“¡Mujer, vida, libertad!”: iraníes queman el hiyab y se cortan el pelo por la muerte de una joven detenida

El 13 de septiembre, la policía de la moral de Irán detuvo a Mahsa Amini por no llevar el velo bien colocado. Falleció tres días después y eso provocó históricas manifestaciones —violentamente reprimidas— en distintas provincias de la república islámica. La ONU condenó esta respuesta y exigió una investigación independiente.

"¡Mujer, vida, libertad!": iraníes queman el hiyab y se cortan el pelo por la muerte de una joven detenida

Mujeres iraníes se manifiestan por la muerte de Mahsa Amini, una joven detenida por llevar el velo suelto. Foto: www.semana.com

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 20 DE SEPTIEMBRE DE 2022

El 16 de septiembre falleció Mahsa Amini, de 22 años, bajo custodia policial en Irán. Había sido detenida por la policía de la moral en Teherán por no llevar el velo bien colocado. La policía difundió que la muerte se debió a una “crisis cardiaca repentina”, pero hay testigos de la detención que aseguran que fue golpeada en un vehículo de las fuerzas. Esta situación generó una ola de protestas en distintas provincias de la república islámica que incluyeron quemas de hiyab, cortes de pelo y desfiguración de retratos del líder supremo, Ali Khamenei, máximo dirigente clerical del país.

El funeral de Amini, en Kurdistán —de donde era originaria la joven—, derivó en una histórica manifestación: decenas de mujeres se quitaron el velo y cometieron el acto delictivo de mostrar su cabello. También cambiaron la foto de perfil de sus redes sociales con la imagen de Mahsa y publicaron videos en internet en los que se cortan el cabello e incendian el hiyab a modo de protesta.

“¡Mujer, vida, libertad!” era uno de los gritos de lucha; otro: “Muerte al dictador”. Las fuerzas del Estado dispararon e hirieron a manifestantes —incluso trascendieron dos muertes— y el acceso a internet fue restringido en todo Irán. Según un comunicado de la ONU, la represión fue con munición real, pistolas de perdigones y gases lacrimógenos.

Nada Al-Nashif, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, expresó en un comunicado de la oficina su “preocupación por la muerte de Mahsa Amini durante su detención (arrestada por la policía de la moral), y por la violenta reacción de las fuerzas de seguridad iraníes ante las manifestaciones que siguieron".

El presidente, Ebrahim Raisi, ordenó al ministro del interior iniciar una investigación por Amini. Sin embargo, Nada Al-Nashif solicitó que la autoridad que indague con prontitud la muerte, las torturas y los malos tratos sea  “competente e independiente” y aprovechó para exigir la derogación de “todas las leyes y reglamentos discriminatorios que imponen el hiyab obligatorio”. Amnistía Internacional también reclamó que se investigue penalmente la “sospechosa muerte” de la joven que se encontraba bajo custodia policial.

Vestir el hiyab, prenda que cubre cabeza y pecho de las mujeres, es obligatorio en Irán desde 1979, año de la instauración de la república islámica. El código de vestimenta es estricto: la ley también castiga con reprimendas públicas, multas o arresto a las que no usen ropa larga y holgada para disimular su figura.

Sucede que, desde hace meses, activistas iraníes instan a las mujeres a hacer valer sus libertades mediante la quita pública del velo. En paralelo, la policía de la moral —creada en 2016— ha aumentado e intensificado las patrullas callejeras y someten a las mujeres a acoso verbal y físico. La ONU reportó que ha recibido denuncias y videos del trato violento que esta fuerza tiene con aquellas que llevan el hiyab suelto. El cumplimiento del código de vestimenta se volvió más estricto desde que el ultraconservador Ebrahim Raisi asumió la presidencia.

Fuente: ElDiarioAr, El País, France24, AJ+

mujeres irán mahsa amini manifestaciones hiyab velo