Médicos alemanes afirmaron que el opositor ruso Navalny fue envenenado

Frente a esta revelación, Berlín y Europa en general pretenden claridad de parte del Kremlin, que aún no se ha pronunciado oficialmente.

Médicos alemanes afirmaron que el opositor ruso Navalny fue envenenado

Foto publicada en theconversation.com

Internacionales Unidiversidad por Agencia Télam / Publicado el 24 DE AGOSTO 2020

Alexei Navalny fue envenenado, dijeron este lunes los médicos que atienden en un hospital de Alemania al principal adversario político del presidente Vladimir Putin, una revelación por la que Berlín y Europa en su conjunto pretenden claridad por parte del Kremlin, que se mantenía en silencio en torno de las revelaciones del estado de salud del dirigente opositor.

Navalny, de 44 años, continúa en coma inducido y sus condiciones de salud "siguen serias", aunque "su vida no corre peligro agudo", señalaron los responsables médicos del hospital de la Charité de Berlín, y precisaron que "por el momento, no se pueden excluir consecuencias en el sistema nervioso".

El abogado cayó enfermo en un vuelo de regreso a Moscú desde Siberia el jueves y fue trasladado al hospital en la ciudad de Omsk después de que el avión realizara un aterrizaje de emergencia. Su entorno atribuyó el hecho a su actividad política y la esposa de Navalny, Yulia, llegó a escribirle directamente a Putin para pedir el traslado de su marido a Europa occidental. Luego de una serie de idas y vueltas, finalmente el viernes por la noche fue trasladado a Berlín.

De los análisis que le hicieron, surgieron rastros de una poderosa neurotoxina, un inhibidor de la colinesterasa. Para contrarrestarlo, el paciente fue sometido a un tratamiento a base de atropina.

Se trata de un producto presente en anestésicos, en remedios para el mal de Azheimer, en desinfectantes, en el veneno de algunas serpientes y en gases tóxicos como el sarín. Ahora, en la Charité harán "una nueva batería de análisis" para comprender mejor cuál es la sustancia inhalada o ingerida por Navalny.

Pocas horas después de conocerse el esperado boletín del hospital de la capital alemana, llegó la reacción de la canciller Angela Merkel y de su ministro de Exteriores, Heiko Maas. "Tomando en cuenta el rol de Navalny en la oposición política, se hace el llamado a las autoridades locales a aclarar la situación y a la plena transparencia", dice el comunicado conjunto, que agregó que "los responsables deben ser sometidos a investigación y responder frente a la ley", informó la agencia de noticias DPA.

Con las certezas médicas de que el principal disidente opositor ruso fue envenenado, se complican más aún las relaciones entre Berlín y Moscú, ya encrespadas por la decisión alemana de ofrecer la disponibilidad de atenderlo.

Asimismo, el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, tuiteó que "fue justo recibir" a Navalny en Berlín y que "Europa entera comparte el pedido de aclaraciones sobre el caso". Mientras tanto, los médicos rusos que lo atendieron en un primer momento dijeron que dos laboratorios no encontraron "sustancias venenosas" en su sistema y reiteraron que están dispuestos a compartir con sus colegas alemanes las muestras del material biológico de Navalny.

Si bien Rusia no realizó ninguna declaración sobre el informe de los médicos alemanes que señalan que Navalny fue envenenado, el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, sí aseguró que Putin no participó en las negociaciones para su traslado a Berlín.

Por su parte, el portavoz del Gobierno germano, Steffen Seibert, dijo que Navalny no contaba con una invitación oficial para viajar al territorio alemán, pero que se trató de una necesidad humanitaria relacionada con su estado de salud. "No hubo ninguna invitación formal por parte de la canciller o del Gobierno alemán, pero fue necesario garantizar lo más rápido posible que Navalny, a petición de su familia, llegara a Alemania por razones humanitarias", dijo Seibert en conferencia de prensa.

El vocero precisó que un individuo particular organizó el traslado de Navalny de Omsk a Berlín, así como la estadía en la clínica Charité, sin revelar su identidad. Agregó que la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania se encarga ahora de proteger la seguridad de Navalny.

alexei navalny | rusia | putin | merkel | alemania | kremlin