Un iceberg del doble del tamaño de Maipú se desprendió de la Antártida

Glaciólogos de la Dirección Nacional del Antártico pudieron detectarlo y delimitarlo a través de las imágenes del satélite argentino Saocom 1A.

Un iceberg del doble del tamaño de Maipú se desprendió de la Antártida

Foto: El Independiente

Sociedad Unidiversidad Cambio climático / por Unidiversidad / Fuentes: Nature; La Tercera / Publicado el 26 DE FEBRERO 2021

La Dirección Nacional del Antártico informó que un gran iceberg se desprendió de la Barrera de Hielo Brunt, al sur del Mar de Weddell, en la Antártida. El témpano mide 1270 km2 y pudo detectarse rápidamente por los glaciólogos a partir de las imágenes del satélite argentino Saocom 1A.

La gran masa de hielo se separó de la plataforma que posee 150 metros de espesor, casi una década después de que los científicos del British Antarctic Survey (BAS) detectaran por primera vez el crecimiento de vastas grietas en el hielo.

Como ocurre con todas las plataformas de hielo, periódicamente se desprenden icebergs. El último gran trozo que se desprendió en esta área lo hizo a principios de la década de 1970.

El primer indicio de que se produciría una inminente ruptura se detectó en noviembre de 2020 cuando una nueva grieta, bautizada North Rift, se dirigió hacia otro gran abismo cerca de Stancomb-Wills Glacier Tongue a 35 km de distancia. Según explicó la BAS, North Rift es la tercera mayor grieta en la plataforma de hielo que se ha activado en la última década.

Durante enero, esta grieta avanzó hacia el noreste a una velocidad de hasta 1 kilómetro por día, cortando la plataforma de hielo flotante de 150 metros de espesor. El iceberg se formó cuando la grieta se ensanchó varios cientos de metros en unas pocas horas en la mañana del 26 de febrero y lo liberó del resto de la plataforma de hielo flotante.

Según el climatólogo Raúl Cordero, sucede que el hielo que cubre el continente antártico fluye lentamente debido a la gravedad hacia el océano. “Cuando llega a la costa, comienza a extenderse sobre el mar, formando lo que se conoce como plataformas de hielo flotante. La Antártida tiene varias plataformas de hielo flotante”.

TAMBIÉN PODÉS LEER: Un iceberg se acerca a las Islas Georgias del Sur: ¿desastre ecológico?

 

La crisis climática y ambiental, uno de los problemas

Según un estudio publicado por la revista Nature, la vasta capa de hielo de la Antártida, que cubre casi la misma superficie de la tierra que América del Norte y tiene cerca de 5 km de espesor, contiene más de la mitad del agua dulce de la Tierra. Una parte es hielo marino flotante, que al derretirse no causa un aumento significativo del nivel del mar, como el hielo que se derrite sobre la tierra.

Los investigadores examinaron la forma en que se derrite el hielo sobre la tierra en la región y encontraron un efecto llamado "histéresis", que hace que sea más difícil que el hielo terrestre se vuelva a formar una vez que se derritió. Cuando el hielo se derrite, su superficie se hunde y se asienta en aire más cálido, por lo que se requieren temperaturas más bajas para que el hielo se vuelva a formar que para mantener estable el hielo existente.

"El flujo del hielo antártico es natural; por lo tanto, también es natural que se generen en icebergs cada cierto tiempo. Sin embargo, el flujo glaciar en la Antártida se ha acelerado de manera significativa en las últimas décadas como consecuencia del cambio climático, en particular, debido al debilitamiento de las plataformas de hielo flotantes originado en el alza en la temperatura del océano. Por lo tanto, aunque no es posible atribuirle al cambio climático la formación de este nuevo iceberg, tampoco se puede descartar que el flujo acelerado de hielo, mucho más evidente en otras zonas de la Antártida, haya jugado un rol”, señaló Cordero.

VER TAMBIÉN: Llegó el tiempo de hablar de crisis climática y ambiental: “Estamos cerca del punto de no retorno”

En tanto, el estudio de Nature destaca que si las temperaturas subieran 4 °C por encima de los niveles preindustriales, lo que algunas predicciones dicen que es posible si el mundo no logra reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero, entonces el aumento del nivel del mar sería de 6,5 metros de la Antártida solo, sin contar la contribución de Groenlandia y otros países. Con el tiempo, eso sería suficiente para inundar todas las ciudades costeras del mundo y causar una gran devastación a escala mundial.