Por qué el Gobierno minimizó el derrame petrolero

Tras la fuga producida ayer en el sur provincial, funcionarios de Cornejo negaron rápidamente que se tratara de un caso de contaminación con petróleo. Aseguraron que los protocolos de emergencia actuaron correctamente, aunque descartaron una sanción a YPF. Qué es el agua de producción petrolera.

Por qué el Gobierno minimizó el derrame petrolero

La zona del derrame de agua de purga. Foto Ministerio de Energía.

Provincial

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 24 DE SEPTIEMBRE DE 2016

Tras conocerse ayer un accidente en un yacimiento petrolero explotado por la estatal YPF en Malargüe, el Gobierno provincial salió hoy a calmar los ánimos sociales al aclarar que la sustancia derramada no fue petróleo sino agua de extracción con bajo contenido en hidrocarburo.

Los responsables de dar explicaciones del incidente que protagonizó la petrolera de bandera estatal fueron la directora de Protección Ambiental, Miriam Skalany, y el director de Hidrocarburos de la Provincia, Santiago Fernández Herrero.

Según lo informaron los funcionarios, el derrame se produjo el día jueves 22 alrededor de las 17 cuando una máquina excavadora pinchó un ducto que transportaba agua de reinyección, lo que generó la rotura de dicho caño y la fuga de 15 metros cúbicos del líquido, de los cuales fueron recuperados 14 según lo informaron.

Inicialmente la empresa notificó que la pérdida de la solución afectó 60 metros cuadrados del terreno, pero desde el gobierno achicaron la cifra a 40 metros cuadrados a partir de la información proporcionada por dos inspectores oficiales que fueron hasta el lugar.

En cuanto a la presunta contaminación de las aguas del Río Colorado, los funcionarios descartaron esa posibilidad ya que aclararon que el yacimiento y la zona afectada se encuentran a 550 metros de dicho cauce.

Así mismo, el Gobierno informó que la petrolera dio aviso casi de forma inmediata a la Dirección de Protección Ambiental, oficina que recibió el alerta entre las 19 y las 19.30 de esa misma jornada.

 

Agua de purga o de producción petrolera

El agua de purga es producto de la separación del agua y el petróleo, que se extraen mezclados de las perforaciones. Según la reglamentación, ese agua con residuo petrolero y con fuerte contenido de sales y metales pesados como cadmio, litio o estroncio, debe ser reincorporada a la napa petrolera para que no cause daño superficial o subterráneo.

Sin embargo, Miriam Skalany por negar que el contenido de la tubería dañada transportara petróleo relativizó el riesgo al decir que “el derrame fue agua de producción con bajísimos porcentajes de hidrocarburo. No fue crudo, se trata de agua de producción que se extrae de la formación y se la reinyecta para aumentar la presión en el yacimiento”.

En cuanto a los responsables del episodio, Skalany reconoció que es poco probable una sanción para YPF: “La empresa está obligada a informar dentro de las 12 horas de producido el incidente la magnitud del mismo, las medidas que se han llevado a cabo y las que se van a tomar. Hasta ahora ha respondido de acuerdo a los protocolos existentes por lo que no creo que haya sanciones a la misma”.

Es evidente que el Ejecutivo mendocino se siente condicionado por el “ambiente contaminador” venido desde San Juan por el derrame de agua cianurada en la mina de Veladero. Hoy el término "derrame" es sinónimo de daño ambiental y si se produce cerca de una fuente de agua con más razón. Por eso se intentó relativizar esta fuga de agua de producción petrolera como si este líquido fuera casi inocuo, cuando no lo es, al contrario. 

 

Qué pasará con el daño ambiental

Según lo señaló Fernández Herrero, luego del accidente se procedió a cercar el recinto para evitar derrame de agua, acción que “dejó una cantidad relativamente pequeña de hidrocarburo en el suelo, sumado a que la concentración de petróleo en el agua es próxima al 2 %”.

La proporción de petróleo en agua de producción declarada por el funcionario, parece ínfima aunque el poder de daño de este subproducto petróleo está en su alta salinidad y los trazos de metales pesados en su dilución. Es un contenido acuoso que por infiltración pueden contaminar las napas subterráneas de agua dulce. Uno de los casos más mencionados durante la última etapa de YPF en manos de la española Repsol fueron los derrames o infiltraciones en la subcuenca de El Carrizal, el principal reservorio de agua dulce en el oásis norte.

En cuanto a la tierra afectada, Skalany señaló que se analizará el suelo para determinar si será categorizada como residuo peligroso o no en función del porcentaje de hidrocarburo que tiene.

“En el caso de que sea necesario se hará la remediación, la que consistirá en sacar la tierra y llevarla a lugares denominados repositorios dentro de los yacimientos. Allí se les siembran bacterias o levaduras autóctonas y se les estimulan con agua y movimiento de suelo, para que los microorganismos degraden la molécula de hidrocarburo hasta que quede carbono”, puntualizó.

Informe: Ricardo Sánchez 

 

derrame hidrocarburos petróleo contaminación malarg