La Fiesta de la Cosecha fue a todo tango

En el Viñedo del aeropuerto se realizó de decimosexta edición de esta celebración, que tuvo como protagonista la música de Piazzola y la voz de Elena Roger.

La Fiesta de la Cosecha fue a todo tango

Roger brilló en la noche más musical de la agenda vendimial. Foto: Unidiversidad.

Cultura Unidiversidad Vendimia / por Priscila Jardel Castello / Publicado el 01 DE MARZO 2018

La Fiesta de la Cosecha sigue siendo uno de los principales atractivos artísticos de la agenda vendimial. El encuentro, siempre situado en el aeropuerto internacional El Plumerillo, comenzó a lo grande. Empezó con la Filarmónica de Mendoza, dirigida por el Maestro Gustavo Fontana, con Orfeo en el Infierno (Obertura) de J. Offenbach. Luego tomó su lugar el director invitado de la Filarmónica de Buenos Aires y director del Teatro Colón, Arturo Diemecke. Como violín solista estuvo Pablo Saraví, con Vivaldi a flor de piel.

Llegó la parte más emotiva de la noche de la mano del folklore cuyano en la voz de Ini Ceverino, acompañada por músicos mendocinos como Franco Navarro, Raúl Reynoso y Rubén Martínez en guitarras, junto a Ricardo Vaccari en percusión.

La mendocina Ini Ceverino se encargó de hacer escuela contando acerca de las piezas que iban interpretando, sobre sus autores y temáticas. Comenzaron con la tonada “En mi pensamiento” y siguieron con una cueca con la que se recordó a Jorge Marziali, recientemente fallecido. La pieza en cuestión fue “Para Palorma”, canción que homenajea a Félix Dardo Palorma (en mayo se cumplen 100 años de su nacimiento).

La cantora se pregunta: “¿Quién no habrá sentido un temblor en Mendoza?” y las guitarras le contestaron con “Gatito de los temblores” de Víctor Hugo Cortez y Roberto Mercado. Junto a la Filarmónica, interpretaron “Compadre del sol”, con arreglos de Polo Martí.

Llegó la última etapa de la noche a cargo de Elena Roger y el sexteto liderado por Daniel (Pipi) Piazzolla, Escalandrum, compuesto por Damián Fogiel en saxo tenor, Nicolás Guerschberg en piano, Gustavo Musso en saxo alto y soprano, Martín Pantyer, en saxo barítono y clarinete bajo, y Mariano Sivorí en contrabajo.

Pipi Piazzolla, cada vez más parecido a su abuelo Astor, hizo emocionar al público con la música ciudadana, pero con impronta propia: sin bandoneón. La excelencia de esta combinación se notó desde la primera pieza, arrancaron con “Primavera porteña”, seguida de una bellísima versión de “Los Pájaros perdidos”, a la que se sumó la Filarmónica comenzando con un violín que se mixturaba con la voz de Elena de manera única y sensibilizando a quienes estaban presentes. Siguieron las emociones con “Chiquilín de Bachín”  y “Milonga de la anunciación”.

Llegó un descanso para el tango, ya que Elena anunció: “He estudiado estas dos canciones para ustedes esta noche”, y cantó “Zamba de los Adioses" y "Zamba  Azul”. La cantante interpretó ambos temas (pertenecientes a Armando Tejada Gómez y Tito Francia) acompañada de Pablo Saraví, Polo Martí, Hugo Larrañaga y Ricardo Vaccari.

La artista, que tiene 7 meses de embarazo, se tomó un descanso, y Pipi Piazzolla y los Escalandrum comenzaron a despedir la noche. El baterista expresó: “Es un honor interpretar la música de mi abuelo, que nos representa en todo el mundo. En Rusia, en los jardines de infantes los chicos cantan este tema“. Así, con el reconocimiento de su nieto y de un público de más de 12.000 personas, la Fiesta de la Cosecha siguió homenajeando al revolucionario del tango con “Libertango”, “Preludio para el año 3001” y “Adiós, Nonino”.

El fin de la velada se llevó todos los aplausos, Elena comenzó recitando: “Las tardecitas de Buenos Aires tiene ese qué se yo, ¿viste?”. En ese instante, Piazzolla se hizo presente una vez más con su “Balada para un loco”.

El escenario, sonido y luces acompañaron la excelencia de este espectáculo dirigido musicalmente por Polo Martí. Las visuales no estuvieron a la altura de lo que sucedió en materia artística, pero el público quedó muy satisfecho con el evento, a pesar de las demoras para poder llegar y retirarse del Aeropuerto, generadas por la falta de coordinación de las fuerzas de seguridad que regularon el tránsito.

 

 

Cornejo, entre las viñas, garantizó el inicio de clases para el lunes

La Fiesta de la Cosecha, la tradicional cita en los viñedos del aeropuerto El Plumerillo volvió este año en forma de jazz, tango y folclore. Como cada año, no faltaron el vino y la comida. Tampoco las declaraciones políticas. El gobernador, ...

fiesta de la cosecha | vendimia | filarmónica de mendoza | aeropuerto | elena roger | escalandrum | piazzolla