Martes 13 y demás supersticiones, chivos expiatorios de la incertidumbre

Este mito está asociado a la angustia interna por no poder controlarlo todo. Así lo explicó la psicóloga Alicia Kaul. "Es la parte irracional y más profunda de la personalidad", dijo. De dónde viene esta creencia.

Martes 13 y demás supersticiones, chivos expiatorios de la incertidumbre

Imagen ilustrativa

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Mariano Rivas / Publicado el 13 DE AGOSTO 2019

Hoy es el único martes 13 de 2019. Para muchas personas, un día más; para otras, una jornada para estar alertas y no tomar riesgos. La historia del martes 13 no tiene fundamentos científicos ni orígenes unánimes, pero es posible citar algunos datos mitológicos y religiosos que trazan una explicación de la superstición. También, una reflexión desde la psicología sobre el porqué de nuestra necesidad de atribuir culpas al martes 13, al gato negro y al espejo roto, entre otros.

Hay muchas conjeturas sobre por qué un 13 y por qué un martes. En principio, la carga negativa que tiene la fecha no tiene fundamentos científicos, sino que está más vinculada con mitos y supersticiones que vienen desde el siglo XIV y que cambian según algunas tradiciones, tanto de las culturas latinas como sajonas. En algunos países europeos, herederos de las civilizaciones de la Antigüedad, y en la mayoría de Latinoamérica, esa carga recae en los martes 13; en Estados Unidos, en cambio, es en el viernes 13.

Alicia Kaul, psicóloga integrante de la Sociedad Psicoanalítica de Mendoza, habla de un mito en dos sentidos: social y, a la vez, muy personal. Y sienta posición: “Son básicamente fantasías de la gente en las cuales se coloca en un objeto externo lo malo, lo peligroso, lo que puede dañar. Son prejuicios”, señala.

Mucha gente, en la práctica cotidiana, elige hacerle caso al dicho y no casarse en un martes 13 o no embarcarse en ningún proyecto personal. “Lo que encierra esto —apunta Kaul— es la necesidad de colocar en un factor externo algo que uno tiene en el interior, como si fuese un enemigo que, al eludirle, uno se salva”.

Sin embargo, el hecho de no darle una fuerza negativa al martes 13 no nos exime de otorgarle significados irracionales a otras cuestiones. Así como la filosofía plantea que todos tenemos una necesidad de otorgarle sentido a las cosas, sea mediante una religión institucionalizada o no, para el psicoanálisis todos tenemos el inconsciente. “Es la parte irracional y más profunda de la personalidad. De alguna manera, todos tenemos mitos personales y hay mitos colectivos también”, dice la profesional a Unidiversidad. Por ejemplo, las cábalas, que tanta popularidad tienen en el ámbito futbolístico.

 

La religión, clave para rastrear el origen del mito

La idea del número 13 como número de la mala suerte tiene varias explicaciones. La más conocida, explica la astróloga Patricia Kesselman a Clarín, es la referencia bíblica donde se cuenta que Judas, el apóstol que traicionó a Jesús, fue el invitado 13 de la Última Cena. Como sabemos, de acuerdo al relato cristiano, este discípulo del Mesías fue el que lo terminó traicionando.

Otros relatos, que remiten a la antigua Roma, sostienen que las brujas se reunían en grupos de 12. El 13 se creía que era el diablo.

A su vez, el historiador nórdico Donald Dossey refiere en la National Geographic que el origen de este mito data de "cuando 12 dioses estaban cenando en el Valhalla (el cielo de la mitología nórdica)". "En esa cena, el dios 13 no invitado, Loki, convence a Hoder, el dios ciego de la oscuridad, para que dispare a Balder el Hermoso, dios de la alegría, con una flecha con la punta de muérdago (…) Balder murió y la Tierra fue invadida por la oscuridad. Fue un día de mala suerte”, explica Dossey.

A su vez, la precisión del martes para signar el día de la mala suerte en lugar de cualquier otro día o el viernes, como en otros pueblos, se relaciona, según distintas creencias, con la caída de la ciudad de Constantinopla en mano de los turcos, que fue un martes de 1453, fecha dramática para los cristianos que quedó asociada al dios de la guerra, que es Marte. Otra leyenda dice además que un martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

Para los sajones, el número asociado con la mala suerte es también el 13, pero no martes, sino viernes porque ese día "es reconocido por los cristianos como el día que Jesús fue crucificado. Además, algunos estudiosos de la Biblia creen que Eva tentó a Adán con la fruta prohibida un viernes. Tal vez lo más significativo es la creencia de que Abel fue asesinado por su hermano Caín en viernes 13", destaca la publicación norteamericana de National Geographic.

Cuidado con el Perro - Especial Martes 13

Creer o reventar, ante los y las jettatores encomiéndese a "San Pugliese".

sociedad | martes 13 | superstición | psicología | alicia kaul | religión | cristianismo | mitos