Parir en tiempos de pandemia: soledad y vulneración de derechos

Especialistas y madres contaron a Unidiversidad la experiencia y las dificultades de traer a un recién nacido al mundo.

Parir en tiempos de pandemia: soledad y vulneración de derechos

Foto: El País

Sociedad Unidiversidad Efecto cuarentena / por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 06 DE JULIO 2020

Miedo, incertidumbre y ansiedad son algunos de los sentimientos de mujeres que transitaron el embarazo y el parto durante los meses de cuarentena. En este sentido, la obstetra y asesora en lactancia y crianza Claudia Benítez expresó a Unidiversidad que la mayoría de las madres mendocinas atravesaron esos momentos en soledad. Además, se vulneraron sus derechos al momento del parto.

“Estoy cursando mi semana 26 de embarazo y me da miedo que salga mal algo y tenga que acudir a una guardia, principalmente porque no quiero contagiarme por miedo a que corra riesgo la salud de mi bebé. Al pasar las semanas, la inseguridad de qué va a pasar cuando nazca aumenta. Yo cuento con el apoyo de mi marido y eso da cierta tranquilidad, pero a la vez se le hace muy difícil el acompañarme e intentar calmarme en los momentos en los que a uno le sobrepasa el miedo”, expresó Romina Bueno.

De esta manera, la situación sanitaria por COVID-19 y sus consecuencias a nivel mundial generaron un aumento en las preocupaciones de las mujeres que transitan la maternidad. Según la licenciada Claudia Benítez, la ansiedad y la incertidumbre son algo frecuente.

“Qué va a pasar al momento del nacimiento es el principal miedo con el que me encuentro, pero ahora también hay miedo a la hora de ir a hacerse una ecografía. Con la pandemia, muchos lugares dejaron de atender a las embarazadas, entonces hay como un vacío muy grande en general. La ansiedad hoy está puesta en el peligro de contagio, y muchas veces están con infección urinaria o contracciones y no consultan por miedo”, expresó Benítez.

Coronavirus en bebés: analizan cerrar el área de neonatología del Hospital Perrupato

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Fuentes: MDZ, Diario UNO, Diario El Sol / Publicado el 06 DE JULIO 2020 Luego de conocerse este domingo 5 de julio que, entre los nuevos pacientes diagnosticados con COVID-19 en la provincia, dos eran bebés de apenas 8 y 24 días respectivamente, el director del Hospital Perrupato anticipó que podrían surgir reestructuraciones en el sector de neonatología.

Durante las primeras semanas de cuarentena y aislamiento, las familias que sumaron a un recién nacido pasaron por muchas dificultades. Conseguir ropa o pañales cerca de casa era una odisea. Inclusive, algunas mujeres realizaban ferias o regalaban artículos de bebés en buen estado. “Otro de los miedos es el no poder abastecer a los bebés. En esta situación, muchos están sin trabajo y la ansiedad se traslada a toda la familia. En los grupos de maternidad, las mamás expresaban que ya no le entraba la ropita a su bebé y no tenían dónde comprar”, destacó Benítez.

Sin embargo, con el correr del tiempo y la apertura de los locales comerciales en Mendoza, la preocupación se fue trasladando a la soledad en la que transitaron esta etapa, en la cual la virtualidad jugó un rol importante. Muchas mujeres estuvieron solas y, para Benítez, los niveles de depresión aumentaron.

 “No soy primeriza, es mi segundo embarazo, y fue muy diferente al primero debido a esta situación que estamos atravesando, porque afecta mucho física y psicológicamente. Tenés mil dudas y miedos que siguen aunque el bebé nació”, expresó Rosario Montero.

Romina Bueno también sintió la soledad de su embarazo. “Como soy mamá primeriza, creo que ningún embarazo que pueda llegar a tener más adelante va a ser igual a este, el estar relativamente sola y sin el acompañamiento de familiares cercanos se me ha hecho muy difícil. Aunque la virtualidad ayuda, me encantaría poder compartir todas las dudas con mi mamá o algún familiar o amiga que haya pasado por todo esto antes”.

Bebés coronials: nacer y crecer durante una pandemia

Los bebés nacidos durante la cuarentena ante el avance de la pandemia del coronavirus ya cumplieron tres meses de vida, período en el que, pese a no haber conocido a sus abuelos y abuelas, tíos, parques ni plazas, crecieron en un marco de mayor intimidad y disponibilidad del seno familiar, lejos de las obligaciones y rutinas establecidas.

 

Partos y vulneración de derechos

Según la Ley 25929, más conocida como Ley de Parto Respetado, toda mujer tiene derecho a estar acompañada por una persona de su confianza (sin requisitos de género, parentesco o edad) y elección durante el trabajo de preparto, parto y posparto, cualquiera sea la vía de parto (vaginal o cesárea). Sin embargo, los controles aislados y el estar solas en todo momento es una situación cotidiana en tiempos de pandemia. Para la obstetra Claudia Benítez, de treinta familias que pasaron por el parto, solo una logró ingresar con acompañante.

Parir durante la pandemia: protocolo y consejos para la gestante

Mendoza ha puesto énfasis en priorizar la atención prenatal para evitar asfixias prenatales como también un aumento en nacimientos de prematuros. Salud dispone de atención diferenciada en centros asistenciales, como de redes sociales activas para realizar consultas a profesionales sin salir de casa.

“Hay instituciones que están respetando lo del acompañante, otras no, y otras ponen resistencia si la persona presenta algún síntoma, justificándose en el cuidado del personal de salud. Muchos papás o acompañantes conocen a los bebés cuando las mujeres son dadas de alta. Calculo que de treinta familias, solo una pudo entrar al parto. Además, hubo un caso de otra mujer a la cual la pusieron de espaldas al ecógrafo porque le dijeron que podía contagiar. Esa mujer no pudo ver su propia ecografía”, comentó la especialista en puericultura.

En medio de la pandemia, el acompañamiento es la herramienta clave para disminuir el miedo a la soledad y la ansiedad que sienten las mujeres. “No sabemos qué va a pasar y eso genera angustia. De todas maneras, tratamos de estar tranquilos y pasarla de la mejor manera posible, con mucho amor. Mi enfoque es que la bebé nazca sana y que la mamá no se enferme. A pesar de la pandemia, estamos muy felices y tratamos de vivirlo con alegría”, concluyó Matías Vietti, acompañante en el embarazo de Romina.

parto respetado | mendoza | parto | embarazo | covid 19 | experiencias | obstetra | pandemia | vulneración de derechos | contagio