Un pacto con el diablo

La senadora por el FIT opinó acerca del acuerdo fiscal firmado entre las provincias y el Gobierno nacional.

Un pacto con el diablo

El presidente Mauricio Macri firma el acuerdo fiscal alcanzado con las provincias (Foto: Presidencia publicada por Télam)

Nacional

Reforma fiscal

Otras Miradas

Noelia Barbeito, senadora del FIT

Publicado el 17 DE NOVIEMBRE DE 2017

Esta foto nos recuerda al año 1992, cuando Carlos Menem celebraba la firma del Pacto Fiscal con los gobernadores que no sólo aumentaría su poder sino que fue uno de los emblemas del plan económico que llevó a la ruina al país. El Pacto Fiscal redactado por los funcionarios del Gobierno nacional y firmado por Alfredo Cornejo tiene como premisa el desfinanciamiento de la ANSES, la reducción de jubilaciones, el ajuste del gasto público y beneficiar a los empresarios.

Por un lado, se establece que la provincia debe reducir aún más el cobro de Ingresos Brutos a las empresas, lo cual beneficia centralmente a grandes compañías. Recordemos, si no, el caso de las petroleras. La contracara de esta reducción de impuestos para los poderosos es el aumento del impuesto inmobiliario para todas las viviendas. Se buscará que los inmuebles dejen de medirse según el valor fiscal y se tome su valor de mercado. Esto está bien para los que tienen propiedades lujosas y casi no pagan impuestos, pero si no se eliminan los impuestos a la vivienda única esta actualización implicará un nuevo ajuste sobre el bolsillo de las familias trabajadoras.

También se establecen metas para reducir el gasto público, congelándolo. Esto implica que Mendoza debe apuntar a un recorte de casi 6000 millones de pesos, que es el déficit establecido en el presupuesto 2018. El gobernador debería explicar cómo va a hacer esto y si vamos a un nuevo retroceso de la obra pública.

Insisto: el Pacto Fiscal desfinancia a la ANSES porque lo que le otorga por Impuesto al cheque se lo saca destinando el 100 % de la recaudación por Impuesto a las Ganancias a las provincias. Vale recordar, a la vez, que la mayoría de la recaudación de Ganancias sale de lo que pagan los trabajadores, a quienes se les había prometido que no iban a pagar m{as este impuesto.

Asimismo se reajustan los haberes previsionales sin aclarar de qué forma se calcularán pero con el objetivo de hacer un ajuste sobre nuestros abuelos.

Este Pacto, si se lo mira como parte de las reforma previsional y laboral, es un pacto con el diablo.

El Frente de Izquierda plantea que es necesario enfrentar estas reformas movilizados y organizados en cada lugar de trabajo y estudio, ya que es necesaria una gran fuerza de trabajadores, jóvenes y mujeres para defender nuestros derechos.

política nacional reforma impositiva pacto fiscal noelia barbeito