Portezuelo: la eventual suspensión de la obra encendió las alarmas en el sector empresarial

El gobernador Rodolfo Suarez dio a entender que la realización de la represa está en veremos y los tiempos dependen de Nación. El 21 de enero Alberto Fernández debe responder si avala la megaobra.

Portezuelo: la eventual suspensión de la obra encendió las alarmas en el sector empresarial

Foto: Prensa de Gobierno

Provincial

Portezuelo del Viento

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 05 DE ENERO DE 2022

Luego de presentar un pronto despacho en Casa Rosada, el gobernador Rodolfo Suarez dio a entender que la obra de Portezuelo del Viento está en veremos y, pese a que los depósitos en dólares siguen llegando a la provincia, su ejecución cada vez se ve más lejana. Esta situación generó una alarma en los empresarios por las potenciales pérdidas de inversiones que provocaría bajar el proyecto.

La megaobra, que está licitada y a punto de ser adjudicada, está trabada desde hace tiempo en términos políticos, por un laudo que debe resolver el presidente Alberto Fernández. El 21 de enero se cumple el plazo del pedido de pronto despacho que hizo Suarez al Presidente para que laude sobre el tema Portezuelo y así conocer la necesidad o no de realizar nuevos estudios de Impacto Ambiental a la obra. En tanto el 28 se deberá recibir un nuevo desembolso, por U$S 52,7 millones.

Suarez confirmó la semana pasada que no avanzará sin el laudo presidencial, y acto seguido manifestó que no pueden tener esa plata inmovilizada durante mucho tiempo más, teniendo en cuenta la crisis económica e hídrica que azota a la provincia.

En diálogo con Diario Uno, Julio Totero, representante de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet), explicó que esta situación provoca que haya “tres grandes perjudicados si Portezuelo no se hace. Primero Mendoza, que no va a poder ni siquiera comenzar un plan de obras que abarca dos décadas (se refiere a las represas El Baqueano, Los Blancos, Gateado 1 y 2 y Uspallata) y cuyo primer paso era justamente ese proyecto”.

Totero, que en la últimas elecciones se mostró junto al ala liberal de Cambia Mendoza, no disimuló su descontento por esta situación: “ahora todas esas proyecciones están en riesgo, porque se pensaba que con los recursos que generara Portezuelo se iban a poder financiar las otras obras”.

Según el representante de Asinmet, el segundo perjudicado “es el medio ambiente”. “Hablamos todo el tiempo del cambio climático; pero si lográramos Portezuelo podríamos hacer un aporte clave: el 61% de la energía que hoy produce Argentina sale de la quema de combustibles fósiles. Con energías limpias podríamos mejorar ese promedio”, aseguró.

Para Totero la tercera "víctima" es la economía mendocina: “¿Qué hacemos con las empresas que se presentaron a licitación y gastaron un montón de guita para hacer una oferta? No sé si alguna hará demandas por eso, pero es una posibilidad cierta”, anticipó.

“Además hay toda una red de pymes relacionadas con la industria metalúrgica y el trabajo mendocino que ahora están con el corazón en la boca. En nuestro sector, yo podría nombrarte 15 o 16 firmas, un anillo de compañías relacionadas con la hidráulica, las torres de alta tensión, etc. Un conjunto de subcontratistas de nuestra provincia que habrían dado trabajo a 1000 metalúrgicos durante cinco años y no saben qué va a suceder”, añadió el dirigente. 

En sintonía con estimaciones previas, Totero calculó que en total Portezuelo le habría dado empleo a 9000 personas, 3000 en forma directa.

Sobre las posibles salidas al callejón en el que está metido el proyecto, cree que no sería positivo “cambiar de caballo” a esta altura: “Estamos hablando de mucha plata como para mañana volcarla al mercado sin tener un proyecto realizable. Iniciar un trabajo de esta envergadura lleva años, no es que hoy pueda decidirse no hacer Portezuelo y podamos arrancar con otra idea así nomás”.

“Lo cierto -cerró Totero- es que hoy hay ideas, que son valorables, pero no hay proyectos definidos. El gobernador debería calcular que dentro de 2 años puede cambiar el gobierno y alterarse el panorama; y tomar la decisión política de arracar con la obra a la espera de ese proceso”, cerró.

 

La UOCRA, en alerta por potenciales desocupados/as

El titular de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Miguel Ponce, insistió en que los “más de 7000 desocupados” que hay en su gremio no pueden sentarse a esperar que se planifique otra obra.

“Nosotros veíamos en la represa una solución. No total, pero al menos para muchos trabajadores de la zona sur de la provincia, a quienes se les veda la posibilidad de hacer minería y ahora también se les cuestiona la construcción de la presa”, evalúa el gremialista.

El pasado 23 de diciembre, la UOCRA se integró a una marcha para pedir que se dé más espacio a la minería en Mendoza. “Ese camino está por ahora cerrado y Portezuelo puede ser que también. Para los obreros de la construcción, la obra implicaba 3500 puestos de trabajo directo. Y lo que necesitamos es generar empleo: el dinero que gana el trabajador de la construcción vuelve rápido al Estado, siempre lo repetimos”.

Ponce coincide con Totero en que Suarez debería continuar igual: “Es una decisión política. En estos momentos, todos los partidos deberían estar apoyando al gobernador. De lo contrario, seguiremos teniendo pobreza en una provincia con todos los recursos para que eso no pase”.

 

Fuente: Télam, diarios UNO y Los Andes

qué ocurre con la ejecución de la obra portezuelo del viento cuál fue la respuesta de nación paralizada dinero empresarios