Las clases, la presencialidad, Fernández, Larreta y un debate que recién empieza

La decisión del Presidente de suspender la presencia en las aulas ante el pico de contagios en esta segunda ola generó un duro cruce con la oposición, en particular, con Juntos por el Cambio.

Las clases, la presencialidad, Fernández, Larreta y un debate que recién empieza

Foto: Télam

Sociedad Unidiversidad Rebrote COVID / por Agencia Télam / Publicado el 16 DE ABRIL 2021

El incremento del 25 % de la circulación y el uso del transporte público en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), así como el aumento "exponencial" de contagios en la franja de edad que va de los 9 a 18 años, motivaron al Gobierno nacional a suspender temporalmente las clases presenciales por 15 días, una decisión que fue objetada ante la Corte Suprema de Justicia por la gestión porteña, que presentó hoy una acción declarativa de inconstitucionalidad. En su presentación, el Gobierno porteño sostiene que el decreto "viola la autonomía de la Ciudad" e "implica una virtual intervención federal, porque se arroga potestades sobre competencias locales en salud y educación".

"Desde que volvieron las clases presenciales, fue exponencial el crecimiento de los contagios entre los 9 y los 18 años", le explicó este viernes el presidente Alberto Fernández al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en una reunión que mantuvieron en la residencia de Olivos.

En una rueda de prensa posterior, el mandatario aseguró: "Los datos científicos dan cuenta de que el problema no ocurre en los colegios sino que detrás de la presencialidad de alumnos se genera todo un movimiento social que incrementa mucho la circulación ciudadana". Los dos argumentos del Gobierno nacional para explicar la decisión de suspender temporalmente la presencialidad en las escuelas fueron expuestos en los considerandos del Decreto de Necesidad y Urgencia 241/2021, publicado hoy en el Boletín Oficial, con las medidas restrictivas que entraron en vigencia en el primer minuto de hoy y que incluyen la restricción para circular entre las 20 y las 6 de cada día.

"Se reconoce sin dudas la importancia de la presencialidad en la actividad escolar, pero la situación epidemiológica en el AMBA demuestra una gravedad que exige la adopción de medidas inmediatas para disminuir la circulación de las personas, con el fin de disminuir, también, la velocidad en el crecimiento de los contagios", dice el DNU en sus considerandos.

Además, en la norma se señala que el Gobierno nacional "comparte el criterio" de que la suspensión de la presencialidad en las aulas debe llevarse adelante "por el menor tiempo posible, tal como han indicado prestigiosos organismos vinculados a los derechos de niños, niñas y adolescentes, como Unicef y la Sociedad Argentina de Pediatría".



Coordinar en tensión

El presidente Alberto Fernández recibió hoy en Olivos al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, al que convocó a coordinar en forma conjunta y día a día la ocupación de camas en la ciudad y el cumplimiento del decreto que entró en vigencia, que incluye la suspensión por 15 días de las clases presenciales en el AMBA, pese a la falta de acuerdo en ese punto con el titular del Ejecutivo porteño. Luego del encuentro que se desarrolló en el despacho que el jefe de Estado tiene en la residencia de Olivos, Fernández señaló que se trató de una "charla con mucho respeto", con "vocación para encontrar salidas" ante las divergencias que surgieron luego del anuncio de nuevas medidas restrictivas para frenar la ola de contagios en el marco de la segunda ola de coronavirus.

La principal desavenencia entre ambos está en la suspensión de la presencialidad escolar que desde el próximo lunes y por 15 días regirá en el AMBA, una medida que el Presidente calificó como necesaria para "reducir drásticamente la circulación de personas" y, con ella, la circulación viral. Durante la reunión, el Presidente dijo haber escuchado los reclamos del jefe de Gobierno, pero le subrayó que no son medidas "antojadizas", ya que "solo reduciendo el contacto humano" es posible bajar la cantidad de casos.

"Sé que él (por Rodríguez Larreta) no está de acuerdo; haré todos los esfuerzos para que la presencialidad pueda volver con más garantías y más cuidados", afirmó el mandatario.

Sí, en cambio, se explicó que se acordó hacer un monitoreo del nivel de saturación de camas que, en la actualidad, cuenta entre sus ocupantes a personas con otras patologías y que, en algunos casos, pueden ser liberadas gracias a la reprogramación de tratamientos. El Presidente también afirmó haberle dicho personalmente al jefe de Gobierno que ayer, durante la conferencia de prensa que brindó, "mintió" sobre la llegada de vacunas al país, pero estimó que Larreta estaba brindando un discurso a la medida de sus seguidores, en el que hubo varios puntos no ajustados a la verdad.

"Fue muy injusto, ingrato y se equivocó. Estaba muy exaltado hablándole a su público. Lo que dijo es mentira", dijo Fernández en la rueda de prensa en Olivos.

En ese mismo sentido, Fernández lamentó que el titular del Ejecutivo porteño, mientras dialogaba hace unas semanas para coordinar con él esfuerzos sanitarios, haya firmado "algo totalmente distinto" en la mesa nacional de referentes de Juntos por el Cambio. El jefe de Estado evitó decir si detrás de los pedidos de Rodríguez Larreta se encuentran las motivaciones electorales del expresidente Mauricio Macri y de la exministra Patricia Bullrich, pero apuntó fuertemente contra la dirigente por el cacerolazo que encabezó en los últimos días. "La he visto pasar por muchos lados, discurrir por muchos lugares y la he visto terminar en el ocaso, que es el lugar donde está ahora", dijo Fernández sobre Bullrich.

Finalmente, el Presidente ratificó la vigencia del DNU y afirmó que se debe actuar con "mucha tranquilidad" para "recuperar el diálogo" y superar el momento epidemiológico actual.