Se acabó el sueño de las Gigantes

Tras más de seis estudios, muchas burbujas exitosas y una preparación insuperable, el Covid las dejó fuera de competencia, del presente Americup y ¿del Mundial 2022?

Se acabó el sueño de las Gigantes

Las Gigantes fueron descalificas por no contar con las jugadoras mínimas para afrontar el partido. Foto: gentileza.

Deportes

El Suplementario

Básquet

Radio U

Agustín Zamora para Radio U

Publicado el 15 DE JUNIO DE 2021

A horas de conocer cuándo se jugaba el partido frente a Venezuela- postergado por un caso de covid en la previa del cotejo- y soñar con clasificarse, la noticia que llegó fue otra: Diana Cabrera y Facundo Piñero, kinesiólogo del equipo, dieron positivo de Covid y llevó a que el equipo tenga solo cinco – sobre 12 citadas y necesitando al menos siete- jugadoras habilitadas (se sumó el contacto estrecho de Julieta Mungo). El reglamento es claro: "Argentina perderá estos dos partidos por confiscación y según las reglas oficiales de baloncesto, si en un torneo el equipo pierde por segunda vez, será descalificado del torneo y los resultados de todos los partidos jugados por este equipo serán anulados".

Se les dará por perdido los partidos con las caribeñas y Estados Unidos, y no continuará disputando el certamen que se realiza en Puerto Rico. Todo lo planeado se fue con un testeo. El sueño mundialista también, a menos que haya nuevas ventanas de clasificación o equipos que se bajen del torneo.

El Americup brindaba a los cuatro primeros seleccionados el boleto a disputar un clasificatorio por tres boletos a Australia, sede del mundial del año próximo.

 

El día a día de las Gigantes

La delegación nacional viajó a tierras boricuas después de casi 40 días de incansable trabajo bajo las órdenes de un cuerpo técnico y staff de primer nivel mundial con la ilusión a cuestas de hacer historia tras una preparación sin fisuras. Pero apenas unas horas después de pisar por primera vez el suelo caribeño llegaron las malas noticias: los positivos de Gretter y Agostina Burani, junto al contacto estrecho de Andrea Boquete -posteriormente también positivo-, castigaron a una selección que recién se estaba acomodando en el Hotel Verdanza.

Llegaron a San Juan de Puerto Rico a tres días de debutar frente a República Dominicana (triunfo 64 a 46), el pasado 11 de junio. Ni bien pisaron el país, recibieron los positivos de Melisa Grettel – capitana-, Agostina Burani- subcapitana-  y la mendocina Andrea Boquete -tercera líder-. Así, con 9 jugadoras consiguieron el triunfo contra los pronósticos. Aún pese a los contratiempos y la incertidumbre hasta último momento por la participación de Macarena Rosset -compartió habitación con una de las chicas desafectadas-.

Al día siguiente cayeron frente a las locales por 79 a 56, con Vicki Gauna como figura (13 puntos y 5 rebotes) y con los resultados ajenos, de conseguir un triunfo frente a Venezuela, estarían dentro de las mejores ocho. Estarían…

 

Con un plantel limitado a apenas siete deportistas 

A dos horas del partido con la Vinotinto, los testeos arrojaron dos nuevas bajas: hisopado positivo para Victoria Llorente y a priori, Julieta Ale se tuvo que aislar por contacto estrecho. La FIBA decidió aplazar y reprogramar el partido frente a la Vinotinto a la espera de nuevos testeos. Mientras tanto, a rezar para poder seguir en camino. Al borde del abismo. Siete jugadoras para dos partidos. A un triunfo de avanzar.

En el día de hoy se confirmaron los dos últimos positivos y por falta de jugadoras para firmar planilla, la selección argentina armó sus valijas para abandonar una semana antes de lo pensado el país Boricua. Hasta acá llegó el amor. FIBA decidió darle por perdido los dos partidos -Venezuela y Estados Unidos- por "confiscación".

El departamento médico de CABB informa que “todos los casos están bien de salud, con síntomas leves. La delegación argentina empezará a emprender el retorno al país desde hoy, con los casos negativos”, (Victoria Gauna, Agustina García, Camila Suarez, Sol Castro y Macarena Rosset; el cuerpo técnico de Gregorio Martínez y comisionados que acompañaron al plantel). En los próximos días viajarán ambas jugadoras que fueron contacto estrecho (Mungo y Ale). Luego, lo harán las jugadoras que dieron positivo, en orden de contagios.

Las chicas solo jugaron dos partidos. Foto: gentileza.

 

Un cantar aparte es el modus operandi de las organizaciones en ambas ramas, sea o no el mismo deporte. Estamos viviendo la Copa América de fútbol y no hay límite para sumar jugadores sin tener que avisar a autoridades. Teniendo una base de 28 jugadores y con la necesidad de tener al menos ocho para jugar. En el básquet viajás con 12 y no pudiendo perder jugadoras por lesión, covid u otro índole. Nada de modificar listas o citar jugadoras preseleccionadas.

El próximo año es el turno del Americup masculino, de seguro con brazos que se tuerzan y flexibilizando asuntos como los que hoy las Gigantes padecen.  El producto.

 

La palabra de la capitana

Meli Grettel, reflexionó con la prensa de CABB sobre la situación que atravesó su Selección en la AmeriCup de Puerto Rico. “Hicimos mucho para cuidarnos y nos pasa esto...”, dijo y agregó: “Tenemos mucha impotencia y tristeza porque hicimos mucho para cuidarnos y lamentablemente nos pasa todo esto en el momento menos indicado”.

La base de 28 años, continuó: “Desde el momento que arrancamos la preparación para este torneo fuimos conscientes de que la posibilidad de contagiarnos estaba y que no éramos ajenas a este virus”. Para Gretter, emblema del equipo, la situación que atravesó su equipo es una situación desafortunada sin responsabilidades internas porque siempre se cumplieron las medidas necesarias para extremar los cuidados.

"Desde el primer día nos cuidamos mucho, tomamos todas las precauciones posibles y nos ajustamos a los protocolos para reducir esa posibilidad de contagio al mínimo. Tuvimos seis hisopados en todo este tiempo, en más de un mes de preparación que hicimos para llegar acá... Pero lamentablemente pasó, y sin dudas en el momento menos deseado por cualquier jugador o parte del equipo porque estábamos ilusionadas y veníamos teniendo muy buenas sensaciones como equipo. Fueron días muy duros de afrontar desde que nos llegó el primer resultado positivo. Sentimos mucha impotencia al no poder hacer nada para revertir la situación, pero por suerte los síntomas no están siendo importantes", explicó.

Para culminar, la rafaelina no quiso olvidarse del apoyo, el cariño y la preocupación constante que les hacen llegar desde nuestro país: “Agradecemos los constantes mensajes de alientos de parte de familia, amigos y toda la gente que nos hace el aguante desde Argentina. El cariño siempre se siente. Ojalá todo esto pase pronto y podamos volver a disfrutar de nuestros seres queridos, del básquet y todo lo que nos gusta lo antes posible”.

deportes polideportivo básquet americup femenino básquet femenino el suplementario