Para frenar la contaminación, buscan convertir a La Crucesita en reserva natural

A solo 20 minutos de la Ciudad de Mendoza, se encuentra este lugar rodeado de montañas, flora y fauna autóctona. Julio Ozan Lavoisier, histórico vecino de la zona, es el pionero de esta idea que busca resguardar la naturaleza.

Para frenar la contaminación, buscan convertir a La Crucesita en reserva natural

Foto: Elizabeth Montecinos

Sociedad Unidiversidad Medio ambiente / por Elizabeth Montecinos Pincheira / Imágenes: Emanuel Cosentino / Publicado el 22 DE OCTUBRE 2020

A siete kilómetros de la Ruta Provincial 82, está La Crucesita, un lugar que hace años recibe a personas que van a realizar actividades recreativas y deportes, como trekking y senderismo. Paralelamente, hace aproximadamente 20 años Julio Ozan Lavoisier, junto a su hermano Pepe Ozan comenzaron a construir allí una comarca ecológica, un pueblo sustentable, donde habitan al menos unas 20 familias. Hace un tiempo, Julio comenzó a elaborar un proyecto para convertir el lugar en una reserva natural para poder regular el flujo de gente que visita la zona.

“Hace un tiempo tuvimos que cercar el sector de la vertiente porque venía gente de afuera y ensuciaban nuestra agua y dejaban basura, como botellas y pañales. Esta es el agua que tomamos, con la que lavamos y regamos”, expresó Claudia, una vecina que hace 15 años vive en el lugar.

Dialogamos con Julio Ozan Lavoisier, un reconocido aventurero, filósofo y escritor, autor de 10 tratados filosóficos, varios traducidos y editados en inglés. Es uno de los primeros habitantes de La Crucesita que a lo largo de los años ha reforestado la zona con más de 200 árboles, tiene su hogar al pie de la montaña y es el ideólogo de esta propuesta que alentó al vecindario a unirse por este fin. Julio, además es un reconocido navegante con más de 50.000 millas marinas, recorriendo el mundo entero.

A 1400 metros sobre el nivel del mar, el tema del agua pura resulta fundamental, porque La Crucesita no cuenta con agua potable, sino que su suministro proviene de la vertiente. El agua pura de la montaña es utilizada para consumo humano y para riego. Ante este escenario, Julio se organizó para evitar que se siga ensuciando el paisaje.

En la comarca se encuentran casas ecológicas, construidas con piedra y maderas, y sustentadas a través de paneles de energía solar. La flora y la fauna se respetan a rajatabla, por lo que es muy común observar zorros a toda hora merodeando los jardines de los hogares.

Con la Reserva Natural La Crucesita, se busca salvaguardar el ambiente y conservar todos sus aspectos autóctonos

Cada día, este lugar es visitado por cientos de personas que van a practicar deportes o simplemente a pasar el día respirando aire puro de montaña. Si bien los lugareños afirman que con la pandemia la cantidad de gente que va se ha reducido considerablemente, temen por el resguardo de la zona. “Es preocupante porque muchas veces encienden fuegos en el medio de la montaña, y con el constante viento que sopla, es muy peligroso y no toman conciencia del riesgo, sumado a que siempre encontramos latas, botellas, bolsas y demás residuos”, finalizaron.

 

Ordenamiento en el Piedemonte

A finales del año 2017 se resolvió, luego de varios años de litigio entre Las Heras y Luján de Cuyo, que los distritos de Las Compuertas y Vertientes del Piedemonte pertenecen a Luján. Es por esto que durante muchos años no hubo control respecto al crecimiento estructural de la zona de La Crucesita. 

"Por mucho tiempo, en ese sector hubo cierto desorden y emprendimientos que se hicieron casi por excepciones aprobados en Las Heras, donde no se planeó nada a conciencia del impacto ambiental, ni defensas aluvionales, ni espacios para que se urbanice como corresponde. A partir de 2018, con la resolución del litigio, sí se empezó a organizar, no solo en La Crucesita, sino en todo el Piedemonte", explicaron desde el municipio de Luján de Cuyo.

Piedemonte: prevén una ventanilla única para autorizar nuevas obras

El Ejecutivo provincial presentará un proyecto de nueva ley del piedemonte, que busca ordenar y unificar los criterios con que se autorizan emprendimientos en el 30 % de ese territorio, la porción donde aún se puede urbanizar, además de prever multas para quienes desmonten y construyan sin autorización.

la crucesita | reserva natural | julio ozán