La Corte ordenó que Mauro Aguirre vuelva a ser detenido

El exprofesor universitario acusado de abusos sexuales a estudiantes tendrá que volver a la cárcel, según lo dispuso la Sala II del Máximo Tribunal de Mendoza.

La Corte ordenó que Mauro Aguirre vuelva a ser detenido

Sociedad Unidiversidad Violencia de género / por Unidiversidad / Publicado el 07 DE FEBRERO 2020

La Sala II de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza le revocó el beneficio de la libertad al exprofesor universitario Mauro Aguirre, acusado de abusos sexuales a estudiantes de la UNCUYO. De esta manera, los ministros decidieron sobre el recurso de la querella y del Ministerio Público Fiscal mediante el cual se solicitó al Máximo Tribunal que revisara la decisión del juez Víctor Comeglio –integrante del Tribunal Penal Colegiado N.º 1– que había permitido que el exdocente quedara en libertad.

Tras ser liberado el 21 de junio de 2019, luego de la decisión adoptada por el tribunal colegiado a cargo del juez Comeglio, que nulificó la ejecución de la detención de Mauro Aguirre, la querella y el Ministerio Público Fiscal presentaron un recurso de casación para que esa decisión se anule. 

La abogada de las víctimas, Viviana Beigel, destacó que la decisión que se tomó en torno a la libertad de Aguirre se basó en un análisis incorrecto de las normas del Código Procesal Penal y que, además, no se tuvo en cuenta la legislación en violencia de género a nivel nacional e internacional. 

Ordenan detener nuevamente al docente Mauro Aguirre

La Sala II de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza le revocó el beneficio de la libertad al exprofesor universitario Mauro Aguirre, acusado de abusos sexuales a estudiantes de la UNCUYO.

El imputado, quien estaba a cargo de la cátedra Doctrina Social II de la carrera de Ciencia Política y Administración, fue detenido por el abuso sexual de dos víctimas que fueron atacadas de manera reiterada. Las acusaciones que pesan sobre Aguirre desde el Ministerio Público Fiscal son siete hechos de abuso sexual simple y abuso sexual con acceso carnal, todos agravados por la condición de educador del profesor.

Foto: Elizabeth Montecinos