Estiman beneficio millonario en Valle de Uco tras el cierre de casinos

Los intendentes Jorge Difonso, de San Carlos, y Gustavo Soto, de Tupungato, consideran que favorecerá la economía regional. Esperan que los $ 120 millones anuales que absorbían las salas de juegos reactiven el consumo de la zona.

Estiman beneficio millonario en Valle de Uco tras el cierre de casinos

Desde Tupungato intentarán comprar el edificio y utilizarlo para un centro cultural. Foto: Diario El Sol.

Provincial

Casino

Unidiversidad

Unidiversidad / Nicolás Nicolli

Publicado el 26 DE ABRIL DE 2017

Tras el cierre de los casinos en el Valle de Uco, las autoridades aseguraron que habrá mejoras en las economías regionales de Tupungato, Tunuyán y San Carlos. Los sectores gastronómicos y los comercios de la zona serán los principales favorecidos con los $ 120 millones anuales que absorbían las salas de juego. Los trabajadores serán reubicados en otras entidades estatales en los próximos seis meses.

Este martes 25 de abril fue la última jornada en que las sedes de Tunuyán y Tupungato del Casino de Mendoza abrieron sus puertas. Es que, en agosto de 2016, el Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJyC) decidió no renovar los contratos de los tragamonedas en los anexos de ambos departamentos del Valle de Uco, que pudieron extenderse hasta esta semana por una prórroga. Uspallata (Las Heras) y Eugenio Bustos (San Carlos) ya habían cerrado sus puertas el año pasado, mientras que La Consulta (San Carlos) finalizó actividades en enero de 2017.

Andrés Lombardi, gerente del Instituto, afirmó a Unidiversidad que decidieron cerrar las salas de juego por los “graves daños a las economías regionales” del Valle de Uco. Más de $ 120 millones anuales eran recaudados por los cuatro casinos del centro-oeste de la provincia, lo que ahora esperan que se traslade al comercio local.

“El 95 % de los jugadores eran habitantes de la zona, sólo el 5 % eran turistas”, precisaron desde el Instituto Provincial de Juegos y Casinos.

El intendente de San Carlos, Jorge Difonso, explicó a este medio que el cierre de los dos anexos del casino generó una mejora en el consumo, y que favoreció a las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Cada municipio recibía retribuciones por el funcionamiento de la sede. En el caso de San Carlos, durante 2016, ingresaron 800 mil pesos en términos de tasas municipales, según indicó el jefe comunal massista. La totalidad de lo recaudado se destinaba al Consejo de Entidades Intermedias, que distribuye el dinero entre organizaciones de la sociedad civil, como uniones vecinales, clubes, ligas, bibliotecas y asociaciones.

En sintonía, desde la comuna de Tupungato, a cargo del intendente radical Gustavo Soto, manifestaron que la sala de juegos no funcionó como atractivo turístico y que la mayoría de los jugadores eran residentes de la zona, de bajos y medios recursos, que destinaban su sueldo al único centro de entretenimiento que existía en el departamento. “No veías vehículos de alta gama, la gente iba en bicicleta a gastar su salario”, expresaron desde la municipalidad.

Tupungato espera que el cese de funcionamiento del casino reactive las ventas de los comercios y los restaurantes de la zona. Frente a la posibilidad del “desvío” de jugadores a otros centros de juegos, el municipio descartó que las personas viajen 30 kilómetros al Hotel Fuente Mayor de San Carlos, el único que quedará en el oasis centro-oeste de Mendoza.

Sin embargo, en la otra vereda, el intendente de Tunuyán, Martín Aveiro, no estuvo a favor del cierre del casino que funcionaba en el territorio que gobierna y expresó reiteradamente su disconformidad con la decisión del instituto. Unidiversidad intentó comunicarse con el cacique justicialista, pero este decidió no hablar, ya que lo consideró un “tema cerrado”.

Vale destacar que Aveiro había solicitado al Instituto otra prórroga en la licencia para que el casino siga funcionando y había especulado con la posibilidad de trasladarlo, con el fin de “proteger los puestos laborales”. Desde el organismo estatal que comanda Josefina Canale rechazaron de lleno la propuesta.
 

Qué harán con los edificios

Los sitios donde operaban los casinos del Valle de Uco pertenecen a una empresa privada, que cobraba alquiler al Instituto de Juegos y Casinos. Aún no se sabe qué sucederá con la sede de Tunuyán, pero Tupungato adelantó que intentará comprar el lugar y convertirlo en un centro cultural y de congresos, una demanda histórica de los vecinos del departamento.

De este modo, la comuna del radical Soto seguirá los pasos de Las Heras, donde el antigüo predio del anexo Uspallata fue transformado en un centro cultural para los vecinos de la localidad cordillerana.
 

Qué pasará con los empleados

Andrés Lombardi, del Instituto de Juegos y Casinos, aclaró que los 55 trabajadores serán reubicados en los próximos seis meses en otras áreas de gobierno y en las sedes restantes del Casino de Mendoza, es decir, las de Godoy Cruz, San Martín, Rivadavia, General Alvear y Malargüe.

“Durante seis meses, los empleados de los casinos cerrados seguirán cobrando sus salarios”, ratificó el gerente del IPJyC, aunque advirtió que aquellos que no sean reubicados serán despedidos con la indemnización correspondiente.
 

Cifras del juego en Valle de Uco

Los cuatro anexos del Valle de Uco amasaban $ 120 millones anuales, de los cuales el 35 % se destinaba a programas sociales de salud y educación, como indica la Ley N.º 6362, que regula al Casino de Mendoza.

Entre las sedes Tunuyán y Tupungato, la ganancia mensual bruto para el instituto trepaba hasta los $ 9 millones, que se dividía de igual manera para pagar las máquinas y los sueldos de los empleados.

En promedio, los municipios de San Carlos, Tunuyán y Tupungato recibían 300 mil pesos a partir de las tasas e impuestos aplicados al inmueble donde funcionaban las salas de juego.
 

San Rafael, próxima sede a ser cerrada

En 2019, el Instituto Provincial de Juegos y Casinos tampoco renovará el contrato con la empresa concesionaria que opera el anexo del Casino de Mendoza de San Rafael, en la calle Emilio Civit. De esta manera, el departamento del sur mendocino quedará con una sola sala de juegos en funcionamiento, que funciona en el Hotel Tower.

sociedad casinos instituto provincial de juegos y casinos tupungato gustavo soto martín aveiro tunuyán san carlos jorge difonso