Guzzo, el "águila" de Gullé para el caso Próvolo

El funcionario ocupa el cargo de Procurador adjunto. Si bien el fiscal no pasó por la instancia legislativa, ya se encuentra en funciones.

Guzzo, el "águila" de Gullé para el caso Próvolo

El fiscal Fernando Guzzo se desempeña en la Cuarta Cámara del Crimen. Foto: Mdz Online.

Provincial Unidiversidad Abusos en el Instituto Próvolo / por Juan Stagnoli / Publicado el 30 DE NOVIEMBRE 2016

Los abusos perpetrados a menores con hipoacusia en el Instituto Próvolo destaparon –una vez más– el sistema perverso que hay detrás de la institución de la Iglesia católica. Al mismo tiempo, este caso sirvió como un momento de redención para el fiscal Fabricio Sidoti, porque agilizó el proceso judicial y en poco tiempo detuvo a los sospechados. La novedad es que el fiscal no hizo esta tarea solo, sino que fue el debut de Fernando Guzzo, el Procurador adjunto de la provincia designado por Alejandro Gullé.

Según trascendió, la decisión de Gullé de nombrar a Guzzo –fiscal de la Cuarta Cámara del Crimen– ya estaba tomada y, aunque la medida debe pasar por la instancia legislativa, el dato es que el funcionario ya se desempeña como Procurador adjunto. El indicio lo dio el propio jefe de los fiscales, que está de viaje en Buenos Aires y desde allí anunció el martes 29 que Sidoti contaría con apoyo para avanzar con la investigación. Sin embargo, no dijo de quién se trataba.

Las fuentes judiciales confirmaron la medida. La acción viene a cumplir con uno de los anuncios que esbozó el Procurador de la Corte antes de asumir. En concreto, Gullé habló de la necesidad de incorporar dos fiscales adjuntos que serían una especie de "águilas" que controlarían las actividades de los fiscales. 

Hay que recordar que el artículo 29 de la Ley de Ministerio Público (Ley 8008) señala que el Procurador General puede delegar en los fiscales adjuntos las funciones y la firma de los dictámenes según las materias que son de su competencia. De acuerdo con la norma, esta competencia la fijará el propio Gullé en la reglamentación que dicte y un dato no menor es que estas personas deben pasar por la aprobación del Senado. 

Esto es lo que pasó con Guzzo. Entró a marcar el terreno a Sidoti, que enfrenta un jury por su accionar en el caso de Ayelén Arroyo, asesinada por su padre en el mes de septiembre.

Sin embargo, el caso de los curas pederastas que llevaban a los chicos sordos a la "casita de Dios" trajo al funcionario de vuelta a la escena  y ayudó "salvar" la imagen del fiscal ante la opinión pública. El resultado está a la vista: cinco personas imputadas y detenidas por el delito de abuso sexual, y declaraciones de las víctimas en Cámara Gesell en tiempo récord.
 

Sidoti, el blanco de la disputa

El fiscal fue el punto de conflicto entre el gobernador Alfredo Cornejo y la Suprema Corte luego de que se suspendiera el proceso de jury de enjuiciamiento. El argumento del tribunal fue que el Procurador Gullé debe terminar la investigación y luego se analizará si se sigue o no con el proceso de depuración judicial.

La tesis del Ejecutivo es que el fiscal no detuvo a Roque Arroyo –padre de Ayelén– a pesar de que la mujer de 19 años había hecho la denuncia por violencia y sólo le otorgó la orden de restricción domiciliaria. El hombre se mudó a poco metros de su casa y la noche del 29 de septiembre la asesinó.

 

Informe: Estefanía Scortichini

provincial | mendoza | ministerio público fiscal | procurador | gullé | guzzo