Los efectores públicos de salud contarán con mifepristona para realizar abortos

El medicamento, combinado con misoprostol, es considerado en medicina el “estándar de oro” en interrupciones del embarazo. Su uso no estaba habilitado en Argentina pero, con autorización de la ANMAT, la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva incorporó el combo a su canasta de insumos.

Los efectores públicos de salud contarán con mifepristona para realizar abortos

Foto: www.asetena.com

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 10 DE JUNIO DE 2022

La Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva de la Secretaría de Acceso a la Salud del Ministerio de Salud de la Argentina incorporará en su canasta de insumos el combo de mifepristona y misoprostol para realizar interrupciones de embarazos.  La novedad es la incorporación de la mifepristona, cuyo uso no estaba habilitado en Argentina a pesar de que, combinada con misoprostol, se considera el estándar de oro en procedimientos de abortos,

El “combipack” que se introducirá está compuesto por un comprimido de 200 miligramos de mifepristona y cuatro comprimidos de 200 microgramos de misoprostol. Hasta el momento, los abortos medicamentosos eran realizados únicamente con misoprostol pero con una dosis mucho mayor: en general, doce comprimidos en total si el embarazo cursa el primer trimestre de gestación. Sin embargo, los criterios de utilización de la mifepristona ya estaban detallados en el Protocolo para la atención integral de personas con derecho a la interrupción voluntaria y legal del embarazo, actualizado en 2021.

Los tratamientos disponibles serán 25500 y se distribuirán, con autorización de la ANMAT, entre los efectores públicos de todo el país en el transcurso de 2022. La marca del producto es Medabon y actualmente se comercializa en países como Reino Unido, Holanda y Suecia. Para la disponibilidad de la medicación se contó con el apoyo de Fòs Feminista, una alianza internacional para la salud, los derechos y la justicia social y reproductiva.

“El uso de la mifepristona y misoprostol combinado para la interrupción del embarazo es, según la evidencia consolidada de más de una década, uno de los procedimientos más seguros y eficaces para esa práctica”, puntualiza la comunicación oficial. La OMS considera a estos medicamentos como esenciales para proveer servicios de salud de calidad y lo ha confirmado en el documento Directrices sobre la atención para el aborto, de reciente publicación.

La incorporación del combipack se hace en consonancia con la ley 27610, que  establece en su artículo 5 que se deben “ofrecer servicios en consonancia con los mejores estándares basados en las evidencias, tal como recomienda la Organización Mundial de la Salud”. En este marco se contempla la necesidad de asegurar la disponibilidad y el acceso a las tecnologías y medicamentos adecuados para la interrupción del embarazo.

En esta primera fase de implementación de estos tratamiento, el comunicado oficial sugiere, basado en evidencia citada, grupos en los que priorizar su utilización. Se refiere a mujeres o personas con capacidad de gestar con dos o más cesáreas previas, independientemente de la edad gestacional; a infancias y adolescencias de hasta 15 años; y a interrupciones legales de embarazos a partir de las 15 semanas de edad gestacional.

Para asignar los tratamientos a cada provincia, se tuvo en cuenta, por un lado, la cantidad de tratamientos disponibles y los grupos priorizados y, por otro, la información de cada jurisdicción: interrupciones informadas en 2021, porcentaje de solicitud de interrupciones en segundo trimestre tardío, embarazos no intencionales en menores de 15 años, personas con capacidad de gestar que hayan tenido al menos  2 cesáreas.

 

Tabla: Distribución de tratamientos combipack por provincia para primera fase.

A pesar de la importancia demostrada en múltiples estudios y recomendaciones internacionales, aún no hay novedades oficiales sobre la producción nacional de mifepristona. Por su parte, el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de la provincia de Santa Fe fabrica misoprostol para abastecer al sistema nacional de salud.

¿Cómo funciona el tratamiento combinado? La mifepristona es un antiprogestágeno, es decir que inhibe la progesterona y puede reducir y hasta detener el crecimiento de un embarazo. A continuación se coloca el misoprostol, que provoca contracciones uterinas para la expulsión del saco gestacional. Debido al efecto del primer medicamento, es posible reducir la cantidad del segundo.

Fuente: Comunicado de la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva

aborto legal mifepristona y misoprostol interrupción del embarazo