La obesidad: una de las causas de incontinencia

Por Emilia Alcoba, directora médica de Sens Medical y especialista en uroginecología.

La obesidad: una de las causas de incontinencia

Sociedad Columnas / Publicado el 13 DE NOVIEMBRE 2019

El prolapso genital y la incontinencia de orina son un problema usual en las mujeres, aunque aún sigue siendo un tabú y no se habla demasiado al respecto. Esta afección se da mayormente en pacientes que han tenido hijos, dañando en gran medida su calidad de vida.

¿Por qué se produce el prolapso? Las mujeres tenemos en la pelvis una serie de órganos que se encuentran sostenidos por el suelo pélvico, que es un conjunto de músculos, fascias y ligamentos que cierran la parte inferior. El principal proceso que afecta al suelo pélvico es el parto, sin embargo existen numerosas causas que contribuyen a que esto suceda: los embarazos, la edad, el estado hormonal, la tos y el estreñimiento crónico, defectos congénitos y la obesidad.

Y es este último punto el que quisiera ampliar: la obesidad. Muy pocas veces se menciona el prolapso o incontinencia como consecuencia de la obesidad; sin embargo, es un importante factor de riesgo para aparición de patología del suelo pélvico. Las pacientes con sobrepeso tienen mayor riesgo de presentar incontinencia de orina y prolapso, debido al aumento de la presión en el piso de la pelvis. Además, las posibilidades de que los tratamientos convencionales sean efectivos disminuye.

Ante esta situación, lo ideal es consultar con un médico especializado para poder dar con el diagnóstico indicado, descartar otras patologías y así realizar el tratamiento adecuado.

En el caso que efectivamente se trate de prolapso por obesidad se recomienda comenzar por mantener hábitos de vida saludable: realizar una dieta sana, ejercicio suave diario y no fumar. Además, el especialista puede indicar la colocación de estrógenos locales, una alternativa eficaz pero que deberá tener continuidad a lo largo de los años, o bien lo más nuevo y que posee una efectividad del 70%, son 3 sesiones de tan solo 20 minutos de duración con Láser de Erbio. Este tratamiento es rápido, indoloro y no ablativo. 

Hoy, el láser está revolucionando la medicina alrededor del mundo y es aplicado con éxito en diversas especialidades médicas. Incluso, es la única opción de tratamiento en casos de atrofia vaginal para aquellas mujeres para las que la terapia con estrógenos locales se encuentra contraindicada. 

Lo más importante es vencer el miedo y el pudor y hacer una consulta médica que permita conocer los tratamientos adecuados para tratar los síntomas que se nos presenten.