Hace diez años que el salario docente pierde contra la inflación

Un estudio del Observatorio Argentinos por la Educación indica una pérdida del poder adquisitivo. Cómo es el panorama en Mendoza y cómo seguirá la paritaria docente.

Hace diez años que el salario docente pierde contra la inflación

Foto: Diario Somos

Sociedad Unidiversidad Paritarias / por Elizabeth Montecinos Pincheira / Publicado el 02 DE ABRIL 2020

Según un informe presentado por el Observatorio Argentinos por la Educación, los salarios docentes cayeron, en promedio, un 12,8 % en 10 años. En este contexto, la provincia mejor remunerada es San Luis, donde los docentes ganan 2,4 veces más que sus pares en Santiago del Estero, la provincia con los salarios más bajos. Mendoza, mantiene una baja del 1 % hace diez años. 

El análisis elaborado por Javier Curcio, subdirector del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires reveló que entre 2008 y 2018 el salario promedio de los docentes argentinos ajustado por inflación disminuyó 12,8 %, ya que si bien en valores nominales aumentó 871,9 % al pasar de  2.381 pesos a 23.143 pesos, al medirlo en pesos constantes de 2018, se demostró que el salario bruto en 2008 equivalía a 26.550 pesos.

La situación en Mendoza

El estudio demuestra un panorama provincia por provincia y, en este marco, Mendoza no está ajena a la realidad de los sueldos precarizados. En nuestra provincia, el salario docente del cargo de maestro de grado de jornada simple con 10 años de antigüedad, ajustado por inflación, cayó 1,0 % entre 2009 y 2018. Y si bien el nivel de las remuneraciones se mantuvo casi constante, entre 2016 y 2018, el salario docente experimentó una disminución del poder de compra del 15,7 %, medido por cantidad de canastas básicas regionales.

Ante este panorama, Unidiversidad dialogó con Sebastián Henríquez, secretario General del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE), para repasar cómo viene la negociación salarial en este marco de cuarentena.

La paritaria está suspendida y muchos docentes y celadores están sin trabajo por la suspensión de llamados a suplencias y programas por la cuarentena obligatoria, además la crisis ocasionada por la pandemia por coronavirus complica mucho más la situación. Es por esto que SUTE insiste en el pedido de un aumento de emergencia.

“El primer planteo que establecemos al pedir el aumento de emergencia es para reclamar estabilidad laboral y que se renueven las suplencias. No podemos arriesgarnos a que más compañeros se queden sin trabajo. El segundo, es empatar nuestro salario con la inflación de abril. El tercero es el pago de ayuda para útiles y vestimenta de celadores, que este año no se hizo”, enfatizó Henríquez.

“El último ofrecimiento que se nos hizo por parte del Gobierno fue el 12 de marzo y alcanzó los 3000 pesos, pagado en dos veces. Esta suma fue para los asalariados de hasta 40 000 pesos, lo cual dejó afuera al 60 % de los docentes”, recalcó.

En este contexto, la paritaria docente se encuentra suspendida, por lo que las negociaciones salariales no se están realizando. “Entendemos que hay un aprovechamiento de la situación por parte del Gobierno: se suspenden las paritarias, pero no las audiencias públicas virtuales por Portezuelo del Viento”, exclamó.

Henríquez, también agregó que a pesar de la condición de aislamiento social, desde el gremio seguirán motivando a los docentes a sostener el reclamo, a realizar petitorios y a organizarse a través de las redes sociales. Aseguró que van a diseñar nuevas acciones para seguir convocando en este marco particular.

El referente del SUTE se refirió además del rol fundamental de los docentes y directivos, ya que considera que se han puesto el compromiso de rearmar el plan de estudios y adaptarse a él. “Es una enorme tarea. Sin dudas estamos sosteniendo el sistema educativo, incluso más que antes. Necesitamos que se visibilice esta situación y que el Gobierno tenga un reconocimiento para con los trabajadores de la educación”, concluyó.

educación | sute