Más de la mitad de los menores de 17 años ya probó el alcohol

Además, el 14 % de los mendocinos expresó haber consumido alguna droga ilícita en algún momento de su vida. Las cifras y el análisis de un experto en consumo problemático.

Más de la mitad de los menores de 17 años ya probó el alcohol

Foto ilustrativa publicada en el matutino.com

Sociedad Unidiversidad Consumo Problemático / por Florencia Martínez del Río / Publicado el 24 DE JULIO 2019

Según datos de la Sedronar, el 14 % de los mendocinos expresó haber consumido alguna droga ilícita en algún momento de su vida. Las más utilizadas en la provincia son la marihuana y la cocaína. A su vez, más de la mitad de los adolescentes entre 12 y 17 años dijo haber ingerido alcohol al menos una vez.

El último informe de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina indicó que las sustancias más utilizadas alguna vez en la vida por los mendocinos encuestados fueron el alcohol (el 75 %) y el cigarrillo (el 56 %). Respecto de las drogas ilícitas, el "ranking" de consumo está liderado por la marihuana (el 14 %) y la cocaína (el 3,4 %). 

 

Más de la mitad de los adolescentes se vincula con el alcohol

Al analizar el consumo según el rango de edad, el estudio reveló que quienes consumen más bebidas alcohólicas en la provincia tienen entre 18 y 24 años. A la vez, el informe destacó que el 58,9 % de los adolescentes de 12 a 17 años dijo haberlo consumido. 

Al respecto, Manuel Vilapriño, médico psiquiatra, comentó a Unidiversidad: "Uno nota que es sumamente frecuente que los jóvenes tomen alcohol; lo raro es que no lo hagan, lamentablemente".

Sobre el rol de las publicidades que fomentan el consumo, el especialista expresó: "Inciden porque generan tendencia a la necesidad de consumir, tanto las de alcohol como las de cigarrillo. Las campañas de concientización ayudaron a que los adolescentes fumen menos, pero consumen más marihuana. Pero no es solo la sustancia, sino el hecho de por qué la consumen. Hay que trabajar desde el núcleo preventivo, que es la familia".

Según el informe, el consumo de tabaco, al igual que el de tranquilizantes, marihuana y cocaína, alcanzó su pico entre los 25 y los 34 años.

 

Las consecuencias del temprano inicio de consumo

La edad de comienzo de consumo de tabaco, marihuana y alcohol es de 17 años, en promedio, mientras que la de cocaína se da un año más tarde, reveló la Sedronar. Vilapriño explicó que esta suele ser aún más temprana. "En la práctica vemos que, en general, a los 12 o 13 años comienzan a tomar alcohol. El inicio de drogas ilegales sí puede ser posterior".

Acerca de las consecuencias que esto puede traer, el médico psiquiatra señaló: "El impacto de las drogas antes de los 20 y 25 años va más allá de que pueda convertirse en una adicción; de hecho, solo el 20 o el 30 % de los que consumen sustancias se vuelven adictos. El problema es que, a esa edad, el cerebro está en crecimiento y, por ende, también la personalidad. El consumo periódico de drogas van provocando modificaciones en la zona del cerebro relacionada con la capacidad cognitiva. No se trata de un 'quemamiento' de las neuronas como se suele decir, sino de modificaciones".

En cuanto a los tranquilizantes sin prescripción médica, el informe evidenció una diferencia según el género y la edad de inicio de consumo: si bien las mujeres los ingirieren más, los varones comienzan a consumirlos antes, a los 24 años, y ellas, a los 34.

 

Consumo según el género

Los varones presentaron las tasas más elevadas de consumo en la mayoría de las sustancias excepto en los tranquilizantes, en los cuales la diferencia es del 0,4 % contra el 1,6 %. La distancia más importante entre géneros se presentó en el uso de marihuana, con una prevalencia en los hombres cuatro veces mayor que en las mujeres.

En comparación con los datos nacionales, el consumo de tabaco en Mendoza es superior al resto del país, tanto en varones como en mujeres. Por el contrario, las tasas de prevalencia de alcohol, marihuana y cocaína son inferiores a las medias nacionales en ambos géneros.