Se decanta la respuesta

La investigación sobre el destino de Santiago Maldonado ya hace foco en dos efectivos de la Gendarmería. Son datos que se conocían desde el principio pero que ahora cobran fuerza como pistas.

Se decanta la respuesta

La pregunta que se repite desde el 1.º de agosto ahora comienza a develarse. Foto publicada por TN.

Sociedad

Santiago Maldonado

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 12 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Continúa la historia que parece contarse por día y por capítulo y que puede decantar en el hallazgo de un responsable en particular de la desaparición de Santiago Maldonado. Hoy el diario La Nación le pone nombre a un gendarme que confesó haber herido a un manifestante durante la represión del corte de ruta en Chubut por parte de una comunidad mapuche el 1.º de agosto.

“Se trata de Neri Armando Robledo, que, según revelaron fuentes de la investigación, reconoció en un interrogatorio de la Gendarmería que le dio un ‘piedrazo’ en la ‘espalda’ a una de las personas que escapaban por el río. La confesión se incorporó tardíamente porque este se había tomado licencia tras el operativo. El Gobierno envió el testimonio del gendarme al juez Guido Otranto, de Esquel”, puntualiza la crónica sobre el hombre individualizado. 

El diario Clarín señala a otro gendarme que puede haber agredido a Maldonado. “Se trata del subalférez Emmanuel Echazú, el gendarme que fue herido a los pocos metros de poner un pie sobre el territorio ocupado en Cushamen. (…) Echazú recibió el impacto de una pedrada que le provocó una doble fractura de mandíbula alrededor de las 11.30 en el arranque del operativo que condujo el comandante segundo del Escuadrón 36, Juan Pablo Escola. Tal como este último relató a Clarín en una entrevista, el joven continuó avanzando junto a su superior sin hacer caso a la gravedad de su herida”, remarca el informe. Claudio Andrada, el mismo periodista que realiza el informe en el diario porteño, señaló en MDZ Radio que el gendarme apuntado es el mismo que redactó el informe de la Gendarmería sobre el procedimiento.

Para enteder la teoría planteada, el final de la crónica conjuga la narración en potencial pero cuya hipótesis se vislumbra desde el primer día del operativo. “Para la Justicia, el subalférez pudo haber actuado violentamente, movido por la furia y la adrenalina del momento, y golpear a Maldonado hasta llevarlo a la muerte", puntualiza el cronista.

Remarca y atribuye a una alta fuente que “los investigadores creen que era la única persona con una motivación muy fuerte para matar a alguien. Estaba mal herido, es joven, fuerte y pudo agarrar a uno de los integrantes del Lof y atacarlo con una piedra, ya que no iban armados”. Y utilizando al mismo informante y sin identificarlo, sostiene dos aristas bien definidas para comprender la pista que se ha consolidado. “Es llamativo que siguiera adelante con esa lesión y es quien hace el acta”, cita, remarcando que el ahora principal sospechoso fue el que labró la constancia de lo sucedido ese día.

Es decir, que de acuerdo con este esbozo, la pregunta más difundida desde el 1.º de agosto debería mutar a "¿Quién mató a Santiago?".

Incidentes en la declaración de gendarmes por Maldonado

Manifestantes golpearon un vehículo en el que suponían que salían gendarmes tras declarar en la causa por la desaparición de Maldonado. Quien se retiraba era la fiscal Silvina Ávila.

 

El ADN hallado en la camioneta de la Gendarmería no es de Santiago Maldonado

Así lo determinó el Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

maldonado gendarmería investigación