Verano saludable: cómo prevenir el golpe de calor y los problemas en la piel

Los especialistas aconsejan evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16, utilizar siempre protector, incluso los días nublados, y lentes de sol con protección.

Verano saludable: cómo prevenir el golpe de calor y los problemas en la piel

Foto: clarín.com

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Fuente: Prensa Gobierno Mendoza / Télam / Publicado el 13 DE ENERO 2021

Verano y hábitos saludables para las personas mayores son los dos pilares que guían las recomendaciones del equipo profesional de la Dirección de Atención Adultos. Cómo mantener una buena hidratación y una alimentación adecuada, cuáles son las mejores rutinas de actividad física y cómo prevenir el golpe de calor son algunos de los puntos de Verano Saludable.

 

Golpe de calor: fácil de prevenir, difícil de salir

Prevenir un golpe de calor es simple. Además de mantener a la persona bien hidratada durante todo el día, es recomendable que use calzado y ropa ligera, preferentemente de algodón. Si tiene que salir, es importante un gorro o sombrero, ponerse bloqueador solar y llevar una botella con agua.

Entre las 11 y las 17, hay evitar la exposición al sol y la actividad física por tiempo prolongado. Otro consejo tan básico como esencial es ventilar la vivienda, evitando el confinamiento en habitaciones cerradas.

Recordemos que el golpe de calor se produce por el aumento de la temperatura corporal en días muy calurosos, por exposición al sol o por exceso de actividad física en ambientes calurosos o pocos ventilados, al punto de que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento. Entre sus síntomas más comunes, figuran: fiebre, sed intensa, sensación de calor sofocante, piel seca, dolor de estómago, falta de apetito y náuseas, dolor de cabeza, mareos y hasta desmayos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Vacaciones de verano: consejos viales para emprender un viaje seguro

Si algo de esto ocurre, es vital concurrir al médico, intentar bajar la temperatura del cuerpo con paños fríos o con un baño en agua helada, ingerir agua, permanecer en un lugar fresco y ventilado, y no consumir medicamentos antifebriles.

 

Ocho vasos de agua a lo largo del día

Como en las personas mayores disminuye la sensación de sed, aumenta el riesgo de deshidratación, sobre todo en verano. La recomendación es tomar ocho vasos de agua,  distribuidos durante la jornada.

Las señales de alerta en un cuadro de deshidratación son: aumento de la temperatura corporal de causa desconocida, sequedad de mucosas y de piel, disminución de la cantidad de orina, cansancio injustificado, somnolencia, dificultad respiratoria y constipación.

 

Claves para prevenir cáncer de piel

Evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16, utilizar siempre protector solar, incluso los días nublados, y lentes de sol con protección son sólo algunos de los consejos de especialistas para prevenir el cáncer de piel, el más común de todos los tipos de cáncer. "Si bien no hay estadísticas nacionales, el cáncer de piel es el más común entre todos los tipos de cáncer. El melanoma conforma solo el 1 % de los casos de cáncer de piel, pero causa la gran mayoría de las muertes por este tipo de cáncer, de ahí la importancia del diagnóstico temprano", detalló Miguel Allevato, jefe de la División Dermatología del Hospital de Clínicas.

Y continuó: "En los últimos años se ha producido un incremento de los casos de melanoma, relacionado directamente con la mayor exposición al sol y por la utilización de métodos artificiales de bronceado, como las camas solares".

"El sol emite radiación electromagnética que incluye la luz visible, los rayos infrarrojos y las radiaciones ultravioletas (RUV). Estas últimas son las responsables primordiales del daño en el ADN celular que pueden llevar al desarrollo de lesiones precancerosas o cancerosas de piel. Este daño que ocasionan es progresivo y acumulativo", explicó por su parte Ana de Pablo, profesora de Dermatología de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral y subjefa de Dermatología en el Hospital Universitario Austral.

En este sentido, la protección frente a los rayos ultravioletas en indispensable para la prevención del cáncer de piel.

“En primer lugar, se debe evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16 horas, que es el momento del día en que el índice UV (o RUV) es más elevado”, recomendó Allevato.

VER TAMBIÉN: Consejos para prevenir el golpe de calor en el verano

También, el especialista señaló que hay que "evitar la exposición al sol en menores de 1 año y aplicar una película uniforme y generosa de protector solar con filtro UVB y UVA, 15 a 30 minutos antes de la exposición al sol".

Esta aplicación debe repetirse cada dos horas y después de sudar o nadar. También ayuda utilizar ropa holgada, de trama ajustada y colores oscuros.

"Cuando la exposición sea prolongada, es aconsejable el uso de mangas largas y pantalones, así como sombreros con ala ancha, y hay que recordar que la protección disminuye cuando la ropa está mojada”, agregó Allevato. Por su parte, De Pablo señaló: "Las nubes evitan que los rayos infrarrojos (que dan calor) lleguen a nosotros, pero no evitan que pasen los RUV. Por ello, si está nublado y estamos al aire libre, debemos protegernos con medidas físicas (ropa y sombrero) y, si no puede ser, aplicar protector solar de amplio espectro (para UVA y UVB, FPS 30 o mayor)".

En referencia al factor de protección solar, el especialista del Clínicas explicó: "Depende del fototipo de la piel, es decir, la capacidad de la piel de adaptarse al exponerse al sol, que a su vez dependerá de la pigmentación cutánea, el color del pelo y de los ojos". "En personas con fototipo I y II (piel clara, ojos azules o verdes, cabello rojo o rubio y pecas, siempre se queman y no se broncean), se recomienda SPF 50. En personas con fototipos III a VI (piel y cabello más oscuros, que rara vez o nunca se queman y sí se broncean), pueden utilizarse protectores solares con SPF 30 a 50", detalló.

Finalmente, Allevato describió: "Los lentes de sol proporcionan fotoprotección para los ojos, lo que es importante porque la exposición al sol no solo afecta la piel y provoca envejecimiento, quemaduras solares, lesiones precancerosas y cancerosas e inmunosupresión, sino que también puede provocar afecciones oculares, como cataratas”.

verano | golpe de calor | prevención | adultos mayores | cáncer de piel | ola de calor