Malvinas en democracia

Un análisis de la causa.

Malvinas en democracia

El Cementerio Darwin es un espacio en las Islas Malvinas donde se simbolizan y conmemoran a los 649 caídos en la guerra de 1982. Foto extraída de Diario BAE.

Sociedad

Especial Jóvenes por Malvinas

Unidiversidad

Milagros Martín Varela

Publicado el 31 DE MARZO DE 2017

La Causa Malvinas es generalmente confundida con una causa que lleva años de historia en la Argentina. También suele reducirse a la guerra de 1982 que declaró la dictadura militar que había comenzado en 1976. Sin embargo, cuando se restituyó la democracia, las políticas públicas de los distintas administraciones del Poder Ejecutivo que se han sucedido han intervenido -de una manera u otra- en el reclamo de soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur. Esto es lo que la licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública Elisabeth Olivera investigó en sus tesis de grado.

“La Cuestión Malvinas en los gobiernos democráticos” es el título del estudio que hizo Olivera, de 27 años, sobre cómo las diversas gestiones del Poder Ejecutivo del Estado han desarrollado políticas públicas sobre la causa y la guerra de Malvinas. De él se desprende que la cuestión Malvinas es una causa que une a la sociedad argentina y que por ello también se le saca provecho con frecuencia en los discursos políticos.

La especialista analizó las políticas social, de memoria y exterior en los gobiernos democráticos en el período 1983 hasta 2010. Mediante lectura de bibliografía, de leyes y otros documentos, la politóloga se encontró con que las medidas concretadas por los presidentes democráticos desde Raúl Alfonsín hasta Cristina Fernández de Kirchner hacían foco, en general, en una de esos tres tipos de políticas públicas.

Según la investigación realizada, cuando Raúl Alfonsín fue jefe del Estado nacional, no era muy factible hablar de “memoria” en cuanto a la dictadura de 1976 y a la Guerra de Malvinas porque eran hechos muy recientes en ese entonces. Sin embargo, el radical intervino fuertemente en las políticas de exterior para reclamar diplomáticamente por la soberanía nacional sobre los territorios insulares ocupados por Inglaterra.

En la década de 1990, bajo el gobierno de Carlos Saúl Menem, se comenzó a reconocer a los excombatientes a través de la política social. También se actuó en la política exterior pero de manera contradictoria: el discurso era nacionalista pero con las políticas neoliberales y privatizadoras, se reivindicaba a las potencias extranjeras como Gran Bretaña y Estados Unidos. Además, Menem fue el primero en incluir a los isleños en la negociación, cuestión que también era controversial porque quienes habitan las Malvinas no son nativos, sino que son descendientes de ingleses.

En cuanto a la gestión de los Kirchner, se reforzó intensamente la política de memoria, pero también contradictoriamente. El discurso también era nacionalista y se reclamaba por la soberanía sobre las Islas Malvinas, pero se evitaba hablar de la guerra como una gesta heroica ya que fue ideada por la Junta Militar. También es por ello que se trató al conflicto bélico de 1982 desde la victimización de los soldados conscriptos que fueron a la guerra por el servicio militar obligatorio de la época de la dictadura.

Elisabeth Olivera, licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública. Estudió la causa Malvinas en democracia para su tesis de grado. Foto: Milagros Martín Varela para Unidiversidad.

Para Olivera, según sus estudios y también desde el lugar de hija de un excombatiente soldado conscripto, para los veteranos de guerra no se trató de humillación sino que hasta consideran un honor haber ido a defender el territorio nacional. Por ello la especialista aseguró que el discurso de los Kirchner sobre los excombatientes no es lo que los representa en general, aunque sí a algunos sectores.

Más allá de su estudio, Olivera analizó para Unidiversidad cómo se trata actualmente la Cuestión Malvinas. “Yo creo que en la política actual intentan ser apolíticos, entonces mientras menos puedan hablar de los temas que generan debate, más lo evitan. Hay una relación de acercamiento con Inglaterra, con Estados Unidos y eso se nota en las medidas del gobierno nacional".

Y agregó: "El tema del mapa que largó el Ministerio de Desarrollo Social es muy notorio, no les interesa el tema Malvinas y yo creo que de alguna manera eso no puede ser un error. No creo que haya una persona que sea diseñadora y que trabaje en el Gobierno Nacional que se equivoque accidentalmente y no ponga las Malvinas. Hay un conflicto por la soberanía y eso está reconocido por el mundo, por la comunidad internacional. En todos los mapas debe ser así. Para mí es una línea marcada que tiene el gobierno, probritánica”, expresó la referente.

sociedad especial jóvenes por malvinas 2 de abril dia del veterano y de los caidos en la guerra de malvinas elisabeth olivera