"Los padres ven en los privados la seguridad de que van a estar abiertos"

La titular de la DGE, María Inés Abrile de Vollmer, entiende la migración a la educación privada, pero defiende las cifras oficiales.

"Los padres ven en los privados la seguridad de que van a estar abiertos"

María Inés Abrile de Vollmer, Directora General de Escuelas

Sociedad

Educación

Unidiversidad

Gabriela Ceppi

Publicado el 01 DE JUNIO DE 2015

La inversión pública aumentó y la cantidad de posibilidades para permanecer en la escuela crece día a día, al menos en lo formal. Pero, en los números, se ve claramente que hay una migración sostenida de los chicos de la primaria estatal hacia el sector privado. De los que asisten al sistema educativo, el 17,09 % de los padres elige colegios privados para enviar a sus chicos, 4 % más que en los últimos 10 años. Estos datos son oficiales, pero otras mediciones hablan de un crecimiento aún mayor y reportan un nivel de migración del 8 % en una década.

María Inés Abrile de Vollmer, quien lidera los destinos de la educación pública y privada en la Provincia, intenta dar respuestas al fenómeno, que no es exclusivo de ciertas clases sociales, y muestra variables relacionadas con lo demográfico y la movilidad laboral de sus padres.

Si analizamos el proceso de escolarización primaria de los últimos años, ¿se puede decir que la matrícula ha crecido más en el sector estatal o en el privado?

Ocurren fenómenos diferentes en todos los niveles. En el inicial, por ejemplo, creció el sector estatal. Pero en el nivel primario, si comparamos 2003 con 2013, las privadas crecieron 4 %. Esto porque en 2003, el 13,3 % de los chicos iba a escuela privada y el 86,7, a estatal. Ya en 2007 los privados subieron a 15,4, mientras que los estatales bajaron a 84,6. Tres años después, en 2011, la matrícula en el sector privado alcanzaba el 16,7 % mientras que en el ámbito estatal se daba educación al 83,3 % de los chicos. Así en 2013, lo privado marcó 17,09, mientras que lo estatal, 82,91 %.

¿Por qué la migración hacia las escuelas privadas se sostiene y esto se puede ver en las estadísticas oficiales y extraoficiales?

Se combinan varios factores. Por un lado, los procesos de huelga que impidieron en los últimos años que los chicos tuvieran clases todos los días. Lo que se puede ver es que los padres y madres que trabajan, necesitan que los chicos tengan clases todos los días, porque no tienen dónde dejarlos durante esas horas. La verdad es que los padres ven en los establecimientos privados la seguridad de que van a estar abiertos.

¿Considera que los paros recurrentes en el sector estatal pueden ser apuntados como el único o más importante de los desencadenantes?

No, para nada… Hay familias que eligen escuelas menos “mezcladas”, o con contenidos religiosos. Esto quiere decir que algunos padres piensan que en las escuelas privadas hay chicos con mejores capacidades y por eso deciden hacer el esfuerzo.

¿Puede haber un decaimiento en los contenidos de la estatal?

Los contenidos son exactamente los mismos y están fijados por el Estado. Lo que puede suceder es que estas escuelas privadas, en general bilingües, puedan ampliar el horizonte a través de los idiomas, pero en los contenidos básicos no se registran diferencias. Sin embargo, la dotación de recursos que recibieron en los últimos años las escuelas estatales, en especial a través de Conectar Igualdad, que entregó computadoras a todos los chicos y a todos los profesores, posicionó mejor a la estatal. Si bien este sistema se utiliza para el sector medio, en la primaria se dieron carritos que pueden ir por los cursos con computadoras y otros elementos tecnológicos que han mostrado excelentes resultados.

Las cuotas de las escuelas privadas han sufrido diferentes incrementos en el último año. ¿Qué hace que cada vez más padres, a pesar de ello, sigan eligiendo las escuelas privadas?

Conozco a mujeres que realizan trabajo doméstico que eligen escuelas privadas para enviar a sus hijos. Esto es porque simplemente no pueden permitir que sus hijos no tengan clases algunos días porque eso les impide a ellas ir a trabajar, y como viven con el dinero que se gana día a día, esto los complica.

La Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa (DiNIECE) muestra datos estadísticos en base a información oficial y revela que la cantidad de chicos en el sector estatal va disminuyendo a medida que avanzan de grado. Así, la última medición mostró que de 34 mil chicos que ingresaron a primer grado, poco más de 29 mil terminaron. ¿Se puede saber dónde están estos chicos?

A eso le llamamos el análisis de la cohorte. Se trata del grupo concreto de alumnos que empezó en primer grado y se mide en séptimo. Nosotros no tenemos deserción ni desgranamiento, lo que sí tenemos es chicos que migran y están relacionados con las colectividades del Norte (un 0,3 % aproximadamente). Además se puede ver un decrecimiento demográfico, hay menos chicos. Si uno lo cruza con el Censo, puede observar que sucede lo mismo que en las sociedades europeas, que tienen cada vez menos hijos. Está alrededor del 0,4 % la cantidad de chicos que se pierden en el sistema. En general están relacionados con la migración entre provincias y padres que no piden el pase de las escuelas. Por eso aparece como un abandono, pero en la realidad no es así.

mochilas en fuga