La piedra fundacional del Club Sportivo Godoy Cruz

La historia desde sus inicios. Cien años de pura pasión. Aquí, los comienzos de Godoy Cruz, fundado el 1.º de junio de 1921.

La piedra fundacional del Club Sportivo Godoy Cruz

El Tomba volvió a jugar en su estadio este año por refacciones en el Malvinas Argentinas. Foto: gentileza Prensa Club Godoy Cruz

Deportes Radio U El Suplementario / Centenario del Tomba / por Carolina Quiroga para Radio U / Publicado el 31 DE MAYO 2021

La historia del Godoy Cruz comenzó a escribirse el 1.° de junio de 1921. En el recordado Bar Victoria –al lado del Teatro Plaza–, un grupo de amigos, café de por medio, determinó “fundar un club que nos identifique”. Con esa premisa se dio inicio a un sentimiento sin final.

El Club Sportivo Godoy Cruz nació de esa semilla ese día. Don Romero Garay fue el primer presidente elegido por asamblea en esa jornada. “Por lo pronto sea formado un club de foot-ball, a cuyo objeto quedan encargados todos los socios presentes…” , rezaba una parte del Acta fundacional.

El 6 de noviembre de ese año, 1921, el Club Sportivo Godoy Cruz disputó su primer partido de todos los tiempos: un amistoso en el cual enfrentó y venció por 1-0 al Club Correos y Telégrafos –entidad desaparecida–. El encuentro tuvo lugar en el estadio que había adquirido el club, lugar en que hoy se ubica la Plazoleta Barraquero.

 

Pasado un año de la fundación, y luego de haber disputado una serie de amistosos, algunos socios y también futbolistas acordaron que era momento de profesionalizar el deporte. De este modo, Sportivo Godoy Cruz se afilió a la Liga Mendocina de Fútbol. El Tomba fue entonces uno de los clubes fundadores de la entidad madre del fútbol provincial.

 

 

Rodando la pelota del primer año en la Liga Mendocina, el Expreso se desempeñó en la segunda división del certamen y, en ese mismo campeonato, obtuvo el ascenso a Primera –actual A de la Liga–, y se consagró hasta hoy como el único equipo de fútbol de Mendoza que nunca perdió la categoría en la Liga local.

 

Construyendo la historia

El club fue ganando popularidad por aquellos años y esto repercutió en su expansión institucional. Fueron sumándose actividades, como ciclismo o básquet, y también fueron acoplándose más y más adeptos. Entre tanto, en esa época el fútbol provincial disfrutaba de un gran auge, con giras a lo largo y ancho del país y con triunfos significativos para Mendoza.

Ya el año 1923 traería, además de fútbol, el espacio para la ansiada cancha. Concretar ese anhelo fue posible gracias a la Bodega Antonio Tomba, que cedió unos terrenos que tenía destinados a establos para caballos y carretas. Así Godoy Cruz se adjudicó su primera cancha oficial. Conocida como el famoso “Potrerito de calle Castelli” (por su ubicación en el cruce de calle Las Heras y Juan José Castelli, en el departamento local, a un par de cuadras de la plaza), su estreno se produjo el 1.º de noviembre de ese año. El partido inaugural contra el Atlético Palmira se dio en el marco de una fiesta inolvidable. El encuentro finalizó en un excitante 4 a 4.

 

Una fusión, una identidad eterna

Siguiendo viaje rumbo a los 100, parada obligada es 1930. Durante este año se produjo un momento histórico para la vida del Expreso, debido a que se concretó la fusión entre el Club Sportivo Godoy Cruz y el Club Deportivo Bodega Antonio Tomba. Allí nació el glorioso Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba.

Producto de la necesidad monetaria de ese momento, la alianza significó unificar el esfuerzo de dos instituciones arraigadas en el departamento, que se fusionaron para formar un club más poderoso y con mayor proyección. A raíz de esta unión, el crecimiento echó vuelo, a tal punto que la entidad se afilió a la Federación Mendocina de Básquet. Mayor jerarquía. Don Feliciano Gambarte llegó a la presidencia para ese entonces y comenzaron además los duelos barriales en las canchas de fútbol con el vecino rival: Andes Talleres Sport Club.

Tres años más tarde, nació la marca registrada del Club: el sobrenombre “El Expreso”, en alusión a al equipo que brilló en el año 1933; sin embargo, hay versiones que manifiestan que Godoy Cruz obtuvo el apodo por la cercanía que tenía con las vías del ferrocarril el primer estadio del club en las calles Castelli y Las Heras del departamento. Por un motivo u otro, este apelativo llegaría para quedarse. El 23 de abril de ese año, Godoy Cruz Antonio Tomba se presentó, en ese estadio de Castelli y Las Heras, por la tercera fecha del Campeonato de la Liga Mendocina 1933. Se enfrentó en esa ocasión al Club Atlético Pacífico –hoy Club Atlético Argentino–, una de las grandes instituciones de la época. El triunfo correspondió al Tomba por 3-2. El Expreso afirmaba su marcha, que se iría consolidando con el correr de los años.