Trabajadores de la salud, en la trinchera contra el COVID-19

Cansancio mental, agotamiento psíquico, protocolos de higiene y desinformación, las principales consecuencias del coronavirus en los y las profesionales de la sanidad. Los y las homenajeamos este 1 de mayo.

Trabajadores de la salud, en la trinchera contra el COVID-19

Foto: Vía Web

Sociedad

Personal de la Salud

Unidiversidad

Elizabeth Montecinos Pincheira

Publicado el 01 DE MAYO DE 2020

Este Día del Trabajador está enmarcado en un contexto particular en todo el mundo. La pandemia por Coronavirus Covid – 19 ha cambiado los modos de vivir la cotidianeidad y ha resignificado la labor de las personas que están en primera línea en esta batalla: el personal de la salud.

A lo largo y ancho del país enfermeros, médicos y camilleros están al frente de esta enfermedad que tiene en vilo a todo el mundo. Tal es el caso de Brian, quien tiene 24 años y es enfermero recibido de la UNCUYO. Hace un año y medio trabaja en el Hospital Español. Su labor es rotativa, ya que se desempeña en un pabellón que atiende a personas con sospechas por Covid – 19 y en el sector de triage, donde atiende a personas con enfermedades respiratorias, se realiza la anamnesis epidemiológica: si el sujeto ha viajado al exterior en los últimos 30 días, si tiene síntomas de coronavirus, si se ha relacionado con otra persona que viajó al exterior o afuera de la provincia, se controla la temperatura, la saturación de oxígeno y la frecuencia cardíaca.

“Para mí es un orgullo trabajar cuidando a las personas. Pero soy sincero y extraño estar con mi familia y amigos, pero el aislamiento es una forma de cuidarnos. Gracias a las políticas tomadas por el Gobierno en cuanto a la cuarentena obligatoria hemos evitado el colapso en hospitales, porque estimábamos que para esta altura que el servicio de salud iba a estar colapsado y por suerte no ha sido así. Confío en que todo va a salir bien”, dijo Brian.

La situación es muy parecida en Elena, quien tiene 32 años y trabaja en el Hospital Lagomaggiore realizando transfusiones en el sector de hemoterapia.

“Llega un momento en el que no te acordás ni qué día es. Recibo este Día del Trabajador súper comprometida con mi trabajo, asumiendo una responsabilidad enorme, entendiendo que nos tenemos que cuidar entre todos porque podemos llegar a necesitar de nuestros compañeros, por lo que tratamos de exponernos lo menos posible. Algunos vivimos con familiares que son personas de riesgo de contagio y el cuidado se intensifica”, manifestó Elena.

Por otro lado, Victoria tiene 25 años. Es médica en la guardia del Hospital Privado y además atiende dos consultorios privados, de los cuales tuvo que cerrar uno de ellos ante la complejidad de situación. Ella asegura que este panorama le afecta al personal de la salud desde el punto de vista psicológico por el estrés, el cansancio y el agotamiento que la situación genera.

“Además del cansancio mental, estamos bombardeados por un montón de información que a veces no es oportuna que se comparta. A veces, sufrimos maltrato por parte de la gente y se excusa diciendo que están nerviosos. Nosotros también lo estamos y vivimos con el miedo de no saber si estamos metiendo el ‘bicho’ a nuestra a casa o estamos exponiendo a nuestros familiares”, expresó Victoria.

En el caso del nosocomio en el que se desempeña afirmó que los profesionales son conscientes de que el virus va a llegar en cualquier momento y cuando llegue tienen que estar preparados, por lo que viven un sentimiento de resignación. “Todos los días nos vamos de la guardia agradeciendo que fue un día ‘tranquilo’", aclaró.

“Este Día del Trabajador es bastante particular. Puntualmente con este día me duele que mucha gente nos salga a aplaudir a las 9 de la noche y, después, cuando nos manifestamos o reclamamos mejores condiciones laborales, nos dan la espalda o nos llaman 'bárbaros'. Es la misma gente que cuando pasás 8 horas sin ir al baño o tomar agua, y parás un ratito y te ven tomando un mate, después sos un demonio”, recalcó Victoria.

Primera línea contra la pandemia: los profesionales de la salud piden ser cuidados

A la par que trabajan para la salvaguardar la salud de mendocinas y mendocinos, los médicos y médicas arriesgan su propio cuerpo. Hasta el miércoles 1 de abril, en Mendoza había 25 casos confirmados de coronavirus y dos personas fallecidas.

Marcela es de Buenos Aires y tiene 48 años. Es enfermera en una clínica de Saavedra hace cuatro años. Asegura que cuando se declaró la pandemia se registraron renuncias en el nosocomio. Los trabajadores entraron en pánico. “Nos descolocó bastante. En el piso en el que trabajo realizamos quimioterapias y con mis compañeras siempre escuchamos música o la radio y de repente no hubo más música. Empezamos a estar más pendientes del día a día y el minuto a minuto de la enfermedad”, afirmó.

“Este 1° de mayo lo pasamos valorando el trabajo que hace todo el equipo de la clínica y todo lo que hacen para aportar en esta causa, sin dudas es un día especial. El tema de la resignificación de la labor es un punto complejo, porque estamos acostumbrados a valorar cosas como las que alimentan nuestro ocio, pero no otras tan básicas y esenciales como la salud, o la provisión de alimentos”, concluyó Marcela.

Sin dudas este día es una jornada de reflexión y revaloración de labores fundamentales, como en este caso, todo el personal de la salud que está haciéndole frente a esta pandemia otorgando todo de sí para el bienestar humano.  Como ciudadanos, podemos aportar nuestro grano de arena siendo responsables y solidarios frente a esta situación.  

Conmemorar el 1 de Mayo en tiempos de pandemia

Partidos de Izquierda, organizaciones sociales y sindicatos realizarán este 1 de Mayo conmemoraciones, actos virtuales con trasmisión on line y acciones solidarias por el Día Internacional de los Trabajadores, en un contexto de emergencia por la pandemia de coronavirus que impide las concentraciones y movilizaciones que todos los años se suceden en esta fecha.

salud médicos enfermeros coronavirus covid19