¿Qué nos puede ocurrir al utilizar auriculares con volúmenes altos?

Su uso es cada vez más frecuente y no siempre tenemos los cuidados necesarios para proteger nuestros oídos. Un otorrinolaringólogo del Hospital Universitario nos explica cómo prevenir males mayores.

¿Qué nos puede ocurrir al utilizar auriculares con volúmenes altos?

Foto: pixabay.com

Sociedad

Salud

Unidiversidad

Cristian Ruchaj (pasante)

Publicado el 27 DE MAYO DE 2022

Los auriculares son unos de los accesorios para teléfono que más se utilizan, siendo útiles tanto para ambientes laborales como para otras actividades de ocio. La tecnología avanza y hay cada vez más opciones, desde los clásicos hasta inalámbricos de alta fidelidad. Al mismo tiempo, su uso puede provocarnos grandes problemas en el oído si no son usados con prudencia.

Para saber qué sucede si utilizamos auriculares con un volumen excesivo, desde Unidiversidad charlamos con el otorrinolaringólogo Alexander Sáenz, que nos explicó cómo funciona el oído humano.

Tenemos la capacidad de percibir sonidos desde los 0 a los 135 dB (decibeles) SPL (Nivel de Presión Sonora). “Para que comprendamos con mayor claridad, la caída de una hoja de árbol coralino al piso tiene una intensidad de 10 decibeles, y las turbinas de un avión, de 100 decibeles de intensidad”, afirmó el profesional.

Según los CDC (Centers for Disease Control and Prevention), se recomiendan 75 dBA (decibeles Ampere) en un tiempo no mayor a 8 horas o a 70 dBA 24 horas al día. Estos parámetros se refieren a las intensidades de sonido ambiente, es decir, al aire libre. Los espacios cerrados suponen una intensidad máxima de 55 dBA (por ejemplo, un aula escolar).

Con respecto al empleo de auriculares, Sáenz explicó que, en caso de que la persona los necesite (por problemas de audición), estos deben calibrarse por un audiólogo o audióloga (especialista en el área) y el o la paciente debe estar capacitado para su uso adecuado en diferentes ambientes sonoros. En el caso de personas que no tienen estudios audiológicos pertinentes y deseen utilizarlos para “escuchar más”, está desaconsejado su uso.

La ONU ha explicado que se debe establecer un nivel sonoro medio máximo de 100 decibelios en los productos comerciales. Para poder controlar esto, Sáenz explicó que existen programas en los dispositivos móviles que permiten medir los decibeles del espacio que transitamos, mientras que, para los auriculares, lo mejor es recurrir al limitador de volumen que ya posee la mayoría de los dispositivos digitales.

El profesional trajo como ejemplo los recitales, fiestas electrónicas y cumpleaños. “En el caso de que tengamos que asistir a eventos con alta intensidad de sonido, podemos hacer uso de protectores auditivos, que disminuyen en 30 dB el sonido ambiente y permiten acercarse a intensidades más aceptables para no lesionar el oído interno, así no perderemos fidelidad de sonido”, agregó el otorrinolaringólogo.

Centrándonos en los problemas que ocasiona el exceso de volumen en auriculares, el médico especialista explicó que esa frecuencia puede ocasionar principalmente acúfeno (o tinnitus) y pérdida auditiva. “El uso crónico de sonido a alta intensidad genera alteraciones a nivel neurológico al alterar la secreción de ciertos neurotransmisores e inhibir receptores para algunos de ellos, lo que redunda en el tiempo en dificultades para socializar y pérdida en el interés por hacerlo, para finalmente ocasionar estados de ansiedad y depresión, que muchas veces deben medicarse para poder recuperar el estado de bienestar”, remarcó Alexander.

 

Diferencias entre los distintos tipos de auriculares

En el mercado podemos encontrar audífonos de los tipos On ear, Over ear, Ear buds o In ear. ¿Cuál es el más efectivo al momento de reproducir sonidos?

El médico especialista comentó: “A nivel acústico, existe mayor concentración de energía sonora al utilizar los auriculares intracanal o intraauriculares que aquellos que se usan sobre o arriba del oído. Sin embargo, los ingenieros acústicos se ocupan de garantizar fidelidad de sonido y adaptan las características acústicas de los parlantes de dichos dispositivos para lograr adecuada calidad”.

Asimismo, Sáenz destacó que lo que interesa, desde el punto de vista de la salud, es la intensidad. Para ello, existen dos opciones viables: una es usar auriculares con supresión de ruido ambiente que permiten al usuario no incrementar la intensidad sonora a niveles nocivos. De no contar con esta opción, se recomienda el uso de los auriculares a una intensidad de sonido que no enmascare e impida escuchar otros sonidos, como, por ejemplo, la intensidad de la voz hablada de la persona que comparta con nosotros la sala donde estamos o el ruido de los autos en la calle.

 

¿Qué diferencias hay entre el ruido ambiental excesivo y el volumen de los auriculares en forma excesiva?

En respuesta a esta consulta, el médico aclara que lo fundamental es el tiempo de exposición a sonidos de alta intensidad. “Si uso auriculares intracanal sin supresión de ruido ambiente a una intensidad que enmascara el ruido del ambiente en el que estoy, la intensidad de sonido rondará entre 70 y 90 decibeles, que son aceptables al estar expuestos por 8 horas con protección auditiva, pero, sin protección ni reductor de ruido ambiente, estoy ocasionando lesión de células ciliadas, ya sea con una hora de exposición diaria”, agregó el médico.

Todo este análisis nos lleva a pensar que existen algunos ruidos que debemos evitar. Ante esto, Sáenz compartió un consejo útil, que es prestar atención a nuestras sensaciones de malestar en determinados ambientes o situaciones, y así percibir si el sonido que nos rodea es agradable o nos genera incomodidad. Esto puede notarse cuando elevamos la voz para hablar con alguien y si nos sentimos embotados o aturdidos.

El médico informó que quienes deseen contactarse para ahondar en este y otros temas referidos a la otorrinolaringología pueden contactarlo vía mail escribiendo a alexxander.saenz@hospital.uncu.edu.ar.

auriculares efectos volumen