La inflación "verdadera": qué aumentó en agosto

El Indec anunció una reducción en los precios aunque el índice "núcleo", que mide el valor de los productos no subsidiados ni estacionales, registró una suba del 1,7 %. Cuáles subieron y cuáles bajaron el mes pasado.

La inflación "verdadera": qué aumentó en agosto

Foto ilustrativa publicada por La Nación

Datos interactivos Unidiversidad Inflación / por Unidiversidad / Rodrigo Toranzo - Interactivo: Ana Vargas / Publicado el 14 DE SEPTIEMBRE 2016

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) informó que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los partidos del Gran Buenos Aires para el mes de agosto arrojó un promedio del 0,2 %, reducción significativa respecto a meses anteriores, en los que nunca bajó del 2 %. Este número, en sintonía con las mediciones que se dieron a conocer en la víspera para la provincia de Mendoza, y durante la semana pasada para Córdoba, puede que no resulte tan optimista al ser desglosado.

La economía está plagada de términos ajenos a la cotidianeidad social. A pesar de esto -o por esto- es uno de los principales discursos utilizados para hablar de cómo estamos. Datos provinciales pueden darse como nacionales; siglas y porcentajes pueden ser celebrados sin explicaciones ni interpretaciones. Para escaparle a las falsas esperanzas, mejor tomarse unos minutos y analizar.

El principal indicador (pero no el único) para medir la inflación es el IPC, el cual se compone, para ponerlo en palabras simples, del promedio de IPC más pequeños relativos a rubros específicos: Vivienda y servicios básicos, Alimentos y bebidas, Indumentaria, Atención médica, entre otros. A su vez, estos se agrupan en ítems: regulados (tales como la energía, que está sujeto a decisiones estatales o de los poderes), estacionarios (las frutas y verduras o indumentarias suelen variar sus precios dependiendo de la estación) y núcleo (aquellos con mayor estabilidad).

Como el IPC es un número general, para entender las subas o bajas de la inflación es útil desglosar el índice e interpretar cada uno de los grupos. En nuestro país, durante el mes de agosto, el IPC del 0,2 % se compuso de una baja del 1,8 % en los productos regulados, una reducción del 4,3 % en los productos estacionarios y una suba del 1,7% en los que conforman la inflación núcleo.

Así, más prudentemente que en el caso mendocino, a nivel nacional se habla una retracción de la inflación, basándose en una reducción de un número promedio (IPC) que nace de la suma de otros promedios que no resultarían tan optimistas. Es que, si bien se registraron bajas en la energía (5,6%), producto del fallo de la Corte, y las frutas y verduras (11,5 %) por motivos estacionarios, las cuotas de prepagas, los medicamentos, aceites, bebidas, infusiones, panes y carnes, entre otros, marcaron aumentos de significativos a moderados.

Según Ceyda Oner, economista especialista en inflación del FMI, “la inflación básica de precios al consumidor se concentra en las tendencias subyacentes y persistentes de la inflación, excluyéndose los precios fijados por el Gobierno y aquellos más volátiles propios de los productos más afectados por factores estacionales o condiciones temporales de oferta, como alimentos y energía”. Teniendo en cuenta esto, el 0,2 % anunciado por el Indec y presentado por gran parte de la prensa argentina como una desaceleración de la inflación comprende una interpretación un tanto tendenciosa de los datos del organismo oficial.
 

La verdadera inflación

La importancia de los IPC núcleo radica en que son los números que marcan la inflación núcleo, y que según Jorge Todesca, titular del Indec, es el indicador que permite analizar el avance de los precios de la economía sin detenerse en los rubros fluctuantes con carácter temporal o estacional, o influidos por cuestiones impositivas, que pueden variar en el corto plazo.

Esto puede verse reflejado en las proyecciones de la inflación del Indec para los próximos meses, en los que el organismo espera que oscile entre el 1,6 % y el 1,8 %.

De esta manera, hablar de una reducción de la inflación cuando las modificaciones en el IPC núcleo no han sido significativas es basarse en variables poco estables para hacer ruido con conclusiones que pueden cambiar de mes a mes, y no verse reflejadas en las góndolas y rendimiento de sueldos de los argentinos.
 

En el siguiente interactivo se pueden observar las variaciones de precios en cada uno de los productos medidos por el Indec durante agosto, así como la comparación de la evolución de los tres índices que componen el IPC desde mayo.