La historia de la primera egresada de la UNCUYO en cuarentena

A través de una videollamada, se recibió de licenciada en Ciencias Básicas con orientación en Química. La joven rivadaviense contó a Unidiversidad cómo se sintió obtener su título en medio del aislamiento.

La historia de la primera egresada de la UNCUYO en cuarentena

Fotos cedidas por Micaela Sosa

Sociedad Unidiversidad Aislamiento obligatorio / por Mariano Rivas / Publicado el 06 DE ABRIL 2020

El viernes 3 de abril no fue un día más para Micaela Sosa. Mientras la mayor parte del país pasaba la cuarentena hablando con su familia, jugando con su mascota o quizás mirando alguna serie, ella se recibió de licenciada en Ciencias Básicas con orientación en Química. Micaela logró uno de los hitos de su vida y su caso es particular porque, cumpliendo con el aislamiento social y obligatorio, lo hizo por videollamada, a través de la plataforma Zoom. Es la primera persona en hacerlo en la UNCUYO.

“Lo que recuerdo es que, al terminar de dar la presentación, se produjo un silencio y pensé: '¿Ahora, qué?'”, rememora la joven. El momento incómodo duró un segundo más, hasta que uno de los profesores comenzó a hacer preguntas. Ella respondió, los profesores le quitaron el audio y debatieron la nota en intimidad. Cuando le volvieron a hablar, le comunicaron que se había sacado un 10 y la felicitaron por lo interesante y bien planteado de su trabajo.

Micaela vive desde no hace mucho en Capital, pero la casa de sus padres está en La Central, Rivadavia. Desde allí tuvo que movilizarse hasta la sede de San Martín para ir a cursar los primeros tres años y medio de la carrera, y desde allí también rindió el viernes.

Su mamá, organizadora y ejecutora solista de la tradicional tirada, tenía listos los carteles y los globos. “Cuando terminaron de decirme la nota, nos saludamos y nos desconectamos. Ahí la abracé a mi mamá, la única que estaba en casa. Lloramos, salimos afuera y festejamos”.

Como la de cada estudiante de la UNCUYO, con sus diversos matices, la de Micaela es una historia de sacrificios. No fue un camino lineal y sencillo el que tuvo que recorrer para alcanzar el título.

“Elegí la UNCUYO porque no tenía recursos para pagar una universidad privada”, cuenta a este medio la graduada. Al vivir en una zona rural y llevarse bien con el campo, le atraía la idea de trabajar al aire libre. Por eso optó, al principio, por Ingeniería Agronómica.

Sin embargo, los contenidos de una materia que vio en el primer año de esa carrera pudieron más. No lo dudó y tomó una buena decisión: se cambió a la Licenciatura en Ciencias Básicas con la orientación en Química. Esa ciencia la atrapó, y no se arrepintió: “Cada año que pasaba, me enamoraba más de la carrera que elegí”.

Las clases virtuales en la UNCUYO continuarán en abril

Por la pandemia del Covid-19, desde el 16 de marzo la UNCUYO suspendió las clases presenciales y se están brindando cátedras virtuales para los miles de estudiantes que concurren regularmente a sus aulas. Dolores Lettelier, secretaria académica de la Universidad, explicó que el calendario académico no sufrió modificaciones sino que fue adecuado.

Los obstáculos que Micaela sorteó para cumplir su gran meta estuvieron determinados por las distancias, que le trajeron más cansancio y más costos de transporte. Pese a poder cursar en San Martín los primeros tres años y medio del plan de estudios, tenía que hacer cuatro horas por día de viaje en micro para llegar allí. Cuando le tocaban las horas de laboratorio, no le quedaba otra que ir hasta la Ciudad Universitaria: tres horas de ida y tres horas de vuelta la separaban. El traslado se le aligeró cuando pudo mudarse a la ciudad de Mendoza.

“Rendir así significó menos tensión, fue más tranquilo”, asegura Micaela, y agrega: “Me sentía sola sin la presencia de nadie, excepto de mi mamá. Si bien los profes estaban en el encuentro, al no poder verlos, no sentía mucho su presencia”. Por la tarde, se completó el festejo: cuando llegaron su papá y su hermano de trabajar, comieron un asado en familia y brindaron por la nueva licenciada de la familia. Los amigos, amigas y el novio deberán esperar hasta que pase la cuarentena, pero Micaela tiene la certeza de que seguirá festejando su logro con ellos.

La egresada de la UNCUYO contó otra buena noticia y resumó sus sensaciones para lo que viene: “Lo que más me entusiasma respecto a mi futuro profesional es todo lo que tengo por aprender, ya que obtuve la beca para hacer el doctorado en el Conicet. Voy a poder aprender mucho más de la química, así que eso es lo que más me alienta: que seguiré aprendiendo un montón”.

Aislamiento: las mascotas también sufren la cuarentena

Las rutinas diarias de las mascotas también sufrieron modificaciones por el aislamiento social preventivo de sus dueños en el marco de la pandemia por coronavirus, por lo que se incrementa su ansiedad, lo que hace necesario generarles momentos y espacios de juego, informó la facultad de Veternaria de la Universidad de Buenos Aires.

sociedad | micaela sosa | cuarentena | aislamiento social y obligatorio | uncuyo | recibida | coronavirus