría del Público.

"Hablamos con la gente de la Senaf y ellos lanzaron también un consejo de adolescentes para discutir sobre políticas públicas y vamos a hacer un encuentro entre ambos consejos. Estos son dos ejemplos que hablan de la generación de espacios de participación como un ejercicio de construcción de ciudadanía desde las infancias", remarcó Salviolo, quien ya había estado a cargo del canal en sus inicios hace más de una década.

El objetivo principal del proyecto es que las voces de las infancias sean parte activa del diseño del canal, para fortalecer la participación colectiva y el derecho de los chicos y chicas a expresarse libremente, comunicar, actuar e intervenir desde el arte y la cultura.

El consejo está compuesto por 16 chicos y chicas, dos integrantes por región, con representatividad y diversidad de géneros; y estará coordinado por un equipo de personas adultas del canal.

Con una modalidad de taller, cada edición del comité funcionará por un período de nueve meses, que se extenderá desde abril hasta diciembre de cada año.

Para la conformación del primer consejo se trabajará con niños y niñas que hayan participado del programa Seguimos Educando, en la franja de segundo, tercero, cuarto y quinto grado.


Télam: ¿Cómo surge este proyecto?
Cielo Salviolo: Desde el año pasado, que retomamos la gestión, teníamos en mente cómo generar mecanismos de participación de chicos y chicas en el diseño, no solo validando un contenido ya hecho, sino en cómo poder pensar con ellos. Buscamos distintas formas y quizás esta es la más institucionalizada que encontramos. La idea no es solo intercambiar qué les pareció un contenido ya hecho, sino qué cosas quieren ver. El objetivo principal es pensar con ellos las pantallas. Hubo una primera reunión de bienvenida en la que aparecieron temas que quieren ver en los contenidos y que están en línea con lo que pensamos para este año. Entre los más mencionados está "medioambiente" y "violencia entre pares" y también apareció "violencia de género" y "pobreza", temas de una profundidad enorme. Esto habla de dónde están poniendo la mirada.

T: ¿Qué dice esta iniciativa de la visión que tiene el Estado sobre las infancias?
CS: Que ellos puedan participar de la creación de contenidos, sobre todo con las bajadas de línea que hay hoy, que en algunos casos son bastante violentas, y que del otro lado haya una escucha me parece que es un hito no solo para la señal, sino para los medios en general. Es un hito que el espectador y en este caso los chicos puedan participar de la creación de contenidos, es una experiencia inédita, sobre todo, de los medios públicos. Buscamos darles un lugar de protagonismo, que sus voces tengan un espacio generando ámbitos de escucha y eso que los pibes y pibas dicen tenga un impacto concreto después; en este caso en la pantalla, o en un programa dirigido a los adolescentes, como es el caso del proyecto de la Senaf.

T: ¿Cuál fue el criterio para la selección de la edad de los consejeros?
CS: Nuestro grupo más fuerte, más fiel y más sostenido de audiencia está entre los seis y los nueve años. Si bien la señal genera contenido para chicos de 10, 11 y 12 nos es muy difícil llegar a esa franja de edad, ya que no están mirando en general canales porque la tendencia es ir a contenidos en otros formatos. Y con los más chiquitos nos es difícil sostener vía Zoom una dinámica de trabajo regular a lo largo de un año.

T: ¿Qué tuvieron en cuenta para la elección de los chicos que conforman el consejo?
CS: Hicimos una encuesta a todos los chicos que participaron del programa Seguimos Educando para relevar quiénes tenían interés. De los ochenta y pico que contestaron que les interesaba hicimos otra encuesta con una serie de preguntas para sondear sus inquietudes y sus ganas de participar, y a partir de esas respuestas tuvimos un criterio de representación tanto de género como federal. Establecimos dos consejeros por región, salvo en la provincia de Buenos Aires, que como es más populosa tiene más representantes. Básicamente, el criterio fue la diversidad. A su vez, los 16 consejeros tienen suplentes, porque puede pasar que alguno de los chicos pierda el entusiasmo.

T: ¿Hay alguna consigna previa a cada encuentro?
CS: La planificación. Armamos una grilla en la que cada encuentro tiene un tema. Por ejemplo, la próxima reunión es sobre Zamba. Entonces antes de esa fecha les mandamos un material, que puede ser un video, y luego cada uno tiene su dinámica. Siempre planteando el tema desde lo lúdico.

T: Con el aporte que realizarán los chicos en el Consejo, ¿creés que se puede generar una programación que estimule el pensamiento crítico y analítico de los espectadores de la señal?
CS: Vamos a buscar que eso suceda, es una premisa que el canal tuvo siempre. Si bien es una señal educativa nos hemos apartado de la bajada de línea dura porque entendemos que el impacto educativo es invitar a pensar y dar recursos para que eso ocurra. Los chicos seguramente tengan críticas sobre el canal y hasta ahí queremos llegar. La apuesta de trabajo con este consejo y la importancia de que este se sostenga en el tiempo, con los chicos que se van a ir sumando, ya sea el año que viene o en reuniones ampliadas, es que tendremos chances de generar audiencias más críticas.

T: Al ser una propuesta federal y teniendo en cuenta que la mirada de un chico del interior es distinta a la de otro de CABA o del conurbano, ¿cómo piensan ensamblar las propuestas?
CS: La diversidad debe atravesar a toda la programación. Lo que interpela en términos de diversidad es la pantalla, no un solo programa, y también los proyectos especiales que pensamos para las redes, como hicimos el año pasado con "Ventanas al mundo" y que ahora se estrena la serie, donde podemos ver cómo vivió la pandemia un chico que vive en un departamento y otro que vive en comunidad. Una programación con distintas miradas incluye un personaje como Zamba, que es de Clorinda, Formosa, pero que también haya otro de clase media urbana, como fue Uli o una princesa como Medialuna vinculada a la cultura de los pueblos originarios de América Latina.