De Mendoza a embajadora musical en Estados Unidos

Desde Miami, Janet Panelo difunde la cultura argentina a través de su pasión por la música. Sea en forma de tango, folclore o rock nacional, lo importante es dar un mensaje "que trascienda".

De Mendoza a embajadora musical en Estados Unidos

Foto: Martín Orozco

Cultura Unidiversidad por Mariano Rivas / Publicado el 05 DE ABRIL 2019

Es mendocina, compositora y cantante. Tiene 27 años y su misión es compartir la música que nos caracteriza como país. Lo hace en Miami, una de las ciudades con más presencia de latinoamericanos en el mundo. Define su búsqueda en los siguientes términos: “Dar un buen mensaje y ayudar a la transformación social”.

Janet Panelo reside hace un año y medio en el país norteamericano. Se presenta regularmente en El Bodegón y otros restaurantes de la ciudad floridana, y su repertorio de canciones integra el tango, el folclore y el rock nacional.

“Hago canciones de Enrique Santos Discépolo, ‘el Polaco’ Goyeneche y Cacho Castaña; es decir, los tangos más clásicos. De folclore, Abel Pintos. De vez en cuando puede salir algo de Mercedes Sosa. Dentro del rock nacional, también lo más representativo, como por ejemplo Soda Stereo, que acá es un ícono”, cuenta la artista.

“La música siempre ha estado en mi vida. Mi mamá es escritora y ha publicado libros de poemas. Mi papá es cantante de tango y mi hermano se dedica a la batería. Mi sobrino también es guitarrista. Yo estudié en la Academia Yamaha y soy profesora de Teoría y Solfeo”, narra Janet.

El viajar por el mundo también está en su ADN. Estudió Relaciones Internacionales. Su gran desempeño en la carrera le permitió ganar una beca para viajar a China en 2013 junto al entonces gobernador Francisco Pérez. Allí pudo conocer y estudiar en la Universidad de Shanghai.

De por sí, su currículum musical es amplio. De chica, tras conocer a los Beatles, se enamoró de la música. Tocó el bajo en la banda Strato hasta 2009. Después, compartió escenarios con Mariana Dumit, Laureano Nazar, Nahuel Estrella y con Roberto Fiat, el eterno guitarrista de Los Alfajores de la Pampa Seca, por citar algunos tramos de su recorrido.

Janet tiene otra faceta en su setlist: las canciones propias. Al final de la tormenta es un álbum con composiciones propias, algunas de las cuales datan de hace diez años. Más allá de los demás géneros que abarca como cantante, Janet se declara admiradora de las baladas, muchas de las cuales pueden escucharse en su trabajo como solista.

Además, su talento la llevó a colaborar con canciones para tres cortometrajes filmados en Miami: Feminofilia, El apartamento y Cuento viejo. En su momento, también compuso una pieza para la Fundación Zaldívar.

Foto: Martín Orozco

 

“La música es energía”

“El poder venir a cantar a Estados Unidos es también poder dar un buen mensaje a través del arte y ayudarle a la gente a que se lleve algo lindo. Es dejar una semilla de bien”, valora.

En este sentido, Janet cree en el poder del arte de influenciar para bien o para mal. Señala: “En la música popular hay muchos mensajes que contaminan: o son muy sexuales o muy banales, o no tienen contenido, es decir que carecen de un mensaje que vaya más profundo, que trascienda. Pero hay artistas que sí lo tienen, como Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner, por ejemplo”, señala.

¿Qué es lo que más rescata del rol que cumple en Estados Unidos? "El hecho de presentarme para otras culturas, y que les guste lo que hago, me da mucha seguridad y confianza. Conocer otras historias me hizo más humana y me facilitó conectar con mis sentimientos y con los de la gente, y así poder expresar mejor lo que canto", respondió.

“La música es energía. Se mete en el inconsciente. Para mí esto es superserio y es a lo que apunto con mi arte”, concluye la artista. Para escucharla, basta con ingresar a su sitio web o a su canal de Youtube.

cultura | janet panelo | estados unidos | miami | música | argentina