Confirmaron que los relatos de exalumnos del Próvolo son veraces

En ese punto coincidieron los seis profesionales que declararon en el juicio. También aseguraron que tienen traumas compatibles con un abuso.

Confirmaron que los relatos de exalumnos del Próvolo son veraces

De acuerdo a los profesionales, los exalumnos no mienten ni persiguen un fin ganancial. Foto: Unidiversidad

Sociedad Unidiversidad Abusos en el Instituto Próvolo / por Verónica Gordillo / Publicado el 09 DE OCTUBRE 2019

Seis profesionales coincidieron en asegurar que los relatos de los chicos y chicas que denunciaron haber sufrido abusos sexuales en el Instituto Próvolo son verosímiles y coherentes. Agregaron que los exalumnos tienen secuelas psicológicas compatibles con indicadores de abuso.

Los profesionales testificaron en una nueva audiencia del proceso en el que se juzga por presuntos abusos sexuales y corrupción de menores a los sacerdotes Nicola Corradi (83) y Horacio Corbacho (59), y al jardinero Armando Gómez (49).

Los querellantes Oscar Barrera y Leandro Lanci resaltaron la importancia de las declaraciones de psicólogos y psiquiatras, ya que aseguraron que acreditan las acusaciones al sostener que los relatos son verosímiles, coherentes y, sobre todo, que los exalumnos no persiguen un fin ganancial, sino que solo pretenden lograr justicia.

La personalidad de Corbacho es compatible con la de un abusador

Los rasgos de personalidad del sacerdote Horacio Corbacho (59) son compatibles con los de un abusador. Así lo aseguró la psicóloga que lo evaluó, durante su testimonio en el juicio por presuntos abusos en el Instituto Próvolo. Corbacho es uno de los acusados de abuso sexual y corrupción de menores, junto con el cura Nicola Corradi (83) y el jardinero Armando Gómez (49).

 

Relatos coherentes

Durante la nueva audiencia del proceso, testificaron en total seis profesionales, entre los psicólogos que tratan actualmente a los chicos y chicas, los que hicieron evaluaciones para saber si estaban en condiciones de testificar y los acompañaron durante la realización de las cámaras Gesell y dos profesionales de control propuestos por la querella. A ellos se sumó un exalumno que acudió como testigo, no como víctima.

Siempre de acuerdo al relato de los querellantes, los profesionales coincidieron en asegurar que los exalumnos no mienten, que sus relatos son veraces y coherentes y que no persiguen fines gananciales.

El padre de dos exalumnos dijo que lo amenazaron directivos del Próvolo

El padre de dos exalumnos del Instituto Próvolo dijo que las autoridades lo amenazaron cuando planteó algunas dudas y pidió explicaciones por comportamientos atípicos de sus hijos. Contó que le aseguraron que si hablaba, si decía algo que no correspondía, lo iba a denunciar y que incluso le preguntaron si su hijo era homosexual.

Psicólogos y psiquiatras pertenecientes al Ministerio de Salud provincial y al Equipo de Abordaje de Abuso Sexual (Edeaas) también aseguraron que los denunciantes muestran indicadores de abuso sexual. Entre los indicadores se registran angustia, ansiedad, trastornos del sueño y la alimentación, problemas en su vida sexual, falta de confianza en sí mismos y dificultades para establecer un vínculo a largo plazo.

También testificó una asistente social que relató otra de las problemáticas que enfrentan algunos de los exalumnos, que es la autolesión. Incluso los jóvenes lo contaron en los relatos que hicieron en cámara Gesell y que se reprodujeron durante la primera etapa del juicio.  

"Duele que me cuestionen porque creí que el Próvolo era lo mejor para mis hijos"

"Me duele que me cuestionen como mamá, porque pensé que el Próvolo era lo mejor para mis hijos. Fue tremendo hablar, pero estoy tranquila; ya hice el duelo, lloré mucho, ahora es el momento de que ellos den explicaciones".

Barrera explicó que cada chico y chica asumió de acuerdo a su personalidad los abusos. Unos lo vivieron y viven como un trauma profundo, mientras otros lo sobrellevan mejor.

Los especialistas que testificaron también comentaron que los chicos y chicas que evaluaron tienen una discapacidad auditiva, lo que les que genera dificultades en el habla, y que esta situación se agravó porque en el Próvolo les prohibían utilizar la lengua de señas. Sin embargo, en el juicio también se ventiló que los exalumnos inventaron una lengua propia para comunicarse, que no es la lengua oficial de señas.

Barrera y Lanci subrayaron que las conclusiones de los profesionales fueron esenciales para alcanzar los estándares probatorios requeridos en estos casos por la Justicia, teniendo en cuenta que las agresiones se realizan en forma oculta, entre victimario y víctima, y que después de muchos años no existen pruebas físicas de los vejámenes. Por eso, explicaron, es tan importante que los testimonios sean veraces y coherentes y que se comprueben los traumas que acarrean los sobrevivientes.

El proceso continuará mañana con la declaración de profesionales que actuaron durante el proceso de la investigación, que se inició en noviembre de 2016.

abusos | provolo | sexuales | corrupcion | corradi | corbacho | sacerdotes | iglesia | verona | sordos